Orín en las escaleras - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Tránsito Lento
Por Eduardo Limón
Eduardo Limón es periodista de cultura. Conduce en Ibero 90.9 fm el programa #Inspiria, todos l... Eduardo Limón es periodista de cultura. Conduce en Ibero 90.9 fm el programa #Inspiria, todos los miércoles. Colabora en TV UNAM dentro de la emisión Perímetro de México. Para Canal 22 ha conducido Triángulo de Letras. Es autor de Historias Verdes, conversaciones sobre la mariguana (2018. Ediciones B, Penguin Random House) y de El camello de las dos jorobas (Conaculta, 2014). En 2011 recibió el Premio Nacional de Locución. (Leer más)
Orín en las escaleras
¿Por qué hay gente a la que se le ocurre que, de entre todos los rincones oscurillos y recovecos polvosones que el metro tiene, las escaleras eléctricas son el lugar más práctico para orinar?
Por Eduardo Limón
17 de enero, 2020
Comparte

El chiste no es mear mucho sino hacer espuma.

Anónimo

 

A fin de llegar temprano a uno de los proyectos en que trabajo, prácticamente a diario debo tomar el metro para viajar solo una estación. Podría caminar, pero el hecho es que me gusta abordar el metro, sentir que el día inicia cinematográficamente mientras uno se encuentra empotrado dentro de la más urbana escenografía, el más citadino de los sets. El metro.

Como uno más de sus usuarios, me sorprendió enterarme hace unos cuantos días, vía las declaraciones de Fermín Ramírez, subgerente de instalaciones mecánicas del Sistema de Transporte Colectivo, que un inquietante porcentaje de lo que provoca que muchas de las escaleras eléctricas del metro se encuentren dañadas, además de objetos entremetidos en sus engranajes, vandalismo y el peso inmenso que soportan diariamente desde hace décadas, sea el daño que le provoca a su mecanismo la orina. Así: orina. Esta semana nos enteramos que las escaleras eléctricas del sistema de transporte más importante de la capital del país se encuentran pringosas de orines. Vil pipí de ciudadanos, a quienes se les hace fácil relajar el cuerpo entre los peldaños de fierro de las escaleras eléctricas del metro.

La primera pregunta que le viene a uno a la mente, luego de recuperarse a medias del estupor es ¿cómo le hacen? ¿En qué posición y a qué hora hay que colocarse en las escaleras eléctricas del metro para permitir que la vejiga se desinfle? Más aún ¿por qué hay gente a la que se le ocurre que, de entre todos los rincones oscurillos y recovecos polvosones que el metro tiene, las escaleras eléctricas son el lugar más práctico para orinar?

La orina es un asunto importante y también es, ciertamente, un asunto corrosivo. En la Roma de la antigüedad, según investigación llevada a cabo por la BBC, las togas de lana eran lavadas con orina fermentada. La urea, uno de los componentes mayoritarios de la orina, se transforma molecularmente en amoníaco cuando ha transcurrido el tiempo suficiente y, muchos siglos antes de la invención del detergente, era la clave para conseguir que la suciedad se retirara del tejido. Otro asunto era el control del olor, que los romanos del siglo XXVI a.C resolvieron empleando grandes cantidades de agua y de un mineral absorbente llamado tierra de batán. En la Edad Media la orina era empleada, ni más ni menos, que para enjuagar los dientes y en la India, hasta la fecha, se considera que beberla rejuvenece el organismo. En México, la orina se usa para darle en la madre a las escaleras eléctricas del metro.

“Aunque parezca difícil de creer, gran parte de nuestros equipos sufren daños debido a que algunas personas los utilizan como sanitarios, y no son pocos. Cuando destapamos las escaleras para dar mantenimiento siempre tienen orina, y la orina por sus componentes va degradando, va corroyendo las cadenas, los engranes, los carriles; los deteriora a una velocidad muy grande”, declaró Fermín Ramírez antes de anunciar que entre este año y el que viene se prevé renovar cincuenta y cinco de las casi doscientas escaleras eléctricas más dañadas del Sistema de Transporte Colectivo.

En tanto, los usuarios ya tenemos un tema más para perturbarnos la mañana, mientras subimos usando las escaleras eléctricas para salir huyendo de la estación.

@elimonpartido

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.