close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Tránsito Lento
Por Eduardo Limón
Periodista especializado en cultura. Ha escrito para Nexos, Rolling Stone y La Revista de la Univ... Periodista especializado en cultura. Ha escrito para Nexos, Rolling Stone y La Revista de la Universidad de México, entre otros medios. Ha conducido el programa \\\"Triángulo de Letras\\\" para Canal 22. Actualmente colabora en Ibero Radio, RMX, Excélsior TV y El Heraldo TV. Recibió el Premio Nacional de Locución en 2011 y en 2014 su cuento \\\"El camello de las dos jorobas\\\" ganó el segundo lugar en el Premio Internacional de Libro Animado Interactivo en Español, convocado por Conaculta. Es autor de \\\"Historias Verdes. Conversaciones sobre la mariguana\\\" (2018. Ediciones B, Penguin Random House). (Leer más)
Los Nobel
Como ya se ha vuelto tradición para quienes integramos la gruesa franja de los lectores no eruditos, la ocasión del Nobel de Literatura otorga la condición perfecta para conocer a un nuevo autor.
Por Eduardo Limón
11 de octubre, 2019
Comparte

Lo más molesto es la quietud: espesa, visible; el frío crepúsculo y la luz mortecina de las lámparas de vapor de sodio que se sumerge en la penumbra apenas a un metro de su fuente”.

De “Los errantes” (Olga Tokarczuk, edit. Anagrama).

 

Una vez extinguido -con gran habilidad- el incendio de escándalo que amenazó con convertir en cenizas el prestigio del Premio Nobel de Literatura, la Academia Sueca se ha emparejado con la historia al otorgar el reconocimiento correspondiente a 2018 y, al mismo tiempo, el respectivo a 2019.

Como ya se ha vuelto tradición para quienes integramos la gruesa (gruesísima) franja de los lectores no eruditos, la ocasión del Nobel de Literatura otorga la condición perfecta para conocer a un nuevo autor. Desde inicios del siglo, cuando gracias al Nobel una buena parte de quienes no teníamos idea de que existía su obra pudimos conocer algo de Imre Kertész, Orhan Pamuk, Herta Müller y Svetlana Aleksiévich, por mencionar solo algunos, hay que agradecer a la Academia el que la concesión del premio nos revele casi cada año la existencia de alguien que, para muchos, será recibido como nuevo autor. Por supuesto, siempre saldrá quien diga que dormía abrazado a los libros de los escritores más cifrados del planeta, y que la noticia de la distinción a Aleksiévich o Kertész era algo que esperaba desde hacía décadas, pero eso es algo que pasará siempre. El Dios de los Lectores, que todo lo ve, sabe que ese cultazo miente y que a su muerte se hará merecedor de un infierno en el que tendrá que leer para siempre todos los libros de sus ídolos hasta aprenderlos de memoria y poder recitarlos al revés.

Peter Handke no es un autor desconocido en México. El miedo del portero ante el penalty es una novela policíaca que aquí tuvo éxito y, aún y cuando la película que adapta la historia, dirigida por Wim Wenders (amigo muy cercano del escritor) nunca fue estrenada en el país, el libro en el que se basa puede conseguirse sin tener que visitar las librerías de viejo en un acto desesperado de búsqueda. La mujer zurda, el Ensayo sobre el cansancio (ligeramente emparentado con el Elogio de la pereza, de Miguel de Unamuno) y la poderosamente autobiográfica La tarde de un escritor son también trabajos del autor que ya han sido traducidos y a los que les espera un repunte de ventas en las próximas semanas.

Más interesante de desentrañar resulta la obra de Olga Tokarczuk, autora, ella sí, prácticamente desconocida en nuestro país, en donde solo circula en español Sobre los huesos de los muertos y ya se espera -estará a la venta a partir del 23 de octubre- la aparición de Los errantes, volumen que recibirá la atención hasta de Peter Handke, quien en entrevista para el diario El País aceptó no haber leído (aún) nada de su colega galardonada.

En suma, volvió el Nobel de Literatura, aliviada la crisis que hoy parece tormenta concluida y el mundo de la cultura parece encarrilarse y disponerse a apreciar con deleite la obra de dos artistas genuinos. Mientras tanto, en algún lugar de Japón (o quizá de Estados Unidos, la verdad es que nunca se sabe) el autor de novelas en las que pájaros dan cuerda al mundo y hombres limitados suelen conversar fluidamente con gatos se prepara nuevamente para salir a correr un rato poniendo cara ante quienes lo reconozcan de que no ha pasado nada.

Y bien: el hecho es que para él, efectivamente, una vez más no ha pasado nada.

@elimonpartido

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.