FOMO - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Tránsito Lento
Por Eduardo Limón
Eduardo Limón es periodista de cultura. Conduce en Ibero 90.9 fm el programa #Inspiria, todos l... Eduardo Limón es periodista de cultura. Conduce en Ibero 90.9 fm el programa #Inspiria, todos los miércoles. Colabora en TV UNAM dentro de la emisión Perímetro de México. Para Canal 22 ha conducido Triángulo de Letras. Es autor de Historias Verdes, conversaciones sobre la mariguana (2018. Ediciones B, Penguin Random House) y de El camello de las dos jorobas (Conaculta, 2014). En 2011 recibió el Premio Nacional de Locución. (Leer más)
FOMO
Existe ya un nombre para describir el miedo que sienten algunos a perderse de algo importante que se haya sabido a través de las redes sociales: FOMO. Fear of Missing Out. Miedo a perderse. A perderse de algo que haya sucedido. Que haya sucedido en las redes sociales, por supuesto.
Por Eduardo Limón
4 de enero, 2019
Comparte

¿Qué estás pensando?

Facebook

 

Hace años, entrar al Año Nuevo implicaba llevar a cabo una serie de pequeños rituales que tan solo tenían que ver con el uso de tecnología tradicional, esa que hoy luce tan primitiva: uno se compraba un almanaque, cambiaba de agenda, felicitaba a los amigos y conocidos hasta que los veía o les llamaba por teléfono (o les enviaba una postal, ¿alguien se acuerda de las postales?) y, en general, asumía con aguerrida actitud los retos que implicaban los doce meses por iniciar tan sólo sacándole punta al lápiz o cambiando el repuesto de la pluma. Hoy, las redes inundan todo. Quieren saber todo sobre nosotros o lo saben ya. O están por saberlo. La comunicación instantánea se ha convertido en el elemento omnipresente durante cada segundo de nuestras vidas y es fácil añorar los tiempos en que las cosas transcurrían con analógica calma y no disponíamos de un aparato que demanda nuestra respuesta a decenas y decenas de felicitaciones que, animadas o no, musicalizadas o no, llenas de humor y “filosofía” (o no) se quedan siempre ahí, pacientes, en espera de que las atendamos.

Las redes tienen lo suyo, quién podría negarlo. Pero suena a amenaza orwelliana vivir solo para mirar lo que está sucediendo ahí, en espera de que no se nos vaya a pasar nada importante, con lo difuso que se ha vuelto el significado de la palabra “importante” en estos tiempos en los que no sabemos si estamos actualizados en la polémica o solo nos encontramos formados en la bulla que engrosa y engrosa la fila de los likes. Existe ya un nombre -de extrañísimo tono clínico- para describir el miedo que sienten algunos a perderse de algo importante que se haya sabido a través de las redes sociales: FOMO. Fear of Missing Out. Miedo a perderse. A perderse de algo que haya sucedido. Que haya sucedido en las redes sociales, por supuesto.

En un artículo publicado por la edición nacional de la revista Forbes, dedicado a analizar pronósticos sobre el mundo digital para 2019, se menciona al FOMO como uno de los principales motivos por los que los millenials no abandonan del todo sitios como Facebook, pese a la amenaza de encontrarse ahí con sus mamás y sus profesores: tienen temor a perderse de algo importante. El mismo caso (o síndrome) aplica para Twitter y por supuesto para Instagram, la red con mayores perspectivas de crecimiento para los siguientes dos años. Miedo a perderse de algo, en términos de red social significa, entre otras cosas, estar un poco hasta el copete de quienes postean incesantemente cosas relacionadas exclusivamente con ellos mismos, pero seguir revisando compulsivamente su muro o timeline en espera permanente de no perderse lo que suceda con la vida (virtual) del seleccionado. Miedo a perderse de algo significa también enterarnos por la red de algún evento al que no fuimos invitados.

Si las redes están llamadas a no desaparecer -pese a que el mismo artículo de Forbes señala que en los próximos años todas caerán en una aguda crisis de credibilidad- debería ser importante aprender a dominar nuestro miedo a perdernos de cualquier cosa que pase en ellas. Alguien debería enseñarnos a dominar nuestras compulsiones. Y no parece buena idea buscarlo a través de una red social.

 

@elimonpartido

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.