Cómo mejorar la movilidad y la calidad del aire en la ZMVM - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Transeúnte
Por transeunte
Nos movemos a pie, en bici y en transporte público. Somos una fuente de información especializa... Nos movemos a pie, en bici y en transporte público. Somos una fuente de información especializada en los temas de movilidad y espacio público, los cuales están relacionados con la creación de un entorno urbano más amable y sostenible.Tenemos la intención de formar una red de individuos y organizaciones de la sociedad civil que promuevan una mayor acción y participación ciudadana, que generen discurso e impulsen iniciativas para transformar la ciudad, disminuyendo la dependencia del automóvil particular y mejorando las condiciones para peatones y ciclistas, además de otras formas de movilidad no motorizada y transporte público. (Leer más)
Cómo mejorar la movilidad y la calidad del aire en la ZMVM
Ante la crisis por mala calidad del aire, el gobierno de la CDMX en conjunto con el Estado de México y con el necesario apoyo del Gobierno Federal, se encuentran ante una extraordinaria oportunidad para diseñar una estrategia integral que garantice a generaciones futuras una movilidad más eficiente y sustentable, basadas en cuatro componentes básicos.
Por transeunte
20 de abril, 2016
Comparte

Por: Bernardo Baranda Sepúlveda (@BernardoBaranda)

Se estima que la mala calidad del aire en México generó costos por pérdida de productividad del orden de casi 3,400 millones de pesos al año. Sin embargo, esto es sólo un aspecto de las externalidades negativas derivadas de la excesiva cantidad y circulación de vehículos automotores que son la principal fuente de contaminación en las ciudades mexicanas. También generan diversos contaminantes atmosféricos, congestionamiento, accidentes, contaminación por ruido y emisión de gases de efecto invernadero, que conjuntamente generan pérdidas de alrededor del 4% PIB en las principales Zonas Metropolitanas del país.

Es necesario ofrecer estrategias que hagan frente a los costos sociales y económicos que pagamos todos por el excesivo uso del automóvil, cuyos orígenes se encuentran en las relativas facilidades para su uso y la insuficiente inversión en transporte público de calidad y otras opciones como el transporte no motorizado. Vale la pena recordar que de acuerdo con el documento “Invertir para movernos”, publicado por ITDP en 2015, se destina en promedio en las principales Zonas Metropolitanas del país un 77% de presupuesto de movilidad a infraestructura vial para el automóvil cuando sólo alrededor del 30% de los viajes se realizan en automóvil particular.

En la Ciudad de México en 10 años se han construido 6 líneas de Metrobús que dan servicio a aproximadamente un millón de personas al día, así como 3 líneas de Mexibús desde 2010 en el Estado de México. Esto significa que se construyen en promedio 0.6 líneas por año en la Ciudad de México y 0.5 líneas por año en las zonas conurbadas. Este ritmo de un crecimiento es insuficiente para satisfacer las necesidades de una movilidad satisfactoria para la mayoría. Con un cambio en la inversión en movilidad, esa tendencia podría ser revertida para acelerar la oferta de transporte público de calidad, con suficientes rutas que amplíen las opciones para los ciudadanos y se pueda integrar también a los demás sistemas formales como el Metro, Suburbano, RTP y Trolebuses.

ITDP México presentó en 2014 una propuesta de 29 rutas de Metrobús y Mexibús que darían un servicio estratégico para los millones de habitantes no sólo en la ciudad sino en zonas conurbadas. Estas 29 líneas tendrían un costo aproximado de 35,000 millones de pesos con mucho beneficios para la población.

A la vez es indispensable crear incentivos para modificar los hábitos y dependencia de uso del automóvil. ITDP ha sugerido modernizar y ampliar el programa de parquímetros e implementar cargos por congestión en la ciudad. Además, una de las propuestas más importantes que ITDP ha impulsado en los últimos años es la modificación de la regulación actual en la construcción de estacionamiento donde se especifican requerimientos mínimos de cajones en edificaciones nuevas. Este tipo de regulaciones, al asegurar el estacionamiento en el origen y destino de un viaje, incentivan el uso del automóvil por parte de la ciudadanía lo cual es contraproducente en especial en zonas centrales donde haya transporte público masivo.

Controlar y regular el estacionamiento es una tendencia generalizada en el mundo, sobre todo en ciudades a las que aspiramos parecernos más, donde se busca un uso más eficiente y equitativo del espacio, reducir la emisión de contaminantes y los viajes en auto. Madrid, París, Londres, Nueva York, Tokyo son algunas de las ciudades en las cuales es impensable ofrecer en zonas centrales estacionamiento gratuito o dedicarle tanto espacio en los edificios que se construyen.

En ciudades latinoamericanas, Sao Paulo, Brasil, es el pionero en este cambio de paradigma. En esta ciudad se eliminaron los requerimientos de estacionamiento en toda la ciudad y se implementaron máximos de cajones de estacionamiento en corredores de transporte público masivo.

Estrategias de gestión de la demanda y gestión del estacionamiento como las anteriores pueden generar recursos para potenciar mayores proyectos de transporte público y no motorizado, infraestructura peatonal, inversión en más espacio público de calidad, entre otros beneficios a la sociedad. Paralelamente, es necesario desarrollar mecanismos de transparencia y rendición de cuentas que permitan a los ciudadanos conocer y dar seguimiento a la inversión derivada de dicha recaudación.

Al mismo tiempo se debe realmente planear el desarrollo urbano de la ciudad, evitando una mayor expansión desordenada a través de la implementación de estrategias de Desarrollo Orientado al Transporte en la ZMVM. Tanto alrededor del transporte masivo ya construido, como del que está por construirse, fomentando al mismo tiempo la densificación y los usos mixtos, para reducir la necesidad de viajes en automóvil.

Finalmente es bien sabido que hay mucho por mejorar en cuanto a tecnologías de combustibles y motores, así como de normas ambientales más estrictas para la circulación de autos.

En suma, ante la crisis por mala calidad del aire, el gobierno de la CDMX en conjunto con el Estado de México y con el necesario apoyo del Gobierno Federal, se encuentran ante una extraordinaria oportunidad para diseñar una estrategia integral que garantice a generaciones futuras una movilidad más eficiente y sustentable, basadas en cuatro componentes básicos:

  1. Incremento de líneas de BRT (MetroBús y Mexibús) e integración físico y tarifario con los demás sistemas de Transporte Público,
  2. Medidas para disminuir uso del auto principalmente a través de gestionar el estacionamiento
  3. Impulso al Desarrollo Urbano Orientado al Transporte (DOT)
  4. Combustibles más limpios y normas más estrictas para automotores.

 

@transeunteorg

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts