close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Una vida examinada: reflexiones bioéticas
Por PUB UNAM
El Programa Universitario de Bioética (UNAM) desarrolla investigaciones interdisciplinarias, doc... El Programa Universitario de Bioética (UNAM) desarrolla investigaciones interdisciplinarias, docencia y difusión que promuevan la reflexión y el debate social, que sea a la vez científico y filosófico, laico y plural, sobre dilemas propios de la bioética. Este blog presentará temas de actualidad, analizados desde una perspectiva bioética, con el objeto de contribuir a la construcción de una cultura de responsabilidad que promueva el respeto de los derechos humanos, de la diversidad cultural, del medio ambiente y las especies con las que compartimos el planeta. (Leer más)
Prevenir sin razonar (más sobre industria farmacéutica)
¿Por qué recetamos medicamentos caros en situaciones donde su indicación es equívoca? Es una pregunta con la que todo médico debe iniciar y terminar el día.
Por PUB UNAM
27 de abril, 2016
Comparte

Por: Alfredo Palacios Boix

La siguiente es una viñeta clínica con el humilde propósito de trasmitir un mensaje de cautela a pacientes y colegas por igual.

La señora Domínguez, rayando los setenta, es una paciente -pese a su diabetes- bastante estricta con sus tratamientos y leal con su médico internista.

Acudió la semana pasada por síntomas de dolor muscular en la cintura escapular, fatiga intensa, cefalea por brotes y febrícula. Lo había atribuido a que cargó algunas macetas pesadas para redecorar su jardín al despunte de la primavera, pero las molestias se fueron intensificando en cuestión de días hasta limitar cualquier esfuerzo.

Su internista, el Dr. Watson, que se mantiene al día, sospechó de inmediato una Polimialgia Reumática y procedió a confirmar las cifras de eritrosedimentación. Descartó razonablemente arteritis de células gigantes y en un tono familiar, tranquilizó a la enferma mientras le prescribía 45 mg de prednisona al día, haciendo notar que vigilara sus cifras de glucosa y tomara omeprazol (dos cápsulas de 20 mg al día) como preventivo, que doña Eulalia guardaba en su buró “por si acaso”.

La paciente mejoró sustancialmente, pero una semana después notó calosfríos, diarrea intermitente y un exantema en placas, intensamente pruriginoso, en el tronco y las piernas. Llamó alarmada al Dr. Watson, quien le sugirió acudir con la Dra. Peletero, dermatóloga del mismo hospital. Esta última tomó una biopsia, sugirió suspender todos los medicamentos excepto la prednisona y el inhibidor de protones, y vigilar la erupción cutánea mientras administraba lubricantes y betametasona tópica. La inferencia es que había tenido una reacción a drogas, pero no se sabría cuál de ellas hasta no contar con el resultado histopatológico.

Eulalia se fue a casa consternada pero acató las indicaciones. Durmió inquieta, rascándose y despertando sin cesar, cada vez más débil y con sensación de febrícula constante.

Sus hijos decidieron pedir una ambulancia a primera hora. La encontraron en Urgencias con fiebre de 38.9o C, taquicárdica, deshidratada y algo confusa. Le administraron fluidos intravenosos de inmediato con lo que mejoraron sus signos vitales en pocas horas. Con más calma, el examen físico reveló una erupción macular diseminada en todo el cuerpo, que blanqueaba a la presión; a la vez escanciada con pápulas que afectaban pecho, espalda, brazos y piernas pero respetaban las mucosas, palmas o plantas de los pies.

Se propuso un exantema viral y como diagnóstico alternativo una dermatitis persistente debida a fármacos. El internista ordenó su hospitalización y una nueva biopsia cutánea ante la sospecha de Síndrome de Choque Tóxico.

Los resultados de patología mostraron una dermatitis de interfase con marcada espongiosis e infiltrado perivascular agudo y crónico, consistente con una reacción a drogas. El servicio de Dermatología opinó que la distribución de las lesiones era típica de una reacción a inhibidores de bomba de protones, lo que se reforzaba por la presencia de signos sistémicos, no así para aquellos otros medicamentos que solía tomar. Se le agregó hidroxizina (Atarax) cada 6 horas y, tras una franca mejoría, se egresó a las 72 horas precedida por la contrición de su médico tratante.

Comentario. El empleo de PPis (inhibidores de bomba de protones, vgr. omeprazol, pantoprazol, esomeprazol y similares) es muy prevaleciente, estimado en un costo anual de más de 11,000 millones de dólares.

Más de un tercio de las recetas que se extienden en el cuidado ambulatorio no tienen una indicación precisa. En pacientes hospitalizados, la prescripción de estos medicamentos es cuestionable en uno de cada cinco expedientes. Muchos de estos se deben que se indican por prevenir efectos gastrointestinales de corticosteroides, SIN que se empleen AINEs u otros fármacos más agresivos. Esto es particularmente inquietante porque los esteroides se asocian a riesgo de fracturas e infección, fenómeno habitual de suyo en quienes consumen PPis.

Diversos ensayos multicéntricos han demostrado que los derivados sintéticos de la cortisona muy rara vez causan úlceras pépticas y que, cuando éstas ocurren, suelen estar asociados a AINEs u otros medicamentos que erosionan la mucosa gástrica.

Lo dramático –y frecuentemente ignorado– es que las reacciones de hipersensibilidad por PPis incluyen urticaria, angioedema y anafilaxia, así como epidermólisis tóxica epidérmica o eosinofilia con síntomas sistémicos (el llamado DRESS).

Las erupciones cutáneas generalmente son moderadas, con prurito, urticaria y erupciones no papulares. Sin embargo, los pacientes con DRESS (o en quienes no se suspenden los PPis a tiempo) pueden progresar a cuadros más graves con descamación, compromiso de mucosas e incluso falla multiorgánica que pone en peligro la vida.

En resumen, la literatura sugiere que no hay beneficio alguno en dar profilaxis con omeprazol u otros PPis cuando se administran corticoides sistémicos sin empleo concomitante de AINEs, en cualquier situación o padecimiento.

Doña Eulalia habría muerto si no hubiese contado con los recursos asistenciales que se le brindaron, algo que en países pobres es la norma y el oprobio. ¿Por qué recetamos medicamentos caros en situaciones donde su indicación es equívoca? Es una pregunta con la que todo médico debe iniciar y terminar el día.

(Por detrás, ulula el canto de las sirenas de la industria farmacéutica…)

 

* Alberto Palacios-Boix es Profesor de Medicina y especialista en Cabeza, Inmunología y Reumatología. Blog personal: Reflexiones a vuelo de pájaro.

 

Bibliografía sugerida aquí y aquí.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.