close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Tanque pensante
Por CIDAC
Think tank independiente, sin fines de lucro, dedicado al estudio e interpretación de la realida... Think tank independiente, sin fines de lucro, dedicado al estudio e interpretación de la realidad mexicana y presentación de propuestas para cambiar a México. Y creador de TANQUE PENSANTE. Sitio web: www.cidac.org Twitter: @CIDAC (Leer más)
Juego de Tronos versión Michoacán
El impacto en la economía de Michoacán no es sólo consecuencia de la reciente “guerra”. La caída de la actividad económica en muchas zonas del estado es resultado de la forma en que se han comportado las organizaciones criminales durante los últimos años.
Por CIDAC
7 de febrero, 2014
Comparte

Por: Rafael Ch (@raffa_ch)

Tres son los grupos que se enfrentan en tierras purépechas: autodefensas, grupos de crimen organizado -primordialmente la organización de los Caballeros Templarios y el Cártel del Pacífico Nueva Generación- las fuerzas del Estado, tanto militares como policía federal, estatal, y –en mínima forma- polícia municipal. Sencillamente, “cuando se juega el juego de tronos, sólo se puede ganar o morir”, y en Michoacán ya hubo suficiente de la segunda opción. Para noviembre de 2013 el estado promediaba 4 homicidios por cada 100 mil habitantes, más que el promedio del país (de 14.9), y 4 homicidios más respecto a 2012 (de 16.8). Catalogada inclusive como una “guerra civil”, el efecto de la violencia será devastador sobre la economía estatal.

Según el reciente estudio de Beatriz Magaloni, Gabriela Calderón y Gustavo Robles, un incremento de un homicidio por cada 100 mil habitantes redujo el ingreso promedio municipal en México en 1.2% en el periodo estudiado a partir de 2006. No sólo esto, un incremento de 10 homicidios por cada 100 mil habitantes genera una reducción en la proporción de invididuos trabajando en un municipio de entre 2 y 3%, un incremento en el desempleo de 0.5% aproximadamente, una caída en la proporción de personas que son dueñas de un negocio de 0.75%, entre otros efectos. En Michoacán, ese incremento de 10 homicidios por cada 100 mil habitantes lo observamos de 2005 a 2013. De hecho, recientemente autoridades de Apatzingán han señalado que cerraron 100 de los 700 negocios formales en la ciudad, es decir, el 14.3% del total, mientras que la entidad perdió el año pasado más de mil quinientos empleos formales según datos del Insituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Pero el impacto en la economía Michoacana no es sólo consecuencia de la reciente “guerra”. La caída de la actividad económica en muchas zonas del estado es resultado de la forma en que se han comportado las organizaciones criminales durante los últimos años.

Hay dos tipos de criminales: los itinerantes que compiten con otros por posiciones, plazas y espacios; y los segundos, los estacionarios que como dictadores se adueñan de un territorio, eliminan la competencia criminal, monopolizan el poder coercitivo en la zona y racionalizan el robo y extorsión asemejando su actividad en la sociedad a la existencia de un “impuesto”. Distinto a los criminales itinerantes, los estacionarios incrementan “el impuesto”(su ingreso) cuando (1) incrementan “la tasa” (monto de robo o extorsión promedio), cuando (2) diversifican sus ingresos convirtiéndose en ávidos empresarios del sector formal –como la venta de hierro a China realizada presuntamente por miembros de los Caballeros Templarios en el Puerto de Lázaro Cárdenas, por ejemplo- o bien cuando (3) permiten que el “impuesto” no desincentive el desarrollo económico en una región: a mayor desarrollo mayor el monto total de “impuestos” que el dictador criminal puede extraer de la sociedad.

Michoacán ejemplifica el peor de los dos casos: la dispersión del poder coercitivo en múltiples criminales itinerantes, lo que originó un juego de tronos que ha incrementado el número de homicidios y secuestros dramáticamente y ha reducido la formación de empleos y desincentivado la inversión y producción. El tener un “rey longevo” en el estado, i.e. sólo una organización delictiva, reduciría el tamaño del problema ante el que se están enfrentando las autoridades. Si la estrategia de seguridad del Gobierno actual está enfocada en reducir el número de organizaciones criminalesy apagar los grupos de autodefensa, esto explicaría notablemente el ataque al poder de los Caballeros Templarios de la entidad, y la falta de investigación y difusión pública de cómo se financió el armamento en manos de los grupos de autodefensa. Puede que lo segundo sea un tema más importante para la estabilidad del estado en el largo plazo que el primero, pero habrá que ver.

 

* Rafael Ch es Director de Desarrollo Económico y Seguridad, Centro de Investigación para el Desarrollo, A.C. (CIDAC)



George R.R. Martin, serie Juego de Tronos.

The Economic Consequences of Drug Trafficking Violence in Mexico, Poverty and Governance, Stanford University.

Olson (1993).


 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.