Saber más para proteger mejor: transparencia para garantizar una vida libre de violencia - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Telar de Justicias
Por EQUIS: Justicia para las Mujeres
EQUIS: Justicia para las Mujeres es una organización feminista que, desde 2011, trabaja para mej... EQUIS: Justicia para las Mujeres es una organización feminista que, desde 2011, trabaja para mejorar el acceso a la justicia para todas las mujeres. Reconocemos que no existe una sola justicia y, por lo mismo, promovemos y construimos justicias considerando a todas las mujeres en sus historias, cuerpos, contextos y exigencias. Así, Telar de Justicias es un espacio en el que reflexionaremos sobre las justicias y toda su diversidad. Cada hilo será una visión de justicia que se unirá con otros para crear, transformar y tejernos juntas. (Leer más)
Saber más para proteger mejor: transparencia para garantizar una vida libre de violencia
Con este tercer artículo seguimos profundizando en las órdenes de protección para mejorar su accesibilidad y evitar que la violencia contra mujeres y niñas mexicanas siga escalando. Hoy queremos hablar de la falta de información y datos de calidad para hacer seguimiento real al funcionamiento de las órdenes de protección.
Por Fátima Gamboa
1 de diciembre, 2021
Comparte

Para saber si una política pública o servicio funciona y responde a los objetivos para los que se creó, es necesario levantar datos de calidad. Esto es básico. Sin embargo, para el caso de las órdenes de protección, a más de 14 años de estar operando, no tenemos acceso a la información útil para poder evaluar su funcionamiento.

La mayoría de las leyes de acceso a la información obligan a registrar las órdenes de protección en Banavim (Banco de datos sobre violencia). Sin embargo, la calidad de estos datos es muy deficiente porque se queda en un registro cuantitativo básico: “Se dictaron mil OP”. Pero no podemos saber quién las dicto, cuándo, qué tipo de orden se dictó, si funcionaron, si se prorrogaron, cuántas se negaron y las razones, para quién y bajo qué circunstancias, es decir, no se ofrece un perfil sociocultural de la persona que se pretende proteger, lo que podría ayudarnos a ver si se están cubriendo las necesidades específicas de cada mujer en situación de peligro (status migratorio, edad, condición étnica, situación familiar con personas a cargo, con diversidad funcional, etc.). Igualmente, toda negativa de protección también debería registrarse, para que podamos saber cuáles son los motivos y fundamentos por los cuales se está negando la protección a las mujeres.

Hasta el momento, las órdenes de protección no se han publicado en los portales web, a pesar de que esto debería considerarse como una “obligación de transparencia proactiva” porque se trata de información útil y necesaria para la sociedad dado el contexto.  Así, en la medida en que la violencia contra las mujeres aumenta cada año de manera alarmante, es importante saber si la estrategia del poder judicial para combatir la violencia y proteger a las mujeres es eficaz.

Otros obstáculos legislativos para las órdenes de protección

Realizamos un análisis de las 32 Legislaciones de Acceso a una Vida Libre de Violencia en México con el que evidenciamos un profundo vacío en cuanto a la protección y prevención de la violencia. En general, como señalamos en artículos anteriores, la legislación contra la violencia hacia las mujeres en el país sigue manteniendo un enfoque punitivo y eso dificulta que sea realmente eficaz a la hora de prevenir o atender los casos de violencia.

El análisis realizado arrojó información también sobre algunos obstáculos legislativos: el primero es que los plazos que tienen las autoridades para dictar una orden de protección no están homologados en todas las entidades federativas. Esto implica que, dependiendo el estado en donde vivan te pueden proteger más o menos tiempo. Por ejemplo, en Baja California el máximo son 8 horas para la emisión de la OP (Art. 23), en Durango pueden tardar hasta 4 horas (Art. 14) , en Campeche no puedes acceder a la protección sin denunciar.

Lo mismo ocurre con la vigencia de las órdenes de protección en las leyes de acceso locales, que tampoco son iguales para todos los estados. En algunos lugares se permite un máximo de protección de 72 horas, en otros 30 días, 60 días, y así sucesivamente. Lo ideal, de acuerdo a los estándares internacionales de protección, es que la protección se mantenga mientras exista un riesgo o peligro.

Desde EQUIS Justicia logramos que un juez se pronunciara sobre la inconstitucionalidad de la vigencia de 72 horas de las órdenes de protección establecido en la legislación de Yucatán.

Considerando que este plazo no resulta eficaz para proteger la vida e integridad de las mujeres, al no estar en función de la situación de riesgo específica. Además, señaló que esta legislación resultaba contraria a la idea de mantener la protección mientras el riesgo exista, tal como está consignado en el artículo 7 de la Convención Belem do Para.

Para que las órdenes sean eficaces y cumplan con su propósito deben detener y prevenir la violencia mientras el peligro subsista.

Por otro lado, la mayoría de las leyes son ambiguas al establecer quién o quiénes son las autoridades que tienen competencias para dictar las órdenes de protección. En algunos casos se otorga este poder a la fiscalía y en menor medida a las y los jueces, por lo que se ralentizan los procesos al pasarlo por el derecho penal. Por eso, a menudo, las órdenes de protección llegan demasiado tarde.

En resumen, la falta de información y de datos de calidad no es un tema menor, pues dificulta el diseño de políticas adecuadas, debilita la posibilidad de que las mujeres y organizaciones civiles monitoreemos la eficacia de la protección y obstaculiza los derechos humanos. Si no sabemos lo que pasa no podemos responder adecuadamente. Para hacer que las órdenes de protección sean eficaces y protejan a las mujeres y las niñas de la violencia de género necesitamos más y mejor información sobre este mecanismo. Es así como la transparencia y la rendición de cuentas también nos ayudan a salvar vidas y garantizar derechos.

* Fátima Gamboa (@_FatimaEk) es codirectora de @EquisJusticia, mujer maya y lesbiana.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.