close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Tanque pensante
Por CIDAC
Think tank independiente, sin fines de lucro, dedicado al estudio e interpretación de la realida... Think tank independiente, sin fines de lucro, dedicado al estudio e interpretación de la realidad mexicana y presentación de propuestas para cambiar a México. Y creador de TANQUE PENSANTE. Sitio web: www.cidac.org Twitter: @CIDAC (Leer más)
Las letras chiquitas de la reforma energética
El verdadero alcance de la reforma energética estará plasmado en las leyes reglamentarias, es decir, las letras chiquitas. No son tan populares, ni atraen los reflectores que los discursos políticos y las discusiones ideológicas, pero son los detalles que, de facto, definirán el éxito o fracaso de la reforma energética.
Por CIDAC
5 de noviembre, 2013
Comparte

Por: Luis Serra (@luisserra23)

La resolución de la reforma energética está “a punto de turrón”, ya que no sólo está siendo evaluada por las comisiones dictaminadoras del Senado de la República, sino que también se han llevado a cabo Foros de Energía en dicha Cámara (el Partido de la Revolución Democrática ha decidido hacer los propios) para exponer distintas perspectivas al respecto. Desgraciadamente, dichos foros no han resultado ser espacios para un debate informado y técnico sobre la decisión más importante que nuestro país se ha planteado y que afectará la vida de varias generaciones de mexicanos, sino simples discusiones ideológicas por parte de analistas y representantes de los partidos políticos.

Quizá esto sea consecuencia de que la reforma constitucional podría estar prácticamente sellada, ya que el Partido de la Revolución Institucional (PRI) sólo requiere de dos terceras partes de la votación en el Congreso (mayoría calificada) para que se apruebe su iniciativa. Si bien el Partido Acción Nacional se ha mostrado reacio a aceptar el paquete de modificaciones que contiene la reforma social y hacendaria, en materia energética sólo han expresado su desencanto por lo “tibia” que le resultó la iniciativa del PRI.

Entre tanta manipulación de la información y mensajes con una alta carga ideológica, resulta difícil distinguir qué necesitamos como país y qué no. Sobre todo porque el verdadero alcance de la reforma energética estará plasmado en las leyes reglamentarias, es decir, las letras chiquitas. No son tan populares, ni atraen los reflectores que los discursos políticos y las discusiones ideológicas, pero son los detalles que, de facto, definirán el éxito o fracaso de la reforma energética. De esta forma, enfocándonos en los requerimientos de seguridad y transición energética que el desarrollo económico del país exige, hemos desarrollado el sitio reformaenergetica.cidac.org donde proponemos una agenda de 15 temas a seguir en la discusión energética (y sus respectivos videos). No hay debate que valga la pena si no se toman en cuenta los posibles escenarios de cada tema.

 

1. Contratos que incentiven la inversión

Riesgo Oportunidad
Establecer contratos obsoletos para la industria petrolera global podría no atraer la inversión necesaria para incrementar la producción, con lo cual Pemex tendría que invertir dinero de los mexicanos en proyectos más riesgosos o buscar financiamiento con intereses más altos que todos pagaríamos. Si Pemex contara con contratos modernos y con márgenes atractivos de rentabilidad e incentivos para producir, podría utilizar el dinero de los mexicanos en los proyectos en los que tiene más experiencia y así atraer más inversión para los proyectos con mayor riesgo, como lo son aguas profundas y aceite y gas shale.

 

2. Eliminar los conflictos de interés que hay en el Consejo de Administración de Pemex

Riesgo Oportunidad
Pemex puede mantener los conflictos de interés al interior de su Consejo de Administración si sigue conformado por representantes del gobierno federal, consejeros profesionales elegidos por cuotas de representación de partidos en el Congreso y miembros del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana, todos con objetivos distintos a los de una empresa productiva y eficiente. Si Pemex tuviera un proceso de selección de consejeros con mecanismos de transparencia, capacidad, experiencia, probidad e independencia, tendría la oportunidad de ser guiada por criterios propios de una empresa estatal productiva en todas sus filiales.

 

3. Finanzas públicas menos dependientes de los ingresos petroleros

Riesgo Oportunidad
En un contexto de volatilidad del precio del petróleo y una revolución en el mapa de producción energética global, la capacidad de ejecución del gobierno federal continuará en riesgo si prevalece su dependencia de los ingresos petroleros. Si se dota a Pemex con un régimen fiscal empresarial y flexible y, en paralelo, el gobierno federal recauda más eficientemente, Pemex tendría la oportunidad de invertir en actividades esenciales para mejorar la competitividad de la industria energética y se obligaría al gobierno federal a gastar de forma más productiva y transparente.

 

4. Utilizar los beneficios de la renta para atenuar problemas futuros

Riesgo Oportunidad
Si la reforma no contempla mecanismos que garanticen que los beneficios de la renta petrolera sean útiles para solucionar problemas de largo plazo, éstos corren el riesgo de disiparse –como ocurrió con Cantarell- en la opacidad del gasto corriente del gobierno federal. Si se contara con un Fondo Soberano que administre la renta petrolera en el largo plazo, México podría contrarrestar un eventual agotamiento de los recursos no renovables, y resolver problemáticas crecientes como lo es el cumplimiento del pago de las pensiones.

 

5. Un régimen impositivo para las empresas petroleras que favorezca el interés público

Riesgo Oportunidad
El Estado mexicano podría no cobrar los impuestos deseados a las empresas que inviertan en nuestro país si los contratos no contemplan una repartición correcta del riesgo y una regulación fiscal que impida la fuga de utilidades no gravadas con tal de eludir impuestos. Si se cuenta con contratos bien diseñados y un régimen impositivo adecuado que regule términos de las contraprestaciones, reembolsos de costos, deducciones autorizadas e incentivos fiscales para las empresas, incluyendo a Pemex, la atracción de inversión serviría al interés público.

6. Fortalecer al regulador ambiental

Riesgo Oportunidad
Una industria de exploración y explotación de hidrocarburos intensiva en recursos no convencionales (proyectos de aguas profundas y aceite y gas shale), derivada de una apertura del sector, incrementará el riesgo de daños ambientales con consecuencias para la salud pública y el desarrollo productivo de actividades como el turismo, la agricultura y la pesca. Si se fortalece a la Ssecretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, ésta tendrá la oportunidad de proteger el ambiente, elaborar estudios de evaluación de impacto y monitorear los proyectos de explotación.

 

7. Transparencia en las tarifas eléctricas

Riesgo Oportunidad
Si las tarifas eléctricas, determinadas discrecionalmente bajo criterios políticos por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, siguen sin reflejar el costo real de producción de la electricidad, las inversiones en proyectos de energías renovables enfrentarán condiciones crediticias adversas debido a una mayor incertidumbre, lo cual frenará el desarrollo sustentable de México. Si hay transparencia y una lógica de mercado en la definición de las tarifas, al mismo tiempo que se dota a la Comisión Reguladora de Energía (CRE) de mecanismos de sanción y autonomía de gestión y presupuestal, sería posible una regulación eficaz del sector eléctrico y se impulsaría más inversión en generación eléctrica a partir de energías renovables.

 

8. Participación privada en la red de transmisión eléctrica

Riesgo Oportunidad
Si la Comisión Federal de Electricidad (CFE) preserva el control exclusivo de la red de transmisión, se limitaría la expansión de dicha red hacia los puntos que generan electricidad a partir de energías renovables, ya que su localización remota, al encarecer el costo de la expansión, desincentiva a la CFE para llevarlo a cabo. Si existiera la posibilidad de licitar la expansión de la red a privados, se impulsaría la generación de electricidad con fuentes renovables al permitirles operar tramos de la red por un periodo de tiempo que les garantice recuperar su inversión.

 

9. Desarrollo industrial eco-eficiente

Riesgo Oportunidad
Si la reforma energética no contempla el diseño de una política que impulse las energías renovables, se corre el riesgo de que los beneficios de dicha reforma sean de menor magnitud y duración. Si se elabora una política de innovación eco-eficiente, México podría realizar una transición hacia fuentes de energía más limpias y, dada su condición de país manufacturero, generar una industria de tecnología solar competitiva.

 

10. Redefinir el papel de la energía nuclear

Riesgo Oportunidad
Si la explotación de energía nuclear continúa siendo un área estratégica que reside exclusivamente en el Estado, existe el riesgo de no producir mayor electricidad por la vía nuclear, ya que el gobierno no tiene los recursos para expandir esta industria. México necesita ampliar sus opciones para alcanzar sus metas de mitigación de emisiones de gases de efecto invernadero. Para ello le quedan dos opciones: permitir la inversión privada en el sector nuclear bajo la rectoría de los recursos por parte del Estado o asignar recursos propios que provengan de una recaudación tributaria más eficiente.

 

11. Gestión neutral del sistema de transporte de gas natural

Riesgo Oportunidad
Existe el riesgo de que, con Pemex Gas y Petroquímica Básica actuando como juez y parte  al tener  a su cargo la operación del sistema de transporte y en la prestación del servicio de transporte de gas natural, no se establezcan tarifas y precios de venta competitivos que permitan una mayor competencia en el transporte y comercialización del gas natural. La creación de un planificador independiente a Pemex, permitiría dar una mayor certidumbre a la operación de ductos de propiedad privada, lo que generaría mayor inversión hacia la construcción de éstos para aumentar la disponibilidad de gas natural a precios competitivos e impulsar el crecimiento industrial en México.

 

12. Reguladores con dientes

Riesgo Oportunidad
Una apertura del sector energético sin reguladores fuertes genera el riesgo que no haya: claridad en los contratos, un valor y uso adecuado de los recursos emanados de la renta petrolera, montos claros de recaudación sobre las empresas involucradas, control de impactos ambientales, y un sistema justo y eficiente para la solución de controversias y aplicación de sanciones a infractores. Si se cuenta con una serie de reguladores fuertes, así como con un sistema de aplicación estricta de leyes de transparencia y rendición de cuentas, se reducirían las prácticas desleales, además de que se establecerían mejores condiciones para atraer nuevas inversiones y buenas prácticas corporativas a largo plazo.

 

13. Competencia en el sector eléctrico

Riesgo Oportunidad
Si los pequeños consumidores siguen atados al servicio de monopolio de CFE, no recibirán los beneficios de una mayor apertura en la generación eléctrica. Si existe la concesión de las redes de distribución de cada región a cualquier empresa, ya sea una filial de CFE o privados, se permitiría la creación de un mercado al menudeo donde diferentes empresas comercializadoras compitan por brindar el servicio a usuarios finales, lo cual mejoraría  el servicio y reduciría las tarifas.

 

14. Claridad en la apertura eléctrica

Riesgo Oportunidad
De no haber claridad en lo que significa apertura en la generación eléctrica, misma que ya existe a través de productores independientes, autoabastecimiento y cogeneración, se corre el riesgo de no atraer la inversión esperada por la incertidumbre en las reglas de comercialización. Si se crea un mercado al mayoreo de energía eléctrica con muchos compradores de electricidad, se fomentaría la competencia en la generación, lo cual, por un lado, facilitaría el acceso a tarifas más baratas para las industrias y, por el otro, motivaría la inversión.

 

15. Un operador independiente en energía eléctrica

Riesgo Oportunidad
De no haber incentivos para despachar la electricidad considerando variables más allá del costo de generación, se corre el riesgo de inhibir la expansión de la red de transmisión eléctrica y, en consecuencia, afectar el desarrollo de las energías renovables. Si existiera un órgano que contemple externalidades ambientales y de costos de largo plazo al despachar energía, se podría adquirir energía de las fuentes óptimas para el país y expandir la red de transmisión hacia los puntos necesarios vía la inversión de privados.

 

En el sitio reformaenergetica.cidac.org podrán seguir a los 175 tuiteros más relevantes del tema, de todos los partidos, posturas e ideologías, comentar y discutir –seguramente sobre las letras chiquitas. También podrán enviar a los legisladores que decidirán el futuro de la reforma energética el contenido de las letras chiquitas que harán la diferencia entre su éxito o fracaso.

 

* Luis Serra es Investigador Senior en @CIDAC [email protected]

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.