El libro de los guardianes - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Tránsito Lento
Por Eduardo Limón
Eduardo Limón es periodista de cultura. Conduce en Ibero 90.9 fm el programa #Inspiria, todos l... Eduardo Limón es periodista de cultura. Conduce en Ibero 90.9 fm el programa #Inspiria, todos los miércoles. Colabora en TV UNAM dentro de la emisión Perímetro de México. Para Canal 22 ha conducido Triángulo de Letras. Es autor de Historias Verdes, conversaciones sobre la mariguana (2018. Ediciones B, Penguin Random House) y de El camello de las dos jorobas (Conaculta, 2014). En 2011 recibió el Premio Nacional de Locución. (Leer más)
El libro de los guardianes
Quiero creer que la excepción a la regla del flaco favor que la gloria le hace a posteriori a los creadores valiosos es Ramón Córdoba, el mítico editor de Alfaguara.
Por Eduardo Limón
31 de enero, 2020
Comparte

Vivito y coleando: tan fácil que es decirlo y tan escaso el aprecio que le tenemos a ese hecho maravilloso que damos por sentado.

Ramón Córdoba, del prólogo de Xavier Velasco a “El libro de los guardianes”.

 

Fue en una de las primeras conferencias que dictó, ya instituido como Premio Nobel, que Mario Vargas Llosa lanzó una reflexión poderosa ante la audiencia universitaria que le escuchaba, atenta: “flaco favor le hace a los buenos escritores la posteridad”. La idea se redondeaba con el argumento, ciertamente sólido, que establece que el escritor que no vive para ver su obra suficientemente apreciada por los lectores en realidad no tuvo oportunidad de disfrutar de uno de los mayores placeres que cualquier autor persigue: ser revisado por los ojos atentos de alguien que pueda apreciar su obra en todo su valor.

Afortunadamente, como toda regla proferida por alguna alta autoridad, existen excepciones. Y yo quiero creer que la excepción a la regla del flaco favor que La Gloria le hace a posteriori a los creadores valiosos es Ramón Córdoba, el mítico editor de Alfaguara que, conociéndolo -como le conocieron bien muchos de los autores a quienes les enchuló la sintaxis- en este preciso instante debe encontrarse en algún grandioso lugar, saboreando el éxito que desde ya rodea a “El libro de los guardianes”, la tercera novela que acuñó como autor, un trabajo que, infortunadamente, Ramón ya no pudo ver llegar a las librerías.

Moncho y Gerardo son dos adolescentes especiales: desparpajados, enérgicos y soberbios, como prácticamente todos los adolescentes, solo miran una mancha que enturbia el horizonte de sus ambiciones: no saber bien a bien qué oculta una famosa cueva dentro de la cual vive, según les han contado, el Horror más absoluto. Pese a todas las advertencias, ambos personajes se encaminarán en pos de la cueva, dispuestos a encontrar lo que sea que colme su curiosidad y llene sus expectativas. El problema es que el Horror resulta ser algo mucho más profundo e inmanejable de lo que supusieron en un principio.

Sustentada en parte por la cosmogonía que le da identidad al país y no exenta de sabrosos ribetes contemporáneos, “El libro de los guardianes” se deja leer con agilidad. No en balde su autor se pasó más de veinticinco años revisando páginas ajenas que fueron robusteciendo su propio arsenal narrativo. La lista de grandes autores que su experiencia literaria contribuyó a engrandecer es casi tan larga como la lista de gentiles amigos que se reunieron para presentar el libro que su creador terminó unas pocas semanas antes de partir de forma absolutamente inesperada.

En algún lugar del cielo de los escritores Ramón Córdoba debe estar sonriendo: su novela se incorpora al mercado que su trabajo contribuyó a enriquecer y está llamada a ser tomada en cuenta por los lectores que, además de diversión, andan en busca de algo que les agite las reflexiones un rato.

Qué gran manera de ganarle sitio a la posteridad.

@elimonpartido

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.