Nuevo reglamento de tránsito del DF: las reglas de los ciudadanos - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Transeúnte
Por transeunte
Nos movemos a pie, en bici y en transporte público. Somos una fuente de información especializa... Nos movemos a pie, en bici y en transporte público. Somos una fuente de información especializada en los temas de movilidad y espacio público, los cuales están relacionados con la creación de un entorno urbano más amable y sostenible.Tenemos la intención de formar una red de individuos y organizaciones de la sociedad civil que promuevan una mayor acción y participación ciudadana, que generen discurso e impulsen iniciativas para transformar la ciudad, disminuyendo la dependencia del automóvil particular y mejorando las condiciones para peatones y ciclistas, además de otras formas de movilidad no motorizada y transporte público. (Leer más)
Nuevo reglamento de tránsito del DF: las reglas de los ciudadanos
Organizaciones civiles buscamos financiamiento público y privado para elaborar una versión ilustrada y en APP del nuevo Reglamento de Tránsito del DF. Esta publicación explicará con fotos, gráficas, ilustraciones y datos estadísticos cada uno de los artículos del Reglamento, para facilitar su conocimiento y comprensión. La APP ayudará al ciudadano a cumplirlo y tener certidumbre sobre su correcta aplicación: saber por ejemplo si se encuentra en una vía primaria, en donde no está permitido el estacionamiento en la vía pública y así prevenir el enojo y engorro de recoger su auto en el corralón.
Por transeunte
21 de agosto, 2015
Comparte

Por: Areli Carreón

Este lunes 17 de agosto 2015, Día internacional de los peatones, se promulgó el nuevo Reglamento de Tránsito del DF (RTDF) por parte del Jefe de gobierno de la Ciudad. Este reglamento es histórico por dos razones:

  1. Es el primero en nuestra ciudad cuyo principal objetivo es proteger la vida humana, no acelerar el tránsito de autos.
  1. Es el primero hecho sobre la base de las propuestas de la sociedad civil, que comenzó a trabajar en él desde el minuto cero en que se publicó la Ley de movilidad que mandató la revisión del RTDF.

El procedimiento de elaboración de la propuesta fue largo, pues se revisó la estadística disponible, buenas prácticas internacionales, innovaciones en seguridad vial, se consultó a expertos en seguridad vial nacionales e internacionales y sobre la base de los conflictos más graves identificados en nuestra ciudad propuso un Reglamento sustentado, debatido socialmente, armónico con la Ley de justicia cívica en vigor y escrito para brindar certidumbre jurídica y seguridad para todos los habitantes de la ciudad.

Adicionalmente se revisó que no tuviera imprecisiones, repeticiones, ambigüedades, errores ortográficos y huecos de información que pudieran prestarse a actos de corrupción, tanto de la autoridad como de la ciudadanía.

La sociedad civil organizó durante más de 12 meses un foro ciclista, incontables reuniones, revisiones, acciones en calle, tormentas tuiteras, oficios, salas de espera, correos, posts, llamadas y desvelos por parte de un gran equipo de ciudadanos. Colaboraron dos Secretarios de Movilidad y dos Consejeros Jurídicos, así como funcionarios de SEMOVI, AEP, SEDEMA y SSPDF y el mismo Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, quienes tuvieron la sensibilidad, la inteligencia y el oficio político de tomar en cuenta nuestras aportaciones, hechas en conjunto y gracias al apoyo de diversas organizaciones ciclistas, de movilidad, de seguridad vial y peatonales. Menciono entre ellas a Bicitekas A.C, Civita Consultores, ITDP México, CTSEmbarq México, CONAPRA, México Previene A.C., Transita Seguro México A.C., Desarrollo Suave, Coalición Visión Cero, Rodadas Mx, Bicicletas Antiguas Ciudad de México, Brújula que Orienta al Norte, Movilidad y Desarrollo A.C., Ciudad Humana, Greenpeace México y ciudadanos participantes en Operación Tocino, Grupo Medellín, Paseo de Todos, Bicired y Liga Peatonal, entre muchos otros. Alrededor de mil ciudadanos participaron en este esfuerzo sin precedentes.

Gracias a esta mancuerna entre sociedad civil y gobierno, nuestro Reglamento de Tránsito del Distrito Federal será el más avanzado del país y uno de los mejores de America Latina.

El enfoque dirigido a la seguridad vial y la garantía de la vida, principal derecho de todos los habitantes de la ciudad, es perfectamente acorde al cambio de paradigma de movilidad establecido por la Ley de movilidad en vigor desde junio de 2014. Dicha Ley concede prioridad a peatones, ciclistas y usuarios de transporte público tanto por su gran número, su vulnerabilidad, como por los beneficios que estos modos de movilidad producen para los ciudadanos y la sociedad en su conjunto. Incluye anexos técnicos para transportar con seguridad sillas de ruedas, asientos de retención infantil y salvaguardas de peatones y ciclistas para camiones de carga, así como el catálogo completo de las señalizaciones viales que se usarán en la Ciudad de México conforme al Manual de Dispositivos de control de tránsito próximo a publicarse, así como un listado completo de las vías de acceso controlado y vías primarias.

Las normas contenidas en este RTDF han sido probadas y funcionan para reducir los siniestros de tránsito, prevenir conflictos viales, mejorar los flujos en la vialidad, reducir el uso de vehículos motorizados y con ello reducir la contaminación, hacer más eficiente la operación y nivel de servicio del transporte público, disminuir los tiempos de traslado, mejorar la experiencia de tránsito y aumentar la calidad de vida en la ciudad, tanto para transeúntes y habitantes, como para visitantes.

Este RTDF reconoce a los peatones como prioridad en nuestras calles, así que todos los conductores de todo tipo de vehículos estaremos obligados a cederles el paso y garantizar su tránsito con seguridad. Esto no exime a los peatones de responsabilidad: los peatones deberán ayudar a personas con movilidad limitada y deben conducirse con cuidado en las calles, obedeciendo también las señalizaciones y reglas aplicables a ellos. La cultura de respeto que el RTDF busca establecer como norma de convivencia, es para todos los actores de la calle.

Este Reglamento es solo el primer componente para garantizar la seguridad de los ciudadanos. Su utilidad depende de una correcta difusión, comprensión y aplicación por parte de la autoridad, que en este caso corresponde a la SSPDF; así como de la participación, colaboración y cumplimiento de la ciudadanía.

SSPDF tiene que capacitar a todo el personal de la Subdirección de Control de Tránsito (que es la que controla a los agentes en calle destinados al tránsito) así como a los equipos de informática, comunicación social y participación ciudadana para comprender, aprender y mejorar sus procesos internos y públicos para aplicar este Reglamento.

Hemos visto operativos muy exitosos con los que la policía de tránsito salva vidas, como el alcoholímetro y la operación contra la invasión a carriles del Metrobús. Sí pueden hacer cumplir el Reglamento, si se preparan adecuadamente para ello.

Ningún capitalino disfruta de la congestión, la contaminación, o por sentir estrés, aburrimiento o miedo en las calles. A nadie nos gusta ser insultados, asustados o agredidos por un claxon. Ningún capitalino puede aceptar que algún miembro de su familia pierda la vida al transitar por la ciudad en los mal llamados “accidentes viales” (9 de cada 10 son prevenibles). Ningún capitalino sale de su casa buscando atropellar a alguien, pelearse con otro ciudadano, perder tiempo, dinero y paciencia en un conflicto vial. Es imposible seguir tolerando la irresponsabilidad y la agresión al conducir de quienes están al frente de un microbús casi desde el anonimato, ni la de quienes conducen prepotentemente un vehículo de lujo al abrigo de sus apellidos o puestos públicos.

Este es el momento para que los ciudadanos empecemos a cambiar lo que no nos gusta de esta ciudad, para vivir con mayor seguridad, con más tranquilidad, y convivamos respetuosamente en el espacio común.

Todo tiene un límite. Ya no podemos tolerar vivir en una ciudad caótica. El día en que esto va a comenzar a cambiar es hoy y quienes lo vamos a comenzar a cambiar somos nosotros, los ciudadanos.

Convocamos a la ciudadanía a conocer los derechos que este nuevo reglamento otorga a los usuarios más vulnerables de las calles, a conocer las obligaciones que se imponen a quienes conducen vehículos y el espacio y respeto mutuo que debe haber en las calles, independientemente de su modo de transporte, edad, clase social, tipo de vehículo, o delegación en donde tengamos residencia. Si todos conocemos y respetamos este Reglamento, si cada uno ocupa su lugar y se conduce responsablemente en la calle, la ciudad en su conjunto será un mejor lugar para vivir, para todos.

Sabemos que transformar una ciudad tan caótica, vibrante y diversa como la nuestra es un reto tan grande que pocos nos atrevemos siquiera a intentarlo. Cambiar la ciudad requiere mucho más que un buen reglamento: el proceso para completar y mejorar la infraestructura urbana tomará aún varios años y esfuerzo de la sociedad para construir banquetas, cruces a nivel, nuevas líneas de transporte público masivo y de alta calidad, espacios públicos, ciclovías, vueltas continúas a la derecha seguras, reductores de velocidad en distritos escolares y hospitales, renovar semáforos, instalar fotomultas en vías de acceso controlado, etc. No quitaremos el dedo del renglón.

Bicitekas A.C. junto a Civita Consultores y el apoyo técnico de ITDP México y CTS Embarq México, entre otras organizaciones civiles, buscamos financiamiento público y privado para elaborar una versión ilustrada y en APP de este RTDF. Esta publicación explicará con fotos, gráficas, ilustraciones y datos estadísticos cada uno de los artículos del Reglamento, para facilitar su conocimiento y comprensión. La APP ayudará al ciudadano a cumplirlo y tener certidumbre sobre su correcta aplicación: saber por ejemplo si se encuentra en una vía primaria, en donde no está permitido el estacionamiento en la vía pública y así prevenir el enojo y engorro de recoger su auto en el corralón.

Adicionalmente esta APP, nos permitirá reunir datos crowdsource sobre vías conflictivas, cruces inseguros, espacios en donde no funcionan semáforos o en donde es imposible el cruce para personas en silla de ruedas y otros casos. Informaremos oportunamente cuando el proyecto esté listo.

¡Ya comprobamos que los ciudadanos sí podemos escribir las reglas, ahora vamos a trabajar para hacerlas cumplir!

 

* Areli Carreón es Coordinadora de políticas públicas de Bicitekas A.C.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.