close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Una vida examinada: reflexiones bioéticas
Por PUB UNAM
El Programa Universitario de Bioética (UNAM) desarrolla investigaciones interdisciplinarias, doc... El Programa Universitario de Bioética (UNAM) desarrolla investigaciones interdisciplinarias, docencia y difusión que promuevan la reflexión y el debate social, que sea a la vez científico y filosófico, laico y plural, sobre dilemas propios de la bioética. Este blog presentará temas de actualidad, analizados desde una perspectiva bioética, con el objeto de contribuir a la construcción de una cultura de responsabilidad que promueva el respeto de los derechos humanos, de la diversidad cultural, del medio ambiente y las especies con las que compartimos el planeta. (Leer más)
Financiar la ciencia para sembrar la duda
Situaciones como las protagonizadas por Coca-Cola y la industria del tabaco ponen de manifiesto que los estudios sobre la inocuidad de ciertas sustancias no deberían estar subvencionados por la industria que las comercializa.
Por PUB UNAM
16 de diciembre, 2015
Comparte

El pasado 9 de agosto el New York Times publicó un artículo en el que se afirmaba que Coca-Cola ha estado financiando durante años a Global Energy Balance Network (GBEN), una organización sin fines de lucro cuyo objetivo es difundir la idea de que la principal causa de obesidad no es la ingesta de calorías, sino la falta de ejercicio. Con esta estrategia el gigante refresquero pretendía evadir su posible responsabilidad en el aumento de casos de obesidad justo en un momento en el que las políticas de salud estadounidense optaban por establecer medidas, como la prohibición de venta de bebidas azucaradas en las escuelas o en envases mayores a medio litro, encaminadas a reducir el consumo calórico de la población.

La subvención de Coca-Cola a GBEN, que asciende a 1.5 millones de dólares, sirvió para cubrir los gastos de diferentes estudios científicos en los que se analizó la relación entre obesidad, alimentación y actividad física. Y aunque James Hill, presidente de GEBN y profesor de la Escuela de Medicina de la Universidad de Colorado, ha negado que el vínculo económico haya afectado la calidad de las investigaciones, son numerosos los análisis que demuestran la aparición de un sesgo de afiliación en estos casos. Dicho sesgo se manifiesta cuando los grupos de investigación tienden a elegir metodologías y otorgar carácter de evidencia a aquellos hechos establecidos experimentalmente que reafirman la posición de las instituciones que financian los estudios. En el caso concreto de la industria refresquera, un estudio publicado en PLOS medicine demostró que las investigaciones financiadas por Coca-Cola, PepsiCO y otras empresas azucareras tienden a despreciar la relación entre consumo de azúcar y aumento de peso, contradiciendo así las conclusiones de otros análisis desarrollados por grupos de investigación sin conflicto de interés. La gravedad de esta situación reside en que se propaga información contradictoria que termina confundiendo a la opinión pública sobre cuestiones importantes para su salud.

Sin embargo, Coca-Cola no ha sido la única empresa que ha utilizado la ciencia para promover intereses comerciales a costa de la salud pública. Durante décadas, la industria tabacalera subvencionó numerosos estudios que negaban que se pudiera aceptar de manera incontrovertible una clara relación causal entre consumo de tabaco y desarrollo de cáncer de pulmón. Al igual que en el caso de Coca-Cola, las tabacaleras basaron su estrategia en la generación y propagación de dudas sobre los efectos perjudiciales de su producto. Para ello apelaron al argumento de que el desarrollo de la enfermedad podría estar determinado por una combinación de factores causales. Así, de la misma forma en que para GBEN la obesidad no puede atribuirse exclusivamente al consumo excesivo de calorías, el cáncer de pulmón se interpretaba como un fenómeno sinérgico en el que estaban involucrados múltiples factores. En ambos casos, hacer énfasis en el carácter complejo del fenómeno estudiado justifica la misma propuesta: proseguir con los estudios para comprender mejor los factores desencadenantes de la enfermedad y fomentar la venta del producto que es sospechoso de provocarla.

Situaciones como las protagonizadas por Coca-Cola y la industria del tabaco ponen de manifiesto que los estudios sobre la inocuidad de ciertas sustancias no deberían estar subvencionados por la industria que las comercializa. Esto por dos razones. La primera, porque el público, al no ser capaz de decidir qué estudios son más confiables que otros, podría acabar desestimando riesgos reales. La segunda, porque se atenta contra la calidad de la ciencia. Aceptar un alto grado de incertidumbre y complejidad no debería servir de coartada para descartar los resultados de investigaciones rigurosas e independientes que se basan en la mejor evidencia disponible. Además, aun cuando no se disponga de total certeza para establecer una clara relación causal entre el consumo de un producto y el desarrollo de una enfermedad, sería conveniente adoptar medidas precautorias si se tienen sospechas basadas en evidencia empírica.

En definitiva, el escándalo de la financiación de estudios científicos por parte de Coca-Cola pone en riesgo la salud pública y la salud de la investigación. Ante esta situación la decisión más prudente es reducir el consumo, tanto de calorías como de mala ciencia.

 

Miguel Zapata es miembro del @bioeticaunam

 

Las opiniones publicadas en este blog son responsabilidad únicamente de sus autores. No expresan una opinón de consenso de los seminarios ni tampoco una posición institucional del PUB-UNAM. Todo comentrio, réplica o crítica es bienvenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.