Seis increíbles beneficios de un desarrollo orientado al transporte - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Transeúnte
Por transeunte
Nos movemos a pie, en bici y en transporte público. Somos una fuente de información especializa... Nos movemos a pie, en bici y en transporte público. Somos una fuente de información especializada en los temas de movilidad y espacio público, los cuales están relacionados con la creación de un entorno urbano más amable y sostenible.Tenemos la intención de formar una red de individuos y organizaciones de la sociedad civil que promuevan una mayor acción y participación ciudadana, que generen discurso e impulsen iniciativas para transformar la ciudad, disminuyendo la dependencia del automóvil particular y mejorando las condiciones para peatones y ciclistas, además de otras formas de movilidad no motorizada y transporte público. (Leer más)
Seis increíbles beneficios de un desarrollo orientado al transporte
El primero de ellos: Incrementa los pasajeros en los sistemas de transporte público, dado que una parte importante de la población vive y trabaja cerca de estaciones de transporte público. Esto se traduce en mayores ingresos por pasaje a los sistemas de transporte público, garantizando su viabilidad financiera y la inversión en su ampliación y funcionamiento.
Por transeunte
12 de septiembre, 2014
Comparte

Por: Xavier Treviño (@xtrevi)

Hay un indicador que refleja distintos impactos de la movilidad en salud, congestión, accidentes de tránsito y emisiones: los kilómetros-vehículo recorridos (KVR) por habitante, es decir, los kilómetros recorridos por vehículos automotores cada año por cada persona en promedio. Mientras mayores sean, hay mayores impactos negativos en tiempo perdido por congestión, ruido, estrés, obesidad, colisiones y atropellamientos, contaminación y gases de efecto invernadero. Algunas medidas parcialmente mejoran algunos de estos indicadores, por ejemplo los autos eléctricos reducen emisiones, aunque al final se ha demostrado un “efecto rebote” que aumenta los km recorridos.

autos eléctricos

Por ello, implementar estrategias que reduzcan los KVR es una medida muy inteligente para las ciudades. Esto puede suceder de dos maneras. Por un lado sustituyendo viajes en automóviles por transporte público, movilidad no motorizada o coches compartidos (carpool). Este cambio modal permite cambiar la distribución de viajes inclinando la balanza hacia los que generan más beneficios sociales y ambientales.

usar dejar

La segunda opción es reducir la longitud de los viajes acercando los orígenes a los destinos, es decir acercando la vivienda a los centros de trabajo, los servicios, el comercio y por supuesto las demás viviendas. Esto implicaría ciudades más densas con usos mixtos y por ende un mejor uso de la infraestructura que permite a su vez una mayor y más eficiente inversión en construcción y mantenimiento. Así, no solo se reducen los altos costos de congestión y emisiones a la atmósfera derivado del uso excesivo del automóvil, sino se usa más eficientemente el suelo, se mejora la seguridad vial, el espacio público y la habitabilidad, lo cual promueve el desarrollo económico local y la renovación urbana.

Este segundo grupo de estrategias implica necesariamente vincular el sector de desarrollo urbano y el de transporte, algo generalmente no tan fácil dada la natural tendencia de los sectores a generar mecanismos, instrumentos y lenguajes jurídicos propios que dificultan un enfoque transectorial. Los dos elementos más importantes de un enfoque de este tipo son la recuperación de plusvalías urbanas por la inversión en transporte público e infraestructura vial, y el uso de suelo público como atractor de inversiones en proyectos público-privados. Ejemplos de políticas exitosas de desarrollos orientados al transporte hay en todo el mundo, desde Hong Kong a Curitiba y de Copenhagen a Denver.

mixto

No obstante, sigue habiendo todavía preguntas y dudas respecto a los beneficios de una política de este tipo, tanto desde el punto de vista de la política pública (visiones de ordenamiento del territorio que no han evolucionado mucho desde los setenta), como desde el de la inversión privada. Sobre esto me gustaría plantear seis argumentos para defender esta visión de desarrollo urbano orientado al transporte, que si no son todos sí representa los beneficios principales:

1. Incrementa los pasajeros en los sistemas de transporte público, dado que una parte importante de la población vive y trabaja cerca de estaciones de transporte público (en 57% de la población de Copenhagen y 75% de la de Hong Kong vive a 1 km o menos de una estación). Esto se refleja en mayores ingresos por pasaje a los sistemas de transporte público, garantizando su viabilidad financiera y la inversión en su ampliación y funcionamiento. De acuerdo a estudios en Estados Unidos, la posibilidad de usar el transporte público se incrementa cinco veces si la distancia a la estación es corta, y duplicar la densidad poblacional alrededor del transporte público incrementa el número de pasajeros en un 60%.

2. Genera una oportunidad de desarrollos conjuntos entre el gobierno y la iniciativa privada, lo que permite que los desarrolladores privados cubran parte o la totalidad de la infraestructura y la operación del transporte público y que se implementen técnicas de captura del valor, generando ahorros importantes públicos. Ejemplos importantes de proyectos público-privados de este tipo pueden encontrarse en Hong Kong (con la empresa público-privada MTRC), Barcelona, San Francisco o la política francesa de financiamiento.

3. Permite revitalizar barrios si son bien implementados y se asocian a otras políticas públicas referentes a empleo, vivienda o seguridad, y se realizan intervenciones urbanas y de política social que permitan recuperar zonas deprimidas. En el caso de Medellín esto es muy claro, dado que la implementación del Metrocable fue acumpañado por políticas sociales desde microcréditos, políticas de vivienda y de cultura para reducir la pobreza de los barrios.

4. Genera crecimiento y desarrollo económico a través de ya que atrae inversión, genera empleos y aumenta las ventas de los negocios en la zona. El reto es que los empleos y las opciones de movilidad generados permitan una distribución de la riqueza más equitativa, para que los impactos no se limiten a un sector de la población.

5. Incrementa viviendas asequibles reduciendo los costos de la vivienda incrementando niveles y densidades, reduciendo oferta de estacionamientos (solo este puede reducir el costo 16%), y generando ahorro familiar en los gastos de transporte que pueden ser dirigidos al pago de hipotecas. También es posible llevar a cabo una política explícita de construcción de vivienda social a lo largo de corredores de transporte como en Curitiba, donde el gobierno proporcionó 17 mil viviendas a lo largo de los corredores de BRT.

6. Incrementa el valor del suelo, rentas y rendimientos inmobiliarios dado que la localización y accesibilidad es una de las razones fundamentales de la diferencia en el valor del suelo. Estudios en distintos países demuestran que las propiedades comerciales cercanas a estaciones de transporte masivo tienen un valor de suelo más alto en promedio que las del resto de la ciudad.

Por último recomendamos mucho este video animado que explica de una forma muy amena el Desarrollo Orientado al Transporte en tres minutos:

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts