close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Una vida examinada: reflexiones bioéticas
Por PUB UNAM
El Programa Universitario de Bioética (UNAM) desarrolla investigaciones interdisciplinarias, doc... El Programa Universitario de Bioética (UNAM) desarrolla investigaciones interdisciplinarias, docencia y difusión que promuevan la reflexión y el debate social, que sea a la vez científico y filosófico, laico y plural, sobre dilemas propios de la bioética. Este blog presentará temas de actualidad, analizados desde una perspectiva bioética, con el objeto de contribuir a la construcción de una cultura de responsabilidad que promueva el respeto de los derechos humanos, de la diversidad cultural, del medio ambiente y las especies con las que compartimos el planeta. (Leer más)
Movimiento feminista contra la violencia
La virtud de la manifestación del pasado 16 de agosto fue hacer patente ante la mirada pública el peligro en el que se encuentran las mujeres diariamente en este país, agravado por la apatía de las autoridades y de la ciudadanía en general.
Por Rafael Alvarez
23 de octubre, 2019
Comparte

La violencia que vivimos en este país es insostenible. No sólo sufrimos el flagelo de la confrontación entre los grupos de delincuencia organizada, sino también una escalada de asesinatos causados por el odio que manifiestan ciertos grupos de la sociedad contra sectores marginales como los homosexuales, los migrantes, los indígenas, los indigentes o, en el caso al que me referiré ahora, las mujeres, quienes conforman más de la mitad de nuestra población.

La violencia feminicida se ha manifestado en nuestro país desde hace más de 25 años. Comenzó en Ciudad Juárez, Chihuahua, y ha llegado a ser uno de los lastres más dañinos en la sociedad mexicana. La cantidad de narraciones y de casos sin resolver sobre agresiones, torturas, violaciones, desapariciones y asesinatos de mujeres es desgarradora e interminable. Las denuncias ante el Ministerio Público también son un trago muy amargo para los familiares de las víctimas.

Las estadísticas presentadas por las autoridades dan una ligera noción del infierno que tienen que sufrir día con día las mujeres de este país. En la página del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública se hacen patentes cifras alarmantes, especialmente en la publicación de la Información sobre Violencia contra las Mujeres con corte del 30 de junio de 2019. En resumidas cuentas, 56 mil 285 mujeres fueron víctimas de diversas agresiones, cuya lista abarca lesiones, tráfico de personas, extorsión y lesiones dolosas, llegando al feminicidio. Asimismo, el número de violaciones durante el primer semestre de 2019 fue de mil 895 y la cifra de mujeres asesinadas por motivos de odio contra su género fue de 448; es decir que estos asesinatos ya fueron clasificados como feminicidios, mientras que durante la primera mitad del año han muerto en total mil 119 mujeres por crímenes con violencia, por lo que, al reclasificarlos, muchos de ellos se sumarán a la cifra anterior.

Debido a esta tendencia y a las estadísticas sobre casos de violencia contra las mujeres, desde hace tiempo varios grupos se han alzado en desobediencia civil y hecho escuchar. Como un ejemplo especial tenemos la manifestación estruendosa del pasado 16 de agosto en la Glorieta de Insurgentes de la Ciudad de México. Gracias a las imágenes podemos reconocer que hubo agentes infiltrados que provocaron episodios de violencia contra representantes de los medios de comunicación, así como contra la infraestructura, pero las mismas grabaciones nos muestran que tales hechos fueron efectuados por una porción ínfima de quienes acudieron a manifestar su furia ante la negligencia en torno a la protección y el respeto a la integridad de las mujeres. La virtud de dicha manifestación fue hacer patente ante la mirada pública el peligro en el que se encuentran las mujeres diariamente en este país, agravado por la apatía de las autoridades y de la ciudadanía en general.

Lo que resulta desalentador es que ninguna autoridad asume el problema con liderazgo y ánimos de revertir la tendencia violenta que hay en el país. La primera reacción pública de los gobernantes de la Ciudad de México fue tildar de provocación el mitin, aunque lo que se esperaba era una respuesta sensible que asumiera el compromiso de establecer una hoja de ruta y un plan que atendiera de manera preventiva las causas de los peligros que aquejan a las mujeres. Poco después de la marcha, la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, convocó a diversos colectivos de mujeres a dialogar. La representatividad de los grupos que acudieron es otro punto a discutir, pero hay que reconocer que por lo menos ya hubo un primer acercamiento de parte de la autoridad con las manifestantes.

En cuanto a la tan cuestionada manifestación en sí, hay que entender que la ira de las mujeres de este país tiene su raíz en la incomodidad y el peligro que viven día a día en las calles y en su propio hogar; en la falta de respeto que padecen en estos mismos lugares; en la carencia de oportunidades de desarrollo; en los sueldos, que resultan inferiores en comparación con los de un hombre con la misma preparación y las mismas habilidades; y en el miedo que tienen a ser vejadas o incluso a perder la vida.

La autoridad tiene que desarrollar un plan para revertir las circunstancias de peligro para las mujeres de todas las clases sociales y en todo el territorio nacional.

Esperemos que nuestras compañeras que asistieron al mitin pasado tengan a bien asumir un rol de liderazgo que les permita lograr una legislación favorable a sus causas (que asumimos también como nuestras) y que lleguen a la administración pública para ejercer un papel que termine con esta negligencia feminicida —pues también por omisión se comete falta—.

* Rafael Alvarez se ha desempeñado como profesor adjunto de la Facultad de Filosofía y Letras (FFyL). En 2013 fungió como coordinador académico de la serie de cápsulas radiofónicas “Pulso Terrestre”, producción del Instituto Mexicano de la Radio y la Universidad Nacional Autónoma de México. Ha sido coordinador del Seminario Crítico de Filosofía Política de la FFyL y actualmente coordina el Seminario sobre el Alma y las Teorías Contemporáneas de la Mente en la misma dependencia.

 

Las opiniones publicadas en este blog son responsabilidad únicamente de sus autores. No expresan una opinión de consenso de los seminarios ni tampoco una posición institucional del PUB-UNAM. Todo comentario, réplica o crítica es bienvenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.