Libres de cártel - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Tránsito Lento
Por Eduardo Limón
Eduardo Limón es periodista de cultura. Conduce en Ibero 90.9 fm el programa #Inspiria, todos l... Eduardo Limón es periodista de cultura. Conduce en Ibero 90.9 fm el programa #Inspiria, todos los miércoles. Colabora en TV UNAM dentro de la emisión Perímetro de México. Para Canal 22 ha conducido Triángulo de Letras. Es autor de Historias Verdes, conversaciones sobre la mariguana (2018. Ediciones B, Penguin Random House) y de El camello de las dos jorobas (Conaculta, 2014). En 2011 recibió el Premio Nacional de Locución. (Leer más)
Libres de cártel
Ese tubo que me ha mostrado mi amiga trae dentro un mundo que no encaja del todo con la realidad ilegal que la mariguana aún vive en este país. Sin embargo, existe.
Por Eduardo Limón
31 de julio, 2020
Comparte

Dejen de prohibir tanto, porque ya no alcanzo a desobedecer todo.

Anónimo

 

Somos un país muy extraño. Una amiga me muestra un tubito, es muy delgado este tubito que mi amiga me muestra, me recuerda los pequeños tubos de ensayo que acompañaban el juego de química Mi Alegría en los años setenta del siglo XX. Trae algo dentro el tubito de referencia: son hojas que, a ojo de buen cubero, deben conformar un peso total que quizá equivalga a unos ocho o diez gramos. Ocho o diez gramos de hojitas de mariguana que, si nos ponemos en plan muy fijón, muy conocedor, se ven inusualmente limpias -para vivir en un país en el que uno, en tanto consumidor, se encuentra más que acostumbrado a que esas hojas, ilegales en todas sus formas y procesos de distribución, vengan siempre aplanadas y sucias- y además huelen muy bien -para vivir en un país en el que uno, en tanto consumidor, igualmente se encuentra más que acostumbrado a que la mota ilegal que se consigue, muchas veces huela sospechosamente a algo que bien podría ser un insecticida barato o un fertilizante acelerador de no muy buen trato con el medio ambiente-.

En suma: ese pequeño tubo de vidrio que sirve, sellado con una diminuta tapa de corcho, para portar unos ocho o diez gramos de mota que genuinamente sí parece ser “de la buena”, ostenta además un detalle inusual: porta una etiqueta, característica completamente extraña en un país en el que normalmente esas hojas llegan a la vida de uno envueltas en periódico o páginas de revistas viejas. Si atendemos con toda precisión lectora a la etiqueta que porta el para estas alturas ya famoso tubito, nos encontramos con una serie de frases que en este país sin regulación, desconciertan: “Ingredientes: plantas de semillas individuales de Guerrero/Sin pesticidas/Alimento oxigenado/Poda manual/Floración con focos de 1000 watts/Solo flor/Curadas por 3 días/Libres de cártel y crimen organizado/100% Hecho en México”. Ese tubo que me ha mostrado mi amiga trae dentro un mundo que no encaja del todo con la realidad ilegal que la mariguana aún vive en este país. Pero sin embargo, existe. Mientras la regulación del cannabis sigue pendiente en el Congreso mexicano, decenas (¿o quizá serán cientos?, ¿posiblemente miles?) de colectivos se han organizado y distribuyen sus productos -genuinamente “de alta calidad”- entre grupos seleccionados de clientes que, elegidos con cuidado y sobretodo con discreción, reciben desde hace mucho tiempo la cantidad de mota que quieren pagar, directamente en las puertas de su hogar, sin correr el riesgo de enfrentarse con la delincuencia organizada, en primerísimo lugar, y con la confianza de que lo que van a fumarse (o a comerse, o a chupar e incluso a derretir) posee estándares de calidad difíciles de conseguir en un país que aún considera el cannabis una sustancia ilegal.

Asegurar que el producto que uno recibe se encuentra “libre de cártel y crimen organizado” -más allá de que esto, dolorosamente, sea verdad o mentira- constituye la mejor estrategia comercial para asegurar la venta. Mientras la carreta agarra vuelo sobre el camino, los caballos aún discuten si será conveniente encabezar su marcha o no. Somos un país muy extraño.

@elimonpartido

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.