close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Una vida examinada: reflexiones bioéticas
Por PUB UNAM
El Programa Universitario de Bioética (UNAM) desarrolla investigaciones interdisciplinarias, doc... El Programa Universitario de Bioética (UNAM) desarrolla investigaciones interdisciplinarias, docencia y difusión que promuevan la reflexión y el debate social, que sea a la vez científico y filosófico, laico y plural, sobre dilemas propios de la bioética. Este blog presentará temas de actualidad, analizados desde una perspectiva bioética, con el objeto de contribuir a la construcción de una cultura de responsabilidad que promueva el respeto de los derechos humanos, de la diversidad cultural, del medio ambiente y las especies con las que compartimos el planeta. (Leer más)
Mitos y realidades de la edición genética
No se puede decir que los transgénicos son malos, al contrario, traen muchos beneficios; en la agricultura, la medicina, la industria y la investigación, aunque también, se les puede dar un mal uso, pero en este caso el culpable no debería ser la tecnología y esto no justifica la estigmatización de los mismos.
Por PUB UNAM
16 de enero, 2019
Comparte

Por: Christian Sohlenkamp (@ccg_unam)

El desarrollo de la genómica y de las tecnologías de la información ha contribuido al avance de distintos campos de la ciencia como la medicina, la agricultura, la ciencia forense, la historia evolutiva de los seres vivos (incluyendo al ser humano), entre otros. Conocer y entender los genomas también tendrá aplicaciones futuras en la biología sintética o en la edición de los mismos.

Para contextualizar, al conjunto de material genético de una célula se le llama “genoma”, el cual contiene la información necesaria para formar a un organismo y heredar estas características a través de las generaciones. Esta información se encuentra en una cadena lineal de bases de ácido desoxirribonucleico (ADN). El dogma central de la biología molecular señala que el genoma (ADN) primero se transcribe en un mensajero (ARNm-ácido ribonucleico mensajero) que después se traduce en enzimas o proteínas estructurales según reglas definidas. Así, saber la secuencia del ADN nos permite conocer el conjunto de proteínas que una célula puede formar, además de predecir muchas de las características y propiedades de la célula.

Pero, ¿qué son los organismos modificados genéticamente (OMG) y los organismos transgénicos? Un OMG es un organismo cuyo genoma o material genético fue modificado utilizando técnicas de ingeniería genética. Un gen es una secuencia definida de bases de ADN y generalmente es importante mantenerla sin cambios para lograr la supervivencia de los organismos. Esto se debe a que el orden de las bases de ADN define la funcionalidad de un gen. Una mutación es un cambio en la secuencia de bases que puede afectar la funcionalidad del gen y/o de la proteína que codifica, y puede abatir la actividad de, por ejemplo, una enzima, pero también le puede conferir propiedades novedosas. Las mutaciones ocurren con baja frecuencia en todos los genomas, esto es muy importante porque sin ellas no existiría la posibilidad de selección natural y evolución.

Por su parte, los organismos transgénicos son un subgrupo de los OMG. Son organismos cuyos genomas fueron modificados de tal manera que integran material genético de otro organismo; estos pueden ser microorganismos como bacterias o levaduras, pero también plantas o animales. Un ejemplo es la bacteria utilizada en la producción de la insulina humana. La investigación científica hace uso de organismos transgénicos para estudiar las funciones de genes y de las propiedades de los seres vivos.

Para explicar por qué se construyen organismos transgénicos, voy a seleccionar un ejemplo de la agricultura: cuando el humano empezó a cultivar plantas elegía aquellas con características deseables. Las que consumimos hoy, en muchas ocasiones, ya no se parecen tanto a sus parientes silvestres, tal es el caso del teocintle comparado con el maíz moderno. Este proceso de selección que los humanos hemos realizado durante miles de años es muy lento; sin embargo, los métodos de ingeniería genética han permitido acelerarlo. De igual forma, se busca obtener plantas resistentes a plagas, a un herbicida, o con mayor contenido de nutrientes. Así, por medio de la inserción de un gen bacteriano, una planta puede ser resistente a una plaga de insectos; con ello, se limita el uso de insecticidas durante su cultivo, lo cual es benéfico para el ambiente.

También existe el caso del “Golden rice”, un tipo de arroz que contiene un mayor contenido de vitaminas. Su consumo elimina la malnutrición causada por la falta de este nutriente. Este tipo de cultivo acelerado también puede servir para tener plantas más resistentes a algunas condiciones del cambio climático (aumento de sequía o temperaturas elevadas).

La industria farmacéutica también se beneficia de los organismos transgénicos. Hace varios años se construyeron células bacterianas que, después de incorporar el gen humano correspondiente, sintetizaron un precursor de la insulina haciendo obsoleta la producción a partir de páncreas de animales.

Ahora bien, existen organismos transgénicos en la naturaleza. La transferencia de material genético entre especies es un proceso muy común entre las bacterias; por ejemplo, mediante una transferencia de elementos genéticos móviles (plásmidos), los genes se mueven de una especie bacteriana a otra. Otro caso es el patógeno de plantas Agrobacterium tumefaciens que transfiere una pequeña parte de su genoma a células vegetales para que éstas produzcan las moléculas que les sirven a las bacterias para crecer.

No se puede decir que los transgénicos son malos, al contrario, traen muchos beneficios; tienen aportaciones importantes en la agricultura, la medicina, la industria y la investigación, aunque también, claramente, se puede dar un mal uso, pero en este caso el culpable no debería ser la tecnología y esto no justifica la estigmatización de los mismos.

Asimismo, una inquietud constante gira en torno a si es o no peligroso consumir partes de organismos transgénicos. No existe ninguna razón para pensar que el consumo de organismos transgénicos o de alimentos producidos a partir de ellos son peligrosos. Consumimos frutas, vegetales, carne y huevo; todos son parte de un ser vivo y por ende contienen ADN, lo ingerimos y no nos hace daño. La presencia de una secuencia de ADN adicional no va a cambiar esto, ya que se digiere y se degrada dentro del cuerpo humano.

Esto en el caso de las plantas y los animales, pero ¿qué es el sistema CRISPR-Cas9? y ¿por qué causa tanto escándalo la modificación del genoma de las gemelas chinas? El CRISPR-Cas9 es una enzima con actividad de nucleasa (un tipo de tijera molecular) que permite cortar el ADN en un lugar definido y abre a los científicos la posibilidad de introducir modificaciones al genoma de una manera muy exacta.

Hace algunas semanas el científico He Jiankui de la Southern University of Science and Technology en Shenzhen, China, reportó que nacieron unas gemelas a quienes se les modificó el genoma, utilizando el sistema CRISPR-Cas9 con la finalidad de protegerlas ante una infección del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH). A pesar de que la tecnología CRISPR-Cas9 representa un avance importante para la ingeniería genética, en este momento no es un sistema perfecto puesto que se ha descrito que además de las modificaciones deseadas introduce otras no deseadas, llamadas “off target”. En el caso de las menores chinas es posible que, además de la modificación deseada, se hayan introducido mutaciones adicionales. Otro problema es que a pesar del gran avance en las ciencias genómicas aún no entendemos las funciones de todos los genes y todas las proteínas. El cambio introducido por el científico chino podría tener un efecto indeseable, además de la protección contra la infección por el VIH.

 

* Christian Sohlenkamp es ingeniero y doctor en Biotecnología por la Technische Universität Berlin, Alemania, y profesor de la Licenciatura en Ciencias Genómicas de la UNAM. Actualmente, es director e investigador Titular “B” de Tiempo Completo, definitivo, del Centro de Ciencias Genómicas de la UNAM. Pertenece al Programa de Primas al Desempeño del Personal Académico de Tiempo Completo, nivel D, y es miembro del Sistema Nacional de Investigadores, nivel II.

 

@bioeticaunam

 

Las opiniones publicadas en este blog son responsabilidad únicamente de sus autores. No expresan una opinión de consenso de los seminarios ni tampoco una posición institucional del PUB-UNAM. Todo comentario, réplica o crítica es bienvenido.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.