close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Tránsito Lento
Por Eduardo Limón
Periodista especializado en cultura. Ha escrito para Nexos, Rolling Stone y La Revista de la Univ... Periodista especializado en cultura. Ha escrito para Nexos, Rolling Stone y La Revista de la Universidad de México, entre otros medios. Ha conducido el programa \\\"Triángulo de Letras\\\" para Canal 22. Actualmente colabora en Ibero Radio, RMX, Excélsior TV y El Heraldo TV. Recibió el Premio Nacional de Locución en 2011 y en 2014 su cuento \\\"El camello de las dos jorobas\\\" ganó el segundo lugar en el Premio Internacional de Libro Animado Interactivo en Español, convocado por Conaculta. Es autor de \\\"Historias Verdes. Conversaciones sobre la mariguana\\\" (2018. Ediciones B, Penguin Random House). (Leer más)
El editor
Con la muerte de Ramón Córdoba quedan en la orfandad editorial, además de Beatriz Rivas, una cauda de escritores que deben al buen ojo de uno de los mejores editores que ha tenido el país, parte nodal del espíritu que gravita su obra.
Por Eduardo Limón
21 de junio, 2019
Comparte

“En cualquier día de mi pasado o de mi futuro siempre hay las mismas luces, los mismos pájaros y la misma ira”: Elena Garro.

(Último tuit publicado por Ramón Córdoba).

Todos los días la vida comete un crimen poniendo frente a la muerte a alguien que ni siquiera había tomado aún su lugar en la larga fila en la que todos algún día nos habremos de formar. Fue el caso con Ramón Córdoba, editor histórico de la editorial Alfaguara que, estando en aparente gran estado de salud, falleció sorpresivamente dejando en luto inesperado a muchos, entre los cuales destaco con tristeza a decenas de escritores que extrañarán mirar entre las líneas de sus libros la mano experta con la que Ramoncito -así era conocido por todos en el medio editorial- ayudaba a construir textos, dar estructura a historias y en algunas ocasiones hasta se atrevía a sugerir la palabra necesaria para cerrar algún párrafo inconcluso.

Recién hace un par de días, en el #ReadyMade que Paola Tinoco y su segurísimo servidor conducimos para Ibero (90.9 FM), Beatriz Rivas recordaba a la audiencia que Ramón era el único editor con quien había trabajado a lo largo de toda su carrera. Bromeamos con la relación artística entre Beatriz y Ramón señalando que era muy semejante a la que Café Tacvba tiene con Gustavo Santaolalla. Reímos sin figurarnos -¿quién puede figurar algo ante el misterio de la muerte?- que estábamos haciendo referencia a un amigo común que se iría de manera súbita tan solo unas horas después.

Con la muerte de Ramón Córdoba quedan en la orfandad editorial, además de Beatriz Rivas, una cauda de escritores que deben al buen ojo de uno de los mejores editores que ha tenido el país, parte nodal del espíritu que gravita su obra: Ana Clavel, Eloy Urroz, Jorge Volpi, entre muchos otros… autores todos que a través de años de convivencia tejieron con su editor una relación estrecha signada por algo más que la amistad. Ramón Córdoba era el elemento invisible detrás de la prosa, la influencia sutil que ayudó a dar forma a muchos de los libros que nos han enriquecido la vida.

Cuando un libro se encuentra perfectamente editado no lo anuncia en su portada. Anoche, poco antes de salir de la funeraria, Ana Clavel recordó una de las virtudes mayores del trabajo que durante más de veinte años llevó a cabo con enorme dedicación el extrañado Ramón: no se notaba, señal inequívoca de que estaba muy bien hecho.

Todos los días la vida comete un crimen al sacar inesperadamente de la existencia a alguien. Esta vez la terrible sorpresa le tocó a Ramón. Ahí queda la extensa lista de obras que editó a lo largo de los años como silenciosa muestra de que las existencias que más valen tejen su leyenda con base en hilos invisibles.

Adiós Ramoncito. Que los lectores que disfruten sin saberlo tu trabajo te rindan con su satisfacción el mayor homenaje: terminar una historia con la certeza de haber concluido un libro bien hecho, como los que tú solías editar.

Te vamos a extrañar.

@elimonpartido

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.