close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Tránsito Lento
Por Eduardo Limón
Periodista especializado en cultura. Ha escrito para Nexos, Rolling Stone y La Revista de la Univ... Periodista especializado en cultura. Ha escrito para Nexos, Rolling Stone y La Revista de la Universidad de México, entre otros medios. Ha conducido el programa \\\"Triángulo de Letras\\\" para Canal 22. Actualmente colabora en Ibero Radio, RMX, Excélsior TV y El Heraldo TV. Recibió el Premio Nacional de Locución en 2011 y en 2014 su cuento \\\"El camello de las dos jorobas\\\" ganó el segundo lugar en el Premio Internacional de Libro Animado Interactivo en Español, convocado por Conaculta. Es autor de \\\"Historias Verdes. Conversaciones sobre la mariguana\\\" (2018. Ediciones B, Penguin Random House). (Leer más)
La grieta de Greta
Perfecta, casi como si fuera la protagonista de una película de Hollywood que necesariamente tendrá un final feliz, allí va Greta Thunberg defendiendo a la Tierra de los malvados.
Por Eduardo Limón
27 de septiembre, 2019
Comparte

No quiero que me escuchen a mí, sino a los científicos.

Greta Thunberg

 

Es perfecta. Casi como la protagonista de una película de Hollywood que forzosamente tiene un final feliz. La joven activista sueca Greta Thunberg saltó esta semana a la primerísima plana de todos los medios y redes mundiales gracias a su célebre discurso en contra del cambio climático y gracias también a la imagen fake en la que se le ve haciendo gestos de desagrado mientras mira a Donald Trump, quien pasa a su lado diciendo sandeces, para variar. Trump malo, malísimo y Greta… oh Dios, Greta tan buena, tan inteligente, carismática, brillante…

En el año 2000, un muy poco difundido panel de malencarados científicos estadunidenses —que además de ser poco carismáticos eran también la mar de aburridos, pues solo hablaban de ciencia concreta sin aspavientos mediáticos— determinó que para frenar la hecatombe ecológica que pondrá fin a este período de la civilización humana, hubiera sido necesario dejar de emplear combustible fósil por completo en el año 1986. Como nadie se bajó de su coche y no hubo un solo ser humano que dejara de emplear derivados del petróleo para llevar a cabo su vida cotidiana, el panel de expertos determinó que la discusión futura no debía ser si existirían consecuencias derivadas del cambio climático, sino cuándo estas comenzarían a manifestarse. La conclusión fue que entre 2030 y 2050 el planeta comenzará, poco a poco, a cambiar.

Para el año 2100 —aunque eso ahora parezca ficción— la Tierra habrá cambiado por completo: naciones enteras se habrán hundido bajo las aguas océanicas y un número no determinado de países se habrán desecado por completo, dando lugar a extensas migraciones masivas que solo en algunos casos alcanzarán un buen fin. Los científicos en los que Greta Thunberg no está pensando al momento en que nos pide escuchar a la ciencia, determinaron hace tiempo que las consecuencias del cambio climático de este planeta serán más, mucho más graves de lo que hoy imaginamos y que ya es tarde para seguir simulando que se propone una solución viable. Según el informe United in Science dado a conocer este año, los grados centígrados con los que la temperatura global ya está subiendo en la Tierra indican que las consecuencias de los gases que diariamente emitimos pueden comenzar a manifestar consecuencias mucho antes de lo que los científicos del ahora lejano año 2000 imaginaron. Las cosas se están acelerando, pero es lindo mirar como una jovencita encarna los ideales de una civilización y así, con su rostro lavado y su (innegable) inteligencia se enfrenta a los malos que quieren destruir el planeta.

Según la investigación que el diario británico The Times dio a conocer esta misma semana para contrastar un poco la película Disney en que parece haberse convertido la lucha bienintencionada de la jovencita vegana, detrás de la sonrisa de Thunberg se halla un lobby de empresas suecas ligadas al sector energético que buscan defender sus intereses financiando las apariciones en público de un personaje idóneo para esta era de mensajes cortos que puedan ser difundidos masivamente en redes.

“Estas compañías se están preparando para la mayor bonanza de contratos gubernamentales de la historia: la ecologización de las economías occidentales. Greta, lo sepa ella y sus padres o no, es la cara de su estrategia política”, apunta el periódico, en frase tomada del artículo aparecido en la BBC que sirve para redactar esta colaboración que ahora usted lee mientras alrededor suyo flotan, como desde hace décadas, micropartículas provenientes todas de la polución.

Perfecta, casi como si fuera la protagonista de una película de Hollywood que necesariamente tendrá un final feliz, allí va Greta Thunberg defendiendo a la Tierra de los malvados. Los pandrosos científicos que hace años concluyeron que todo va a cambiar de manera radical, viajan por la historia muy, muy atrás de ella, lejos de las cámaras, las apariciones en los noticieros estelares y lejos también de los mensajes virales de Twitter, reproducidos en aparatos nunca ecológicos, pero siempre espectaculares.

@elimonpartido

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.