Rulfo para todos - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Tránsito Lento
Por Eduardo Limón
Eduardo Limón es periodista de cultura. Conduce en Ibero 90.9 fm el programa #Inspiria, todos l... Eduardo Limón es periodista de cultura. Conduce en Ibero 90.9 fm el programa #Inspiria, todos los miércoles. Colabora en TV UNAM dentro de la emisión Perímetro de México. Para Canal 22 ha conducido Triángulo de Letras. Es autor de Historias Verdes, conversaciones sobre la mariguana (2018. Ediciones B, Penguin Random House) y de El camello de las dos jorobas (Conaculta, 2014). En 2011 recibió el Premio Nacional de Locución. (Leer más)
Rulfo para todos
En los años que llevo haciendo periodismo cultural nunca me había tocado escuchar nada acerca de una Fundación que para divulgar la obra del autor al que se debe, decide prohibir o fustigar toda muestra de admiración que se le profese.
Por Eduardo Limón
21 de abril, 2017
Comparte

Era ese tiempo de la canícula, cuando el aire de agosto sopla caliente, envenenado por el olor podrido de las saponarias (…)

—¿Cómo dice usted que se llama el pueblo que se ve allá abajo?

—Comala, señor.

Pedro Páramo, de Juan Rulfo.

 

Da gusto saber que Pablo y Juan Carlos, hijos de Juan Rulfo, participarán en la mesa dedicada dentro de la Fiesta del Libro y la Rosa -que celebra la UNAM este fin de semana- a analizar (y aplaudir, naturalmente) la obra de su padre que es, como todo el país sabe, una de las mayores y más presumibles riquezas artísticas de nuestra casa común.

Da gusto por varias razones: la primera, porque siempre se espera con interés la opinión y reflexiones que desde la fila más cercana al escenario pueda emitir cualquier familiar cercano a un autor admirado e imprescindible; la segunda, porque este es el año en que mayo se vestirá de festejos para conmemorar el centenario del natalicio de uno de los autores favoritos, entre otros, de Jorge Luis Borges; y la tercera, porque en la intención de los herederos sanguíneos se vislumbra (a saber si mi elucubración sea atinada) una cierta toma de partido, supongo favorable, hacia el público lector justo ahora que con tan malos modos y desconcertantes palabras una vez más la Fundación Rulfo (presidida por el arquitecto Victor Jiménez) diera nuevamente claras muestras de querer apropiarse del autor de El Llano en llamas de manera exclusiva bajo unos criterios que resultan, por decir lo menos, extraños.

Extraños porque hasta donde mi lectura ha alcanzado a discernir, nada hay en “Había mucha neblina o humo o no sé qué“, de Cristina Rivera Garza, que pueda implicar sentido difamatorio alguno hacia la obra del maestro Rulfo. Extraños porque decir que un libro que -como todo lo que conforma la respetable obra de la autora- ha sido preparado con el rigor y seriedad que se le conoce, atenta contra la Santísima Reliquia Santificada del Rulfo de a de veras, (cuya inextricable sustancia interior por lo visto sólo conoce el señor Jiménez), sin aportar mayores elementos que permitan sustentar dicha afirmación, suena más a franca mamonería que a defensa honesta del patrimonio literario que se dice proteger.

Extraños porque en los años que llevo haciendo periodismo cultural nunca me había tocado escuchar nada acerca de una Fundación que para divulgar la obra del autor al que se debe, decide prohibir o fustigar toda muestra de admiración que se le profese. No en balde la coordinación de Difusión Cultural UNAM ha tenido que aclarar ya, a través de un comunicado impecable, que la celebración a Rulfo dentro de la Fiesta del Libro y la Rosa 2017 “en ningún momento infringe ni invade los derechos de las marcas Juan Rulfo y Rulfo, registradas en 14 variantes por la Fundación Juan Rulfo ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial” puesto que, para evitar que Víctor Jiménez se encrespe, “su programación está orientada a la difusión de la cultura a través de actividades sin fines de lucro”.

Tienen razón todos quienes han declarado que este es momento de leer más a Rulfo, y no menos. Pero sobre todo tiene razón Emiliano Monge al escribir en un tuit que hizo sonreír a muchos a través de las redes, que “la supremacía Rulfo es muy fácil de constatar: su obra ha sobrevivido a la Fundación Rulfo”.

Y sí. Suscribo enteramente.

 

@elimonpartido

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.