close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Tanque pensante
Por CIDAC
Think tank independiente, sin fines de lucro, dedicado al estudio e interpretación de la realida... Think tank independiente, sin fines de lucro, dedicado al estudio e interpretación de la realidad mexicana y presentación de propuestas para cambiar a México. Y creador de TANQUE PENSANTE. Sitio web: www.cidac.org Twitter: @CIDAC (Leer más)
El uso corriente de la deuda estatal
Por CIDAC
28 de julio, 2011
Comparte

@EmilianoShea/ investigador

Estimado lector, tómese un momento para recordar aquel momento en el que recibió su primera -o bien su última- tarjeta de crédito, ¿para qué la utilizó? Acaso se asomó a un restaurante para invitar a ese alguien especial, decidió pagar los quince años de su hija o, por qué no, la parafernalia futbolera que necesitaba su hijo para el torneo. Todos esto es gasto corriente, en pocas palabras, el gasto que tiende a desvanecerse al poco tiempo. Por supuesto que nos decimos que muchos de estos gastos son necesarios, vaya, tenemos que comer, hay que consentir a nuestra pareja y atender a nuestros hijos -particularmente si hay que incentivar que el chamaco le vaya a los PUMAS. Aunque, con toda honestidad, estos gastos difícilmente tendrán un impacto en nuestra calidad de vida en el mediano o largo plazo.

Si, en cambio, usted respondió que se compró una computadora, que se decidió a adquirir alguna herramienta para la chamba o, que tomó ese curso de inglés o de software que necesitaba para ascender en el trabajo, pues entonces estaríamos hablando de un gasto en inversión. Un gasto que, con mayor certidumbre tendría un impacto que le permitiría pagar lo prestado y, lo que es mejor, llevarse un pequeño excedente del que carecía antes de recibir la tarjeta de crédito.

Pues algo así sucede con el gasto del gobierno. Los bancos otorgan crédito a los gobiernos para gasto corriente y gasto en inversión (o capital). Recordemos que ambos son necesarios, que uno no es necesariamente mejor al otro. Es decir, no está bien dejar de pagar los salarios de los maestros, doctores o financiar el sistema de procuración de justicia (gasto corriente), pero también se tiene que pensar en el futuro y construir puentes, caminos y escuelas (gasto en inversión) para que el país pueda operar. En CIDAC, llevamos a cabo un pequeño experimento para que usted, lector de TANQUE PENSANTE, observe el gasto de los estados del país. Acá abajo viene una gráfica interactiva que permite ubicar la trayectoria del gasto de su estado en relación al crédito; es decir, para que vea si después de solicitar crédito, los gobiernos lo gastaron en salarios de burócratas o si construyeron hospitales. Obsérvese que cuando la bolita llega al color rojo, es año electoral.

Si selecciona el modo de barras, observará que el gasto en inversión es bajísimo en prácticamente todas las entidades, habría que pensar que esto no es bueno -aunque ciertamente lo importante en esto del gasto es la calidad no la cantidad. Además, resalta a leguas la enorme deuda de Nuevo León y del Distrito Federal como porcentaje de sus ingresos totales. De hecho, si usted es neoleonés, debe por ahí de los 7 mil pesos; si usted es defeño, pues debe cerca de los 6 mil pesos. Ahora sí que píquele y entreténgase por favor. Si encuentran patrones inusuales nos platican.

Nota: Todos los datos están en pesos reales (para que se puedan comparar entre años). Los datos de gasto provienen de INEGI y los saldos de deuda de SHCP. Todos los datos se presentan como porcentaje del gasto total de las entidades. La variable indicadora de elecciones proviene de la base de datos electorales CIDAC.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.