Tres retratos de Cuevas - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Tránsito Lento
Por Eduardo Limón
Eduardo Limón es periodista de cultura. Conduce en Ibero 90.9 fm el programa #Inspiria, todos l... Eduardo Limón es periodista de cultura. Conduce en Ibero 90.9 fm el programa #Inspiria, todos los miércoles. Colabora en TV UNAM dentro de la emisión Perímetro de México. Para Canal 22 ha conducido Triángulo de Letras. Es autor de Historias Verdes, conversaciones sobre la mariguana (2018. Ediciones B, Penguin Random House) y de El camello de las dos jorobas (Conaculta, 2014). En 2011 recibió el Premio Nacional de Locución. (Leer más)
Tres retratos de Cuevas
Le pregunto a Ximena, su hija, qué queda por hacer. "Acomodar el corazón. Llevo a mi papá conmigo adonde quiera que vaya y eso es lo único que importa".
Por Eduardo Limón
7 de julio, 2017
Comparte

A mí me va quedar para siempre el misterio de José Luis los últimos años, como fue el misterio de Nellie Campobello y algunas tragedias mexicanas. Yo lo vivía realmente como el artista, el amigo secuestrado“.

Homero Aridjis

 

Retrato I

Ximena Cuevas trató por enésima vez de ver a su padre hace un par de semanas. Desde la calle fuera de casa del artista le gritó que lo amaba. No lo hizo sólo una vez. Jamás sabrá si su padre escuchó los gritos, pues Ximena vio cómo las ventanas y cortinas de la casa fueron cerradas abruptamente. Un minuto después “salió un carcelero de caricatura. Me dijo que no podía ver a mi papá y que para cualquier cosa debía comunicarme con la señora”.

Fue la última vez que Ximena intentó, como había intentado en otras tantas ocasiones a lo largo de los últimos años, ver a su padre.

Retrato II

José Luis Cuevas aparece de pronto en el centro mismo del recinto que resguarda una gran parte de su obra. Es una noche lluviosa de julio, quizá es 2008. Quizá 2009. El Museo José Luis Cuevas celebra un aniversario más. “No se queden tan atrás, acérquense que para eso es el Museo”, dice en medio de las risas de quienes le acompañan. Los reporteros de la fuente nos amontonamos alrededor de la figura del creador. Las preguntas también se amontonan. Algo dice Cuevas con respecto a que La Giganta es producto de sus sueños y también una de las más colosales piezas que conforman su obra. Todos sabemos que al decir esto no se está refiriendo de ninguna manera a las ocho toneladas de peso de la escultura. Después alguien más trata de extraer a Cuevas alguna otra idea con respecto a una de sus obras emblema, pero el artista se sacude al preguntón con rapidez diciéndole que en lugar de cuestionarle sobre una pieza, debería acercarse a ella: le recomienda que ya frente a La Giganta se fije muy bien en la rodilla derecha de la obra. Más adelante habla con precisión sobre el espíritu del recinto que lleva su nombre y comparte que el museo existe por una sola razón: exhibir a grandes artistas latinoamericanos, artistas que valen la pena, una parte de cuya obra ha reunido a lo largo de los años para exponerla ahí, y afirma que esa es su donación al pueblo de México. Antes de retirarse en medio de un pequeño tumulto, uno de los reporteros pregunta algo que casi nadie alcanza a escuchar. Lo que todos escuchamos es la respuesta: “Soy por supuesto uno de los pintores más grandes de este país, es muy justo que lo note”.

Retrato III

“Lo que nos queda es volver a dar el valor inmenso a lo que fue José Luis Cuevas”, dice Ximena al otro lado del teléfono. Es la tarde que enmarca el jueves, tres días después de la muerte de su padre. Ha querido el azar que esta noche el Museo José Luis Cuevas cumpla un año más. Sus hermanas y ella misma asistirán al evento. “Voy a ir a comprar velas, quiero encender velas allá antes de que empiece el numerito”, me dice Ximena.

Le pregunto qué queda por hacer. “Acomodar el corazón. Llevo a mi papá conmigo adonde quiera que vaya y eso es lo único que importa. Mi papá. A partir de ahora voy camino a recoger cachito por cachito de ese amor tan profundo que nos tuvimos”.

 

@elimonpartido

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.