Procesando la tristeza de Ayotzinapa - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Transeúnte
Por transeunte
Nos movemos a pie, en bici y en transporte público. Somos una fuente de información especializa... Nos movemos a pie, en bici y en transporte público. Somos una fuente de información especializada en los temas de movilidad y espacio público, los cuales están relacionados con la creación de un entorno urbano más amable y sostenible.Tenemos la intención de formar una red de individuos y organizaciones de la sociedad civil que promuevan una mayor acción y participación ciudadana, que generen discurso e impulsen iniciativas para transformar la ciudad, disminuyendo la dependencia del automóvil particular y mejorando las condiciones para peatones y ciclistas, además de otras formas de movilidad no motorizada y transporte público. (Leer más)
Procesando la tristeza de Ayotzinapa
Yo me siento corresponsable de la ejecución de esos 43 estudiantes. Los veo en cada coche estacionado en la banqueta, en cada intersección antipeatonal, en cada calle atestada de coches congestionados y voraces de espacio y aire, en cada peso gastado en pasos a desnivel, en cada peso no invertido en banquetas, transporte público, educación, salud, justicia, y en cada funcionario que omite aplicar la ley hasta en esas pequeñas cosas que parecen ser insignificantes.
Por transeunte
27 de noviembre, 2014
Comparte

Por: Xavier Treviño (@xtrevi)

Hay muchas cosas que me importan. Algunas son grandes y otras no tanto. Pero casi nunca la importancia es relativa al tamaño. Un beso es pequeño. ¿Cuánto pesa? ¿Cuánto mide un recuerdo? Quizás lo que pasa es que algunas cosas encuentran su lugar en el universo y otras no tanto.

Entre las muchas de las cosas que pasan por este mundo hay algunas que parecen encontrar su lugar rápidamente y le dan sentido a muchas otras que andaban un poco perdidas. Una de ellas es la ejecución de los 43 estudiantes. Mi time line de twitter reafirma mi primera impresión. Y lo que pasa en estos casos es que se acomodan cosas.

Cada uno tiene su forma de entender el mundo y generalizar trae solo banalidades. A mi me llegó una sensación de abandono más allá de la rabia. No sé si esa sensación fue lo que sintieron los demás. Pero al menos fue algo parecido a lo que sentí yo. Un abandono blanco. Así de blanca como la tristeza. Ni para gritar me alcanzó. No fui a ninguna marcha y nada más me alcanzó para un tuit. Ni una palabra siquiera a mi mujer.

Sólo pensé en mi hija. No fue un pensamiento práctico de seguridad personal. Fue una auto evaluación instantánea del mundo que le estoy dejando.

Foto: Miguel Asa

Foto: Miguel Asa

 

 

 

Integrantes de la Red Nacional de Ciclismo Urbano (BICIRED) en solidaridad con las víctimas de Ayotzinapa. Más información aquí.

 

Cada uno enfrenta la vida como la entiende. Y yo la entiendo (al menos hasta donde tengo conciencia) en la calle, la movilidad urbana, el espacio público: ese maravilloso espacio entre edificios que hay en ese invento a su vez grandioso que son las ciudades.

Así que esa tristeza de los 43 estudiantes me llevó a su vez a esa mi pasión, a través del hilo conductor del casi nulo estado de derecho y la casi nula garantía de derechos que existe en mi país. Y vi a esos 43 estudiantes reflejados en los miles de muertos y heridos en “accidentes” de tránsito que parece que a nadie le importan, como si estuviera marcado en ellos ese destino al nacer.

También vi a las millones de madres y padres que tienen que luchar contra la ciudad para salir con sus hijos, para acompañarlos a la escuela, a la clínica o algún parque. Ciudades que no les dan a esos niños ni escuelas ni clínicas ni parques o que los envuelven en un entorno vial tan inaccesible que es como si no existieran para nadie. Como si desaparecieran. Vi a millones de personas con discapacidad que son orillados a la reclusión en sus casas por esa inaccesibilidad letal que nos parece tan normal.

No quiero parecer frívolo con esta aparente comparación. No comparo, proceso mi tristeza de forma que pueda dejar un mejor mundo del que recibí. Yo me siento corresponsable de la ejecución de esos 43 estudiantes. Los veo en cada coche estacionado en la banqueta, en cada intersección antipeatonal, en cada calle atestada de coches congestionados y voraces de espacio y aire, en cada peso gastado en pasos a desnivel, en cada peso no invertido en banquetas, transporte público, educación, salud, justicia, y en cada funcionario que omite aplicar la ley hasta en esas pequeñas cosas que parecen ser insignificantes.

Ese es mi sentir. Así veo mi aportación a este mundo. Y todavía no me he cansado.

 

@transeunteorg

 

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts