close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Tránsito Lento
Por Eduardo Limón
Periodista especializado en cultura. Ha escrito para Nexos, Rolling Stone y La Revista de la Univ... Periodista especializado en cultura. Ha escrito para Nexos, Rolling Stone y La Revista de la Universidad de México, entre otros medios. Ha conducido el programa \\\"Triángulo de Letras\\\" para Canal 22. Actualmente colabora en Ibero Radio, RMX, Excélsior TV y El Heraldo TV. Recibió el Premio Nacional de Locución en 2011 y en 2014 su cuento \\\"El camello de las dos jorobas\\\" ganó el segundo lugar en el Premio Internacional de Libro Animado Interactivo en Español, convocado por Conaculta. Es autor de \\\"Historias Verdes. Conversaciones sobre la mariguana\\\" (2018. Ediciones B, Penguin Random House). (Leer más)
Memoria
Más allá de todo lo terrible que sucedió, es bueno siempre recordar que el alma de los seres apreciados se va protegida por las buenas obras que produjo mientras paseó por la vida.
Por Eduardo Limón
31 de mayo, 2019
Comparte

Concitar el recuerdo de alguien tan propiamente memorable como el extrañado Armando Vega-gil entraña un viaje particularísimo.

Dos meses después de la inesperada partida de quien en vida fue autor de más de treinta libros e integrante de una de las bandas más queridas del rock nacional, Paola Tinoco, Beatriz Rivas y su seguro servidor decidimos que era buen momento para homenajear la figura de nuestro amigo, armando -término nunca empleado de mejor manera- un evento en el que tuviéramos oportunidad de repasar algunos de sus libros y recordar algunas de sus composiciones. Celebrar el paso por la vida de Armando Vega-gil, muerto en medio de una de las coyunturas sociales más polémicas de este año que él ya no quiso terminar.

La cita fue en Querétaro, lugar en el que, el año pasado, iniciamos nuestra gira con el Trío  Verde Lagarto. Allá llevamos los libros de Armando que pudimos conseguir y nuestra mejor intención conmemorativa: se trataba -se trató- de enfrentar el trágico punto final que Armando decidió poner a su existencia creando un collage formado con los mejores trazos de la obra que, en medio de su vocación por la clavadez cotidiana, nuestro amigo logró construir.

Escribo este texto mientras un camión de terminal ensaya el camino de regreso a la Ciudad que Armando eligió para brincar a la historia y mi mente acusa toda clase de recuerdos: el evento para homenajear su memoria se convirtió en la plataforma ideal para recordar algunas de sus canciones y lo mejor de sus textos, desde aquel viejo libro que dedicó a analizar el tradicional pan dulce mexicano -uno de los primeros trabajos que difundió- hasta la historia de vampiros que representó uno de sus últimos libros publicados, pasando por el genuinamente histórico diario íntimo de un guacarróquer y por la poesía que concibió para imprimir contraste a su obra, caracterizada por un primer período dedicado a la elaboración de una narrativa mayormente humorística y escatológica y posteriormente incisiva e imaginativa que, eso sí, conservó en todo momento un desparpajo característico.

Dos meses no bastan para normalizar la ausencia de un compañero querido, pero he aquí que el aplauso que al final del evento dedicamos a la memoria de nuestro guacarroquero faltante demostró algo que, no por bien sabido deba soslayarse: más allá de todo lo terrible que sucedió, es bueno siempre recordar que el alma de los seres apreciados se va protegida por las buenas obras que produjo mientras paseó por la vida. Ha sido el caso de muchos seres memorables y es también, ahora e indiscutiblemente, el caso de una de las figuras más importantes y queridas de la escena cultural y popular contemporánea: Armando Vega-gil, el personaje que jamás imaginó que lo homenajearíamos en el mismo lugar en el que, hace poco más de un año, arrancaba lo que a la postre se convertiría en el último trabajo escénico en el que participó.

Anoche lo recordamos con aplausos. Nos queda aún, suponemos, buen tiempo para seguir recordándolo mientras leemos sus libros y recordamos su música destinada a la posteridad a la que su creador, terriblemente, ingresó con mucho tiempo de anticipación.

@elimonpartido

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.