close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Una vida examinada: reflexiones bioéticas
Por PUB UNAM
El Programa Universitario de Bioética (UNAM) desarrolla investigaciones interdisciplinarias, doc... El Programa Universitario de Bioética (UNAM) desarrolla investigaciones interdisciplinarias, docencia y difusión que promuevan la reflexión y el debate social, que sea a la vez científico y filosófico, laico y plural, sobre dilemas propios de la bioética. Este blog presentará temas de actualidad, analizados desde una perspectiva bioética, con el objeto de contribuir a la construcción de una cultura de responsabilidad que promueva el respeto de los derechos humanos, de la diversidad cultural, del medio ambiente y las especies con las que compartimos el planeta. (Leer más)
Acerca de la experimentación en seres humanos
La investigación en humanos ha evidenciado relaciones de explotación y abuso a sujetos y comunidades, esto último sucede de manera más común en las sociedades menos desarrolladas en donde su población está en mayor riesgo.
Por PUB UNAM
10 de julio, 2019
Comparte

Por: Germán Novoa Heckel

La historia de la experimentación en humanos ha implicado una lucha por el reconocimiento de su dignidad y autonomía para poder ser participantes auténticamente voluntarios en la investigación biomédica. Con voluntarios queremos aludir aquí a individuos que aceptan participar de forma informada, entendiendo lo que se hará con ellos y asintiendo libremente a participar.

La investigación biomédica llegó a límites insospechados durante la época de la segunda Guerra Mundial, en donde sujetos humanos fueron utilizados para experimentos científicos espeluznantes, muchos de ellos mortales, en los que participaron de manera forzada. Durante los juicios realizados a estos “científicos” investigadores en época de la posguerra, en esencia todos ellos médicos, se redactó por primera vez un código destinado a proteger a los seres humanos, que fijó límites a la experimentación y responsabilidad a los investigadores. Los principios para la experimentación con humanos fueron conocidos como el Código de Nuremberg, el cual aludía a la sentencia emitida en los Juicios de Nuremberg contra criminales de guerra. La investigación tuvo así un fuerte revés, y esos médicos quedaron como verdaderos verdugos.

Estos principios se modificaron con el advenimiento de la Declaración de Helsinki pronunciada por la Asociación Médica Mundial, en donde la investigación con humanos tomó ahora un rumbo de organización pragmática y justa. Esto a partir de una reformulación conveniente a los fines del progreso de la ciencia y de un consentimiento informado para poder adquirir nuevos conocimientos en beneficio de la humanidad.

En el contexto norteamericano ocurrió el lamentable caso Tuskegee, en el que se experimentó de manera inapropiada con norteamericanos de raza negra, quienes fueron sujetos de abuso en investigaciones sin su consentimiento. A partir de ello se creó una comisión, que dio por resultado el Informe Belmont. Este creó bases éticas para juzgar actos médicos y se basó en cuatro principios —conocidos hoy como la corriente del principialismo—, que son la autonomía, beneficencia, no maleficencia y justicia, principios a observarse y que sirven como guía en las discusiones sobre los derechos de las personas.

Posteriormente, la segunda versión de la Declaración de Helsinki reforzó la autonomía de los pacientes, quienes eran libres de aceptar y retirarse en cualquier momento de las investigaciones a las que fuesen invitados, incluyendo ahora el requisito de evaluación ética por parte de un Comité de Ética e Investigación constituido formalmente. Este comité debe velar adicionalmente por los derechos de los individuos de investigación en humanos. En ese orden de ideas, pronunciamientos tales como las Pautas éticas internacionales para la investigación relacionada con la salud con seres humanos —preparadas por el Consejo de Organizaciones Internacionales de las Ciencias Médicas (CIOMS) en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS)—, las regulaciones del Consejo Internacional en Armonización (ICH por sus siglas en inglés) y la Declaración Universal sobre la Bioética y los Derechos Humanos (la cual incluye un apartado completo sobre la experimentación en humanos) han confirmado y afianzado los preceptos conducentes a un aspecto fundamental de las personas: el respeto por su autonomía, el cual implica el derecho a pronunciarse, en el caso de la investigación en humanos, acerca de lo que pueda ocurrirle a su propio organismo.

El consentimiento de los sujetos de investigación debe constar adicionalmente por escrito, incluyendo la prerrogativa de poder abandonar el estudio en cualquier momento que así lo desee, sin que haya detrimento en la calidad del tratamiento habitual al que se tenga derecho. En conclusión, la investigación en humanos ha evidenciado relaciones de explotación y abuso a sujetos y comunidades, esto último sucede de manera más común en las sociedades menos desarrolladas en donde su población está en mayor riesgo. Los comités de ética que revisan y aprueban los protocolos de investigación deberán ser garantes de que se respete la autonomía y dignidad de toda persona involucrada.

* Germán Novoa Heckel es médico cirujano egresado de la Facultad de Medicina, UNAM. Se especializó en Medicina Farmacéutica y tiene una maestría en Ciencias Médicas con especialidad en Investigación Clínica. Obtuvo su doctorado en Investigación en Medicina y realizó estudios de posdoctorado en Bioética en el @bioeticaunam. Actualmente labora como investigador en este mismo Programa.

Las opiniones publicadas en este blog son responsabilidad únicamente de sus autores. No expresan una opinión de consenso de los seminarios ni tampoco una posición institucional del PUB-UNAM. Todo comentario, réplica o crítica es bienvenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.