De la ciudad de la furia al puerto bicicletero - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Transeúnte
Por transeunte
Nos movemos a pie, en bici y en transporte público. Somos una fuente de información especializa... Nos movemos a pie, en bici y en transporte público. Somos una fuente de información especializada en los temas de movilidad y espacio público, los cuales están relacionados con la creación de un entorno urbano más amable y sostenible.Tenemos la intención de formar una red de individuos y organizaciones de la sociedad civil que promuevan una mayor acción y participación ciudadana, que generen discurso e impulsen iniciativas para transformar la ciudad, disminuyendo la dependencia del automóvil particular y mejorando las condiciones para peatones y ciclistas, además de otras formas de movilidad no motorizada y transporte público. (Leer más)
De la ciudad de la furia al puerto bicicletero
Este año la ciudad de Buenos Aires fue galardonada con el Premio Internacional de Transporte Sustentable. No sólo por su particular Metrobús con buses en contrasentido de la 9 de julio, que ha reducido en promedio 30 minutos diarios en los tralados de los pasajeros gracias a su carril confinado, sino también por sus 33 cuadras de prioridad peatonal en el microcentro de la ciudad, sus más de 10 intersecciones seguras, su sistema de bicicleta pública ecobici y sus 130 km de ciclovías.
Por transeunte
24 de octubre, 2014
Comparte

Por: Jorge Cáñez (@cafedada)

Eran como las dos de la mañana de un martes cualquiera en la ciudad de Buenos Aires. Me encontraba en la parada del Metrobús de la avenida 9 de julio. Acompañaba a una amiga porteña que iba a su casa hacia el sur en el barrio de Bernal. Veníamos de una fiesta de tambores hippies en el espacio público del Planetario, ahí donde se grabó el video de zoom de Soda Stereo. Mi amiga tomó el bus de la ruta 10 mientras yo me sorprendía de lo fácil que era moverse por la ciudad en la madrugada al caminar por banquetas amplias y al contar con un sistema integrado de transporte público de 24 horas en la mayoría de las rutas.

1

Sin embargo, habrá que recordar que hace algunas décadas el París de América también fue víctima de la modernidad al expropiar viviendas, oficinas y comercios, para lamentablemente ampliar monstruosamente sus vialidades para los coches rompiendo, así, el tejido social y generando más congestión vial. Afortunadamente, esto se ha ido revirtiendo en los últimos años con buenas prácticas de movilidad sustentable abriéndole el paso a petones, ciclistas y usuarios de transporte público.

Así fue como este año la ciudad de Buenos Aires fue galardonada con el Premio Internacional de Transporte Sustentable. No sólo por su particular Metrobús con buses en contrasentido de la 9 de julio, que ha reducido en promedio 30 minutos diarios en los tralados de los pasajeros gracias a su carril confinado, sino también por sus 33 cuadras de prioridad peatonal en el microcentro de la ciudad, sus más de 10 intersecciones seguras, su sistema de bicicleta pública ecobici y sus 130 km de ciclovías.

“Un Metrobús en la avenida más emblemática de Buenos Aires es un poderoso mensaje para toda la población”, expresó el secretario de transporte, Guillermo Dietrich. El cambio cultural ha sido posible gracias a la visión de Guillermo al diseñar una ciudad para las personas dando proridad a aquellos actores de la movilidad que mejor comparten el espacio con los otros, los peatones y los ciclistas.

2

El maravilloso plan completo de movilidad sustentable de la presente administración contempla llegar a 100 cuadras de prioridad peatonal, una red de 300 kilómetros de ciclovías, la implementación de más cruces seguros, combatir a los vehículos que se estacionan de forma ilegal y reducir el uso del auto en zonas conflictivas por medio de parquímetros y horarios de restricción a vehículos motorizados en el microcentro. A este plan se une el recién inaugurado Metrobús Sur con 22 km, 32 estaciones y 250 000 pasajeros al día. Todo esto posible a la gran voluntad política del alcalde Mauricio Macri, aspirante a la presidencia de Argentina para las elecciones de 2015.

Al parecer la clave es no hacerle caso a una minoría de vecinos que se oponen a una ciclovía o a un Metrobús. Mientras que en Buenos Aires se cuenta con un mapa público de contrucción de próximas ciclovías, en la Ciudad de México unos pocos vecinos y comerciantes en División del Norte frenan la conectividad de miles potenciales ciclistas. Mientras tanto, los porteños han logrado en pocos años que en su ciudad uno de cada diez viajes se haga en bicicleta.

3

La red de ciclovías de la capital argentina te permite pedalear con seguridad desde el barrio pobre de la Boca, en el sur, hasta los barrios burgueses bohemios de Palermo y Recoleta más al norte. Me bastó rentar una bicicleta para recorrer la ciudad entera en tan sólo medio día. Empecé a pedalear dentro de la reserva ecológica con una vista impresionante del Río de la Plata. Saliendo de la reserva te encuentras con el Puerto Madero, la zona moderna de la ciudad con edificios coorporativos, algo así como el Santa Fe de la Ciudad de México, pero bien conectado al resto de la ciudad y con espacios públicos de calidad que disfrutan los residentes y oficinistas.

4

De ahí tomé la red de ciclovías bidireccionales hacia el norte hasta llegar a la avenida del Libertador, la cual recorre toda la extensión de los bosques de Palermo. Es impresionante la cantidad de espacio público que existe en la ciudad. Esto gracias a que se respeta el porcentaje de espacio público de acuerdo a las normas del código urbano.

Las buenas normas de urbanismo me recuerdan a la grandiosa densidad de la ciudad de Buenos Aires con 14,307.68 hab/km², a comparación de la expandida Ciudad de México con sólo 5,862 hab/km². De este modo, la gran cantidad de edificios de más de 5 pisos permite que la ciudad sea más compacta. Por lo que las distancias de viaje son menores, por lo tanto más caminables y pedaleables.

Finalmente me senté en una banca de uno de los tantos parques que hay por toda la capital argentina. Observar a la gente pasear es un gran pastiempo, ya que se puede respirar un gran sentimiento de lo público, por lo que los parques suelen estar llenos de porteños leyendo, comiendo alfajores y tomando mate. Así, mi recorrido en bicicleta terminó en el histórico barrio de San Telmo, ahí donde está la famosa banca en la cual te puedes tomar la foto con Mafalda, y donde regresé al departamento donde vivía mi primo Manu. Planeamos dónde íbamos a salir en la noche sin preocuparnos por cómo llegar a nuestro destino, ya que existe una app móvil del gobierno con todas las rutas de transporte público que planifica tu viaje. Ni tampoco teníamos que gastar en un taxi de regreso en la madrugada, ya que el sistema integrado de buses o bondis, como coloquialmente les llaman los locales, tiene paradas fijas y no hay que esperar más de 30 minutos a las 2 de la madrugada para tomar el bondi que te lleva sano y salvo de regreso a tu casa, junto con capitalinos argentinos de todas las clases sociales.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.