El mundo es un rectángulo - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Tránsito Lento
Por Eduardo Limón
Eduardo Limón es periodista de cultura. Conduce en Ibero 90.9 fm el programa #Inspiria, todos l... Eduardo Limón es periodista de cultura. Conduce en Ibero 90.9 fm el programa #Inspiria, todos los miércoles. Colabora en TV UNAM dentro de la emisión Perímetro de México. Para Canal 22 ha conducido Triángulo de Letras. Es autor de Historias Verdes, conversaciones sobre la mariguana (2018. Ediciones B, Penguin Random House) y de El camello de las dos jorobas (Conaculta, 2014). En 2011 recibió el Premio Nacional de Locución. (Leer más)
El mundo es un rectángulo
No es solo la espera. Es el tiempo que aún gastaremos esperando: se trata del mundo encerrado al interior de nuestra pantalla.
Por Eduardo Limón
13 de noviembre, 2020
Comparte

Lo que ocurría en el mundo virtual, en el que la belleza existía para ser objeto de odio y vejación, era más sugestivo que lo que ocurría en el mundo real, donde la belleza no parecía tener ningún propósito“.

Jonathan Franzen, tomado de la novela “Pureza”.

 

Han transcurrido ya prácticamente ocho meses desde que el confinamiento inició en este país. Los memes que circularon al inicio de la pandemia -particularmente se hizo popular aquel aparecido a principios de abril, en el que Buzz Lightyear miraba al vaquero Woody, de Toy Story, diciéndole entusiasta que el encierro duraría “hasta mayo y más allá”- se han vuelto inopinadamente viejos y es real que, aunque el humor sigue fluyendo como la mejor defensa ante la realidad persistentemente adversa, no se mira para cuándo dejaremos de percibir una parte de nuestra actividad cotidiana circunscrita al espacio de nuestra pantalla.

Fue Bill Gates quien, en una exclusiva concedida a la revista estadunidense Wired, allá por agosto (justo cuando una buena parte de la población se hacía cada vez con mayor resignación a la idea de que, por decirlo en términos muy mexicanos, la cosa iba para largo), adelantó al mundo que el fin de la pandemia llegaría, sí, a todos los rincones del planeta, pero en fechas muy distintas. La situación de siempre: los países ricos se harán, más allá de compromisos y acuerdos, con la vacuna tan pronto como esta se encuentre disponible y los pobres habrán de esperar, con paciencia de pobres, que el remedio llegue a sus vidas cuando su economía lo determine. “El mundo rico seguro que debería poder terminar con la pandemia a finales de 2021, y el resto de los países a finales de 2022”. Sí. Según lo apuntó el creador del sistema operativo que usa la mayoría de los seres humanos en el planeta, debemos resignarnos a seguir teniendo reuniones por zoom hasta fines de la primavera…y más allá.

Mirado desde la superficie y a la luz de los hechos confirmados durante esta semana (Pfizer asegura que su vacuna en desarrollo presenta hasta el momento un “90% de efectividad”, Rusia no quiere quedarse atrás y afirma que la suya ostenta un 92% de eficacia y creciendo), nada debería ser tan problemático: cosa de tener paciencia, aguardar el feliz momento de la llegada de la vacuna a nuestro barrio y esperar la mañana en que habremos de arremangar el brazo elegido frente a la enfermera, pero como dice el pequeño maestro, filósofo oriental, que todos llevamos dentro: las cosas son simples, por eso son tan complicadas. No es solo la espera. Es el tiempo que aún gastaremos esperando: se trata del mundo encerrado al interior de nuestra pantalla, de los compañeros de trabajo a los que prácticamente no hemos visto en tercera dimensión desde el inicio de la primavera y se trata también de toda esa gente con la que, por las más diversas razones, hemos trabado algún tipo de relación ya sea laboral o amistosa a lo largo de este año sin haberla visto en su volumétrica presentación de carne y hueso jamás. Se trata de una pandemia, larga como todas las pandemias y se trata, finalmente, de la palabra que orbita nuestro subconsciente desde que todo esto empezó: incertidumbre.

El mundo no es más una esfera. Se ha vuelto un rectangulito.

@elimonpartido

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.