close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Tanque pensante
Por CIDAC
Think tank independiente, sin fines de lucro, dedicado al estudio e interpretación de la realida... Think tank independiente, sin fines de lucro, dedicado al estudio e interpretación de la realidad mexicana y presentación de propuestas para cambiar a México. Y creador de TANQUE PENSANTE. Sitio web: www.cidac.org Twitter: @CIDAC (Leer más)
No todos los delitos son iguales
Se requiere de tan solo tres homicidios o cuatro secuestros para que las personas se sientan un punto porcentual más inseguras. Es decir, si las personas consideran que cada vez es más probable que puedan ser víctimas de un secuestro o una extorsión, en mayor medida modificarán sus patrones de comportamiento con base en el miedo a este delito. De ahí que un aumento en la incidencia de delitos como homicidio o secuestro afecte en mayor medida la percepción de inseguridad.
Por CIDAC
6 de mayo, 2015
Comparte

Por: Lorena Becerra y Mariana Meza

Cuando analizamos el fenómeno de la inseguridad utilizamos principalmente dos fuentes de información. Por un lado, la Encuesta de Victimización y Percepción de Seguridad Pública (ENVIPE) que levanta anualmente el INEGI y que mide la incidencia delictiva, la cifra negra, la percepción de inseguridad de los ciudadanos y la confianza en instituciones y autoridades. Por otro lado, contamos con los datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP) que provienen del registro de denuncias de los delitos que se recopilan y sistematizan en las Procuradurías y Fiscalías estatales.

Las encuestas de victimización nos indican que la inseguridad se ha recrudecido en los últimos años. Los delitos cometidos anualmente ascendieron de 30,535 por cada cien mil habitantes a 41,563, lo que equivale a un incremento de 36% en ese periodo de tiempo.

En contraste, la tendencia de denuncias reportadas por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública muestra una tendencia a la baja. Los delitos de alto impacto, como homicidio, secuestro y extorsión han disminuido desde 2011. Esta diferencia se explica fundamentalmente si recordamos que en México la cifra negra ascendió a 94%. Es decir, 9 de cada 10 delitos no se denuncian y por ende no se reflejan en los datos del SNSP.

Para contribuir a la lectura de las distintas fuentes de información con que contamos y para poder contar con un panorama a nivel estatal, CIDAC elaboró un índice que nos permite visualizar el fenómeno de la inseguridad de manera distinta. La actualización de 8 Delitos Primero. Índice Delictivo CIDAC combina los datos de la ENVIPE y del SNSP elaborando un modelo que hace posible identificar el impacto que cada delito tiene en la percepción de inseguridad de los ciudadanos a nivel estatal.

Priorizando delitos

Si bien todos los delitos representan conductas ilegales acreedoras de una sanción, existen diferencias importantes de un delito a otro. Por ejemplo, mientras que el robo sin violencia no es un delito grave o de alto impacto, el secuestro sí lo es. Ambos delitos vulneran derechos distintos y se castigan con penas distintas. En el índice se refleja que el impacto del robo sin violencia es mucho menor en comparación con el impacto que tiene un secuestro.

Por otro lado, si reconocemos que ningún sistema de procuración de justicia en el mundo tiene la capacidad de procesar todos los delitos que se cometen, es indudable que necesitamos un sistema que logre priorizar delitos. El nuevo sistema acusatorio, que se está implementando desde 2008, ofrece alternativas no jurisdiccionales que permite a las autoridades sancionar delitos menores por vías alternas al juicio penal y da oportunidad de desahogar la carga del sistema de justicia.

Es evidente que la priorización de delitos es necesaria. Ahora bien, ¿por dónde empezamos? CIDAC propone un modelo que identifica aquellos delitos que afectan más la percepción de inseguridad de la población y logran modificar sus patrones de conducta.

¿Por qué importa la percepción?

La percepción de inseguridad importa porque la población toma en cuenta información de crímenes pasados y genera una expectativa de riesgo que modifica sus decisiones en el presente y en el futuro. El sentimiento de vulnerabilidad afecta la disposición de los ciudadanos para involucrarse en la solución del problema. Cuando la percepción de inseguridad es alta, la confianza en las instituciones y la disposición de colaborar con las autoridades se reduce e incluso puede provocar que los individuos (que tienen los recursos suficientes) decidan dejar el país, lo que a su vez tiene repercusiones en la productividad y el desarrollo económico de los estados más afectados por el crimen.

Por ejemplo, un gran número de empresarios en estados como Baja California, Nuevo León o Tamaulipas decidieron trasladar sus negocios al otro lado de la frontera para evitar ser una víctima más de la violencia. Igualmente, la Universidad del Valle de México tomó la decisión de cerrar su campus en Tamaulipas como consecuencia de la inseguridad, afectando las posibilidaddes de un gran número de jóvenes de acceder a una educación superior y afectando también los empleos asociados a esta institución.

El Índice

De los 33 delitos del fuero común, únicamente 8 impactan de forma negativa y significativa en la percepción de inseguridad de los ciudadanos. En la siguiente tabla se puede observar el orden de los 8 delitos y el número de delitos que se necesitan para aumentar la percepción de inseguridad en un punto porcentual:

Indice

Se requiere de tan solo tres homicidios o cuatro secuestros para que las personas se sientan un punto porcentual más inseguras. Es decir, si las personas consideran que cada vez es más probable que puedan ser víctimas de un secuestro o una extorsión, en mayor medida modificarán sus patrones de comportamiento con base en el miedo a este delito. De ahí que un aumento en la incidencia de delitos como homicidio o secuestro afecte en mayor medida la percepción de inseguridad.

El índice nos permite medir el grado de afectación de cada estado en estos ocho delitos y nos indica la frecuencia con la que ocurre cada uno. A su vez, le asigna un valor a los ocho delitos combinados en función de qué tan grave los considera la ciudadanía. La tabla a continuación señala la posición relativa de cada estado con relación a los demás.

Tabla 1

Discusión de resultados

Los estados con una mayor afectación son Guerrero, Morelos, Sinaloa, Chihuahua y Tamaulipas. La situación de inseguridad de Guerrero y Morelos es particularmente alarmante ya que presentan grados de afectación severa en 6 y 5 de los 8 delitos, respectivamente. En Guerrero el único delito que no alcanza los niveles más altos es el robo a transeúnte. Por su parte, en Morelos todos los delitos, excepto lesión dolosa con arma blanca y el robo sin violencia a transeúnte, exhiben afectación severa o grave.

Los estados que tienen una menor afectación en el índice son Tlaxcala, Querétaro, Aguascalientes, Campeche y Baja California Sur. Para estos estados, la presencia de delitos que afectan la percepción de inseguridad es relativamente menor. El nivel de afectación estatal por delito se puede observar en la tabla a continuación.

Tabla 2

Conclusiones

El estudio de 8 Delitos Primero pretende contribuir a la formulación de estrategias focalizadas que ataquen la inseguridad tomando en cuenta variables como la percepción de inseguridad de los ciudadanos. De igual forma, resalta la necesidad de contar con políticas públicas diferenciadas para atender la problemática de cada estado. Es evidente que la solución de Chihuahua no será la misma que para Zacatecas. Mientras que el primero deberá de enfocarse en el homicidio doloso, el segundo deberá centrarse en disminuir los robos a peatones.

Finalmente, el modelo ofrece un criterio de priorización al identificar cuáles son los delitos que más afectan la percepción de inseguridad. En este sentido, las autoridades de procuración de seguridad y justicia podrían concentrar sus recursos para atacar estos delitos creando así un mayor sentimiento de seguridad entre la ciudadanía.

 

* Lorena Becerra es Directora de Seguridad y Mariana Meza investigadora de @CIDAC

 

 

Para generar el índice, primero identificamos de los 33 delitos del catálogo de delitos del fuero común, cuáles impactan de forma negativa y significativa la percepción de seguridad de los ciudadanos. Se utilizó una regresión con Errores Estándar Corregidos para Panel. Posteriormente, determinamos su orden y peso de acuerdo al impacto marginal que genera un delito más sobre la percepción de inseguridad. Para obtener el peso de cada delito en el índice se utilizó la siguiente fórmula:

GraficaOK

Donde es el coeficiente de la regresión correspondiente al -ésimo delito.

Este incremento es sobre la percepción de inseguridad del país y no implica que existirá esta relación a nivel estatal. Para poder dar un diagnóstico estatal del impacto de un delito en la percepción de inseguridad necesitaríamos tener observaciones a nivel municipal tanto de denuncia, cifra negra y percepción de inseguridad.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Comparte