close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
close
Tránsito Lento
Por Eduardo Limón
Periodista especializado en cultura. Ha escrito para Nexos, Rolling Stone y La Revista de la Univ... Periodista especializado en cultura. Ha escrito para Nexos, Rolling Stone y La Revista de la Universidad de México, entre otros medios. Ha conducido el programa \\\"Triángulo de Letras\\\" para Canal 22. Actualmente colabora en Ibero Radio, RMX, Excélsior TV y El Heraldo TV. Recibió el Premio Nacional de Locución en 2011 y en 2014 su cuento \\\"El camello de las dos jorobas\\\" ganó el segundo lugar en el Premio Internacional de Libro Animado Interactivo en Español, convocado por Conaculta. Es autor de \\\"Historias Verdes. Conversaciones sobre la mariguana\\\" (2018. Ediciones B, Penguin Random House). (Leer más)
FIL Minería
Es lugar común decir que durante todos estos años la Feria de Minería ha crecido inmensamente y que eso se nota, pero lo es menos apuntar que dentro de la estructura que la sustenta, la Feria manifiesta haber llegado a un momento, digamos, "de adultez".
Por Eduardo Limón
22 de febrero, 2019
Comparte

La felicidad no se compra, pero puedes comprar libros y eso es básicamente lo mismo.

Anónimo

 

Cuarenta ediciones de la Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería y es justo recordar que “la Feria de Minería” (como se le suele decir, digamos, de cariño) es indiscutiblemente uno de los mayores —y mejores, y más apabullantes y entretenidos— eventos libreros de la Ciudad de México y que por sus pasillos y stands, de mil novecientos setenta y nueve a la fecha, han pasado poco más de cuatro millones de ciudadanos que, de alguna u otra forma han participado en algunas de las más de veinticinco mil actividades que esta ha organizado. Nada mal para un evento que inició su historia poderosamente ligado, tanto en lo tocante al aspecto editorial como al concepto que lo pobló durante sus primeros años de vida, a la vena estrictamente académica de la UNAM y que con los años y las décadas ha incorporado a su espíritu —que como bien sabemos los pumas, siempre hablará por la raza— lo mejor de los varios aspectos que también conforman el germen universitario, tales como la alta literatura, la cultura popular, las letras de vanguardia, la inclusión de las otras lenguas que también conforman el país y una cauda espléndida de actividades dirigidas al público infantil.

Es lugar común decir que durante todos estos años la Feria de Minería ha crecido inmensamente y que eso se nota, pero lo es menos apuntar que dentro de la estructura que la sustenta, la Feria manifiesta haber llegado a un momento, digamos, “de adultez” en la que la esencia de su propuesta basa su efectividad en poner todos los recursos al servicio del lector que, sea o no universitario, puede aspirar a encontrar por sus pasillos algo que le interese y que seguramente le enriquecerá la vida, lo cual implica haber trazado con eficiencia el eje cultural más entusiasmante y democrático al que un evento de esta clase puede y debe aspirar.

En su discurso para acompañar la ceremonia inaugural de la FIL Minería, Claudia Sheinbaum aportó una idea que, más allá de que seguramente será criticada por quienes de un tiempo acá se han vuelto especialistas en criticarlo todo, resulta relevante en su entraña básica: todo proyecto de ciudad es, a fin de cuentas, un proyecto cultural. En la medida en que dicho proyecto se articule tomando en cuenta la rica diversidad ciudadana que impulsa la urbe, todos saldremos ganando. Estamos viviendo los tiempos en los que se dejó de hablar de cultura engolando la voz y se comprende mejor la actividad del pensamiento y la producción de las ideas como parte indisoluble de nuestra cotidianidad.

Ayer por la tarde salía de la Feria luego de transmitir junto con Laura García la ceremonia inaugural en Minería, tanto para el Canal 22 como para TV UNAM. Un grupo de jóvenes aguardaba fuera del recinto a que diera la hora en la que les darían formalmente la oportunidad de entrar. Un grandote, quien por cierto cargaba una minúscula back pack que lo hacía ver aún más enorme, convencía a la sonriente bajita que lo acompañaba: “oh chingá, aguántate tantito el sol, adentro los libros te dan sombra“.

La frase me abrillantó más el día. De eso se trata, me dije. De eso se trata.

 

@elimonpartido

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Comparte