Ahí va el Golpe - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Tránsito Lento
Por Eduardo Limón
Eduardo Limón es periodista de cultura. Conduce en Ibero 90.9 fm el programa #Inspiria, todos l... Eduardo Limón es periodista de cultura. Conduce en Ibero 90.9 fm el programa #Inspiria, todos los miércoles. Colabora en TV UNAM dentro de la emisión Perímetro de México. Para Canal 22 ha conducido Triángulo de Letras. Es autor de Historias Verdes, conversaciones sobre la mariguana (2018. Ediciones B, Penguin Random House) y de El camello de las dos jorobas (Conaculta, 2014). En 2011 recibió el Premio Nacional de Locución. (Leer más)
Ahí va el Golpe
En la dramática hora venezolana ¿quién defenderá a los ciudadanos de su gobernante?
Por Eduardo Limón
31 de marzo, 2017
Comparte

Para Diana, venezolana muy mexicana, y para sus padres, ciudadanos perdidos en la confusión de Caracas.

 

Ignacio Ramonet, antaño director en París del mensuario Le Monde Diplomatique, fue un gran amigo de Fidel Castro. Derivado de los muchos -y frecuentes- encuentros que sostuvo con el presidente y líder cubano, en 2006 publicó el grueso volumen “Fidel Castro, biografía a dos voces” (Ed. Debate), en el que reúne las más de cien horas de entrevistas que con los años fue realizándole al guerrillero y político. En uno de los momentos más interesantes de los muchos que el libro tiene, Ramonet pregunta a rajatabla a Castro: “¿A usted le irrita particularmente la acusación de violación de los derechos humanos que regularmente se formula contra Cuba?”. El mandatario cubano respondió: “Mire, creo que no hay un país con un historial más limpio en materia de derechos humanos que Cuba”.

A esta afirmación le sigue un largo soliloquio dedicado a resaltar los muchos logros de la revolución cubana (ya se sabe: educación, nutrición, acceso de la población a servicios dignos…) para rematar, como siempre pasó con Fidel, con una declaración que a algunos podría parecerles odiosa y a otros sesuda y congruente: “creo que en ningún otro lugar del mundo se ha igualado la generosidad con el ser humano como en Cuba ¿y este es el país que se pretende condenar por violación de derechos humanos? Sólo con la mentira y con la calumnia se pueden formular acusaciones tan profundamente deshonestas”. Así concluía Fidel su reflexión. Ni una palabra sobre los cientos de opositores al régimen cubano que conocieron un trato degradante al interior de las cárceles isleñas. Ni una mención a los rebeldes que, dentro de tierra institucionalizadamente rebelde, trataron de hacer oír su voz para democratizar al rígido Estado Cubano.

Legitimado por los indiscutibles avances sociales que la revolución que él encabezó pudo conseguir, Fidel omitió siempre mencionar el trato que su gobierno propinó a la disidencia.

En otra parte de las largas conversaciones, Ignacio Ramonet comenta a Fidel Castro, en referencia directa al asedio que los opositores dirigían hacia su persona -y por ende, hacia el Estado que encabezaba, ya que bien se sabe que con los años Fidel mismo fue transformándose gradualmente en El Estado Cubano: “Al presidente Chávez de Venezuela también lo han atacado”. Castro dijo: “Usted lo conoce bien, y lo conoce el mundo, el Estado que no se defienda lo hacen trizas. No hay hombre que haya respetado tanto los derechos democráticos y humanos como Chávez. Le han dado un golpe de Estado (…) han nombrado a un hombre que a las pocas horas había pisoteado todos los derechos políticos, humanos, las libertades, había disuelto el Parlamento…”. Fidel se refería a Pedro Carmona, abierto opositor de Hugo Chávez y presidente golpista que ocupó brevemente la Silla venezolana enfrentándose a Chávez en 2002.

Once años después de aquellas declaraciones, resulta por lo menos curioso releer las palabras de Fidel Castro criticando a quien en Venezuela interrumpió los “derechos políticos y humanos”, las “libertades” y llevó a cabo la “disolución del Parlamento”, eventos que, paradójicamente, hoy son responsabilidad directa del último y más descompuesto tramo del régimen chavista con quien Fidel creó fuertes lazos. El Pequeño Ciudadano Progre Que Todos Llevamos Dentro me obliga a escribir el consabido lugar común: aquí no estamos bien, pero El Solidario Latinoamericano Que Casi Todos Traemos Dentro hoy se impone: lo que está pasando allá es terrible.

En la dramática hora venezolana ¿quién defenderá a los ciudadanos de su gobernante?

 

@elimonpartido

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.