close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Tanque pensante
Por CIDAC
Think tank independiente, sin fines de lucro, dedicado al estudio e interpretación de la realida... Think tank independiente, sin fines de lucro, dedicado al estudio e interpretación de la realidad mexicana y presentación de propuestas para cambiar a México. Y creador de TANQUE PENSANTE. Sitio web: www.cidac.org Twitter: @CIDAC (Leer más)
Electricidad en tiempos de presupuesto base cero
Los efectos negativos del subsidio a la electricidad van más allá de sólo el deterioro de las finanzas de la CFE. Tener tarifas subsidiadas hace que los consumidores perciban a la electricidad como un servicio barato, provocando el uso irracional de la misma. Adicionalmente, no se incentiva la generación por fuentes renovables. Por último, la ineficiencia en el gasto es clara cuando los recursos se destinan a población con mayores niveles de ingreso.
Por CIDAC
9 de abril, 2015
Comparte

Por: Gabriela Legorreta (@supergabita)

El anuncio hecho por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) de tener un presupuesto base cero para 2016 es una excelente oportunidad para asegurar que, a partir de ese año, el gasto público en México sea más eficiente. Una idea para esta difícil labor sería reestructurar los subsidios eléctricos. Bajo el esquema de este tipo de presupuesto, una política regresiva y que no favorece a la productividad del país son razones suficientes para repensarla (más cuando se le asignan 85 mil millones de pesos). Además, este monto, 18,978 millones mayor a lo que destinó al Seguro Popular y casi 80 mil millones mayor al presupuesto asignado al sector turismo en 2013, es claramente una política regresiva.

Tabla 1

Pero ¿cómo funciona el subsidio a la electricidad? El primer componente son las tarifas cruzadas, esto es que, por ejemplo, las empresas grandes y pequeñas pagan un costo adicional en la tarifa eléctrica para compensar que más del 90% de los consumidores residenciales sólo pague un tercio de su consumo eléctrico. De hecho, sólo el 1.25% de estos consumidores pagan el costo real del servicio. Se ha dicho que esto es debido a que gran parte de los mexicanos no tendrían capacidad de pagar el costo real del servicio dado su nivel de ingresos, sin embargo, un esquema generalizado de subsidios como el actual ocasiona que sean los consumidores con los ingresos más altos los más beneficiados por los subsidios ya que son los que más electricidad consumen.

Pero este sobrecosto que pagan algunos consumidores no alcanza para cubrir el consumo del resto y ahí es en donde entra el segundo componente del subsidio: los recursos que directamente aporta la Comisión Federal de Electricidad (CFE). ¿Cómo? Por medio del dinero que “se ahorra” por impuestos que el Gobierno Federal no le cobra para poder utilizarlo con este fin. Sin embargo, desde hace poco más de una década, esto no es suficiente así que la CFE lo paga directamente de su bolsa. Por esta razón, la paraestatal ha registrado pérdidas año tras año ya que el pago de subsidios casi duplica el descuento en el pago de impuestos. Esta situación ha ocasionado que, como se muestra en la siguiente gráfica, el valor del patrimonio de la CFE descienda año con año.

Grafica 1

Los efectos negativos del subsidio a la electricidad van más allá de sólo el deterioro de las finanzas de la CFE. Tener tarifas subsidiadas hace que los consumidores perciban a la electricidad como un servicio barato, provocando el uso irracional de la misma. Adicionalmente, no se incentiva la generación por fuentes renovables. Por último, la ineficiencia en el gasto es clara cuando los recursos se destinan a población con mayores niveles de ingreso.

Pero ¿cómo reestructurar los subsidios eléctricos? Aquí algunas de las ideas presentadas por Miguel Toro, investigador de CIDAC en el documento “Modificar los subsidios eléctricos para garantizar la eficiencia del sector, es posible” y que pueden ser de gran utilidad:

  • Si se elimina el subsidio en los deciles más altos de la población, lo que se destinaría a pagar el servicio no comprometería su capacidad monetaria y, en cambio, se podrían destinar esos recursos al subsidio de los deciles más bajos. El ejercicio redistributivo sería más adecuado.
  • Como la remoción de subsidios implica el aumento en el precio del servicio, ésta debe ser gradual y teniendo claramente definido el periodo en el que se removerán.
  • Contar con medidas que acompañen esta remoción con la finalidad de reducir el impacto negativo que pudiera tener cierto sector de la población con el incremento de los precios. Por ejemplo, los recursos obtenidos por la eliminación de los subsidios pueden destinarse a programas de asistencia.
  • Un esquema tarifario más cercano al costo real de generación de electricidad hará a los consumidores más conscientes y por lo tanto, el consumo no será dispendioso. Programas de sustitución de electrodomésticos contribuirían a eficientar el consumo eléctrico.
  • El combate al robo de electricidad debe tratarse con urgencia. Asegurar que todos paguen por el servicio impacta directamente en su precio.
  • Un mercado donde todos paguen libera presiones sobre la industria y sobre el precio y señala regiones donde se tendrían que diseñar políticas de compensación para las familias que no tienen los recursos para pagar el servicio.
  • Generar electricidad a través de fuentes renovables, favorecería la diversificación de la matriz fomentando la seguridad energética del país.
  • Los recursos liberados por la remoción de subsidios pueden ser utilizados para la adecuación de los hogares para funcionar con generación solar-fotovoltáica o para destinar más fondos a proyectos de investigación que fomenten el aprovechamiento de los recursos.
  • Instalar paneles solares en casas o edificios o generar electricidad a partir de residuos son algunas de las opciones para generar electricidad limpia.

La reestructuración de los subsidios eléctricos es una vía para utilizar más responsable y eficientemente el gasto público en esta coyuntura de pocos recursos. El presupuesto base cero debe utilizarse para realmente tener un gasto público eficiente. En este contexto, es ahora cuando es posible reestructurar los subsidios eléctricos, que para mover a México hace falta transformarlo.

 

[email protected]

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.