close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Tránsito Lento
Por Eduardo Limón
Periodista especializado en cultura. Ha escrito para Nexos, Rolling Stone y La Revista de la Univ... Periodista especializado en cultura. Ha escrito para Nexos, Rolling Stone y La Revista de la Universidad de México, entre otros medios. Ha conducido el programa \\\"Triángulo de Letras\\\" para Canal 22. Actualmente colabora en Ibero Radio, RMX, Excélsior TV y El Heraldo TV. Recibió el Premio Nacional de Locución en 2011 y en 2014 su cuento \\\"El camello de las dos jorobas\\\" ganó el segundo lugar en el Premio Internacional de Libro Animado Interactivo en Español, convocado por Conaculta. Es autor de \\\"Historias Verdes. Conversaciones sobre la mariguana\\\" (2018. Ediciones B, Penguin Random House). (Leer más)
Julián Herbert: imaginar cosas
Ahora imagino cosas reúne pues, ocho relatos ubicados a medias trazas entre la crónica y el ensayo periodístico, a los que su autor se enfrentó variando de manera radical su tradicional método de escritura.
Por Eduardo Limón
8 de noviembre, 2019
Comparte

De niño quería ser científico o doctor. Un hombre de bata blanca. Más pronto que tarde descubrí mi falta de aptitudes: me tomó años aceptar la redondez de la Tierra.

Canción de tumba, Julián Herbert.

 

Un vórtice en la vida de Julián Herbert quedó, de alguna u otra manera, volcado en su libro más reciente Ahora imagino cosas: “Para mí este es un libro que marca un cambio en muchos sentidos. De algún modo yo me había subido ya a un tren, no solo al tren del alcohol, sino al tren de El Escritor. Había perdido de vista que esto, la escritura, es un oficio y también una forma de ganarse la vida. Pareciera que uno debe ser siempre una entidad pura, hecha solo de estética y belleza pero que no hace cosas comunes como pagar la colegiatura de su hijo. Este libro me reconecta con una visión muy pragmática del mundo que de alguna manera le quitó algo de romanticismo al hecho de escribir. En una reseña que hicieron de mi libro anterior (se refiere a la colección de cuentos “Tráiganme la cabeza de Quentin Tarantino”), alguien escribió que aquel libro había sido escrito de manera muy apresurada…en realidad se trata de un libro que me tomó muchos años escribir, pero la crítica me hizo pensar que, aún si fuera cierta ¿qué de malo tendría eso? y después ¿qué tal si efectivamente hacía un libro así? Lo hablé con mi editor diciéndole que quería hacer un libro de crónicas que funcionara con ese ritmo: una entrega mensual en fechas inamovibles en las que tenía que enviar material. Recordaba la idea de Juan (Villoro) en el sentido de que el periodismo no es otra cosa más que literatura bajo presión. El ejercicio me divirtió ya que me gusta planear y releerme a un nivel enfermizo que aquí era imposible, así que implicó un reto. Una vez entregada la versión de cualquiera de mis crónicas no tenía caso que le metiera más mano porque ya estaba entregada. Como ejercicio –que no sé si volvería a hacer- me hace sentir satisfecho”.

Ahora imagino cosas reúne pues, ocho relatos ubicados a medias trazas entre la crónica y el ensayo periodístico, a los que su autor se enfrentó variando de manera radical su tradicional método de escritura. También es un libro circunscrito al momento de la vida de Julián Herbert en el que al escritor le sucedieron algunas cosas, entre ellas el haber perdido cincuenta kilos de peso y abandonar la bebida. “Es un tema que está en el libro: llegué a pesar 140 kilos. Hoy peso más o menos 94. Para mí beber llegó a ser la actividad cotidiana más importante. Mi vida en un punto giraba alrededor del trago. Estructuraba mi día en función de cómo iba a beber. Llegué al punto en que eso hizo crisis, como suele suceder cuando se bebe de manera tan tremenda. Es hasta la tercera crónica de este libro que se va abandonando, digamos, ese rush. Luego vino una pausa de tres meses en los que, bueno, no escribí nada y el resto del libro está escrito entre agosto del año pasado y julio de este año. Para mí este trabajo representó un proceso de ajustes físicos. Mi concepción de la literatura es muy orgánica, creo que hay un lugar físico desde el que uno escribe y hay también una relación con el mundo material y el proceso de la escritura que me interesa mucho más”.

Relatos en los que la figura del autor gravita a distintas potencias, Ahora imagino cosas presenta a un Julián Herbert que sigue siendo el mismo pese haber cambiado tanto: un creador de altos vuelos que, quizá como parte de la iniciación que debe representar el haber bajado del tren de El Escritor, permitió una sesuda revisión a su mochila por parte del policía que nos recibió en la librería en la que acordamos vernos para conversar, lo cual me permitió mirar fugazmente el lomo de La Folie Baudelaire de Roberto Calasso entre sus pertenencias y salir más tarde de nuestra plática pensando en que alguien que se introduce en la vida del creador de “Las flores del mal” desde la perspectiva de un erudito como el maestro italiano debe, casi podría asegurarlo, poner mucho más en juego que el rol magnificente y abstracto de El Escritor cuando se decide a llenar con su interpretación del mundo cada hoja en blanco.

(Julián Herbert: Ahora imagino cosas. 2019, Literatura Random House).

@elimonpartido

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.