10 años de ausencia: voces de víctimas de la prisión preventiva - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Verdad, justicia y reparación
Por CMDPDH
La Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos es una organización civil,... La Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos es una organización civil, secular, autónoma e independiente fundada en 1989. Busca contribuir a la consolidación de un Estado democrático de derecho que reconozca y garantice, en particular, los derechos de las víctimas de violaciones a derechos humanos; en especial el derecho a la asistencia, protección, verdad, justicia, reparación integral, debida diligencia, y demás derechos consagrados. Este blog es un espacio de análisis e investigación que invita a un debate informado sobre el estado de los derechos humanos en México. Síguenos en Facebook/CMDPDH. (Leer más)
10 años de ausencia: voces de víctimas de la prisión preventiva
A 10 años de su detención arbitraria, Verónica y Erick Razo Casales continúan en prisión preventiva sin que hasta el momento hayan recibido una sentencia por los hechos de los que son acusados falsa e injustamente.
Por CMDPDH
7 de junio, 2021
Comparte

El 8 de junio de 2011, los hermanos Verónica y Erick, ambos de apellidos Razo Casales, fueron detenidos arbitrariamente en la Ciudad de México por elementos de la Policía Federal vestidos de civil en vehículos particulares y sin identificarse. Ambos fueron torturados física y psicológicamente y obligados a autoinculparse de delitos que no cometieron.

Hoy, a 10 años de su detención arbitraria, Verónica y Erick continúan en prisión preventiva, sin que hasta el momento hayan recibido una sentencia por los hechos de los que son acusados falsa e injustamente. A pesar de que, en una década, ninguna autoridad ha sido capaz de demostrar que ellos cometieron los delitos por los que son acusados, aún se encuentran privados de su libertad.

Estas atrocidades, además de frustrar los sueños y proyectos de vida de las personas directamente afectadas, también constituyen una forma de pena trascendental. La prisión preventiva oficiosa, y sus injustas extensiones al infinito, lastiman la vida de las personas cercanas a las víctimas directas. Por ejemplo, los hijos de Verónica Razo Casales también han sido profundamente heridos por el retraso judicial excesivo y la tortura que su madre sufrió hace 10 años.

Durante este periodo de tiempo se han visto obligados a crecer sin su madre y han vivido en carne propia las consecuencias de la indolencia estatal, la injusticia, la desigualdad estructural y el abandono institucional derivado de las violaciones graves cometidas en contra de los derechos humanos de Verónica. A continuación, en un ejercicio de memoria, le cedemos el espacio de este Plumaje a Byron y a Scarlett, hijos de Verónica y sobrinos de Erick, para que desde su visión expongan lo que ha significado para ellos esta década de ausencia.

Yo solo pido justicia: Scarlett Arellano Razo

Hoy escribo esto como una hija que lleva 3500 días sin su madre, hoy más que nunca quiero alzar la voz. Es repugnante saber que en México las personas que dicen “cuidarnos” de la inseguridad y de las cosas malas sean ellos mismos quienes las hagan.

Sí, sí es doloroso pasar 10 años sin Verónica Razo Casales, mi madre, pero ustedes qué van a saber si nunca han estado en mi lugar y no deseo que lo estén. El infierno que se vive día a día, la incertidumbre de saber si hoy se le antoja al juez llevar a cabo una audiencia o no, la desesperación, la falta de empatía por parte de las autoridades y la desesperanza.

La impotencia que siento hacia el gobierno incompetente es muy grande. No es grato saber que tu madre fue TORTURADA Y VIOLADA por POLICÍAS FEDERALES para autoinculparse de actos que nunca cometió ni saber que está privada de su libertad por culpa de personas insolentes que solo querían recibir un bono sin importarles cuántas familias destruirían o cuántas personas sufrirían. Y sí, me refiero al gobierno incompetente porque son injustos, es un asco su corrupción, no hacen las cosas conforme a derecho, no ponen atención a la irregularidades, es una basura la clase de seres humanos en las que ponemos nuestra confianza y “seguridad”.

Muchas asociaciones de derechos humanos han estado a nuestro lado, también tenemos cómo comprobar la inocencia de mi madre y que son injustos tantos años, pero las autoridades hacen caso omiso antes está situación.

Yo sólo pido JUSTICIA y que liberen a mi madre, que sean prudentes, lógicos y justos ante esto. Es muy desgastante levantarte día a día con una ilusión de algo incierto y ver a mi abuelita partirse las manos, los pies, llorar lágrimas de sangre por la impotencia de no tener a sus hijos al lado.

Hablo también por mi tío Erick Iván Razo Casales, quien sufrió también TORTURA y violación a sus derechos; a sus hijas les arrebataron su figura paterna así como a mí la figura materna. Pues recalco, DESTRUYERON FAMILIAS COMPLETAS.

Esta década ha sido muy difícil para mí y mi familia. El arrebato injusto de mi madre fue algo muy impactante en mi vida, algo para lo que no estás preparada, con lo que NO se aprende a vivir. El hecho de tener que dejar de pensar en juguetes, muñecas, etcétera a tus 6 años para ahora esa inocencia perderla y tener que envolverte en papeles, tener que madurar a la fuerza, agarrar valor, carácter y luchar, es algo que las autoridades no van a reparar y que tampoco entenderán.

Mi vida dio un giro a 180° pues en un abrir y cerrar de ojos todo puede cambiar; por eso valoren cada día de su vida, valoren su L I B E R T A D, valoren el tener a su madre a un lado porque cosas que quizás para ustedes son insignificantes para mí son cosas que anhelo. Deseo que a nadie le pase esto, que las autoridades no les arrebaten a un ser querido y destruyan una familia completa.

Pido justicia y liberación para mi madre, no deseo que este infierno lo viva alguien más y que un ser humano tan incongruente como el juez haga más irregularidades como estas.

Mi única arma en esta batalla es la verdad: Byron Arellano Razo

No hace falta hacer hincapié en mi nombre, ya que no es tan importante en esta ocasión, lo realmente importante es el caso de Verónica Razo Casales, mi madre, la cual en esta ocasión cumple 10 años de estar en prisión, lamentablemente aún sin una sentencia. Quizá no sé mucho de leyes y derechos ya que no es mi rama, pero lo que sí sé es que una persona no puede estar tanto tiempo sin una sentencia o comprobación de los hechos sucedidos.

Sé que no soy el único en esta situación, muchas familias como la mía fueron disueltas por estas personas que dicen ser las que salvaguardan a la población, cegados por un incentivo monetario dado por sus superiores para detener más secuestradores en las calles, pero dejémonos de formalidades, sinceramente ¿quién de esos estúpidos uniformados tiene los suficientes pantalones para capturar a un secuestrador real? Muchos sólo conocen el crimen porque lo ven por televisión, pero no se dan cuenta que realmente ellos son los delincuentes al acceder a obtener un bono de un gobierno corrupto. ¿A quién echar culpas cuando todos se esconden tras de otros? ¿A quién señalar cuando todos voltean la  cara?

Bueno pues esto ha pasado por 10 años en el caso de mi madre, estamos luchando contra una red de corrupción enorme, estamos luchando contra lo más podrido que existe en esta ciudad: los altos mandos. Son esos que con tal de llevar más dinero a su bolsa afectan a miles de familias como a la mía, no se dan cuenta que rompieron una familia la cual ahora solo dedica su tiempo a esperar una respuesta de un juez que también parece ser parte de toda esta red, que solamente toma decisiones incongruentes, no podemos luchar contra tanta corrupción.

No espero acabar con la corrupción de todos los poderíos, ya que al parecer eso es imposible en este gobierno, en una ciudad donde todos son sordos y nuestro rumbo es tomado por un estúpido, así lo único que puede pasar es que todo se salga de control. Lo único que pido es que se haga un juicio justo, tal y como está estipulado en nuestras leyes que nos rigen desde hace años, las cuales los altos mandos y los jueces se pasan por el culo. No pido la liberación inmediata como muchos, pido que se nos brinde la oportunidad de demostrar que estamos en lo correcto y que en esta ocasión los que están equivocados son los poderes que nos rigen y no nosotros, ¿O es que acaso tienen miedo a que se sepa la verdad?

Estoy harto de ver como mi abuela se levanta cada día con la esperanza de que sus hijos tengan justicia y puedan salir de este martirio, estoy harto de tocar puertas y que todos miren a otro lado, estoy harto de la mierda que existe en este poder corrupto, harto de la porquería de juez que tenemos, harto de todas esas apelaciones tontas las cuales solo hacen perder tiempo. Dejen de ocultar la mirada cuando hablo del caso de mi madre y afronten sus errores.

Mi única arma en esta batalla es la verdad, no necesito absolutamente nada más para poder encararlos, así que dejen de jugar y tomen verdaderas cartas en este asunto; se los pide un ciudadano cualquiera que perdió a lo más importante que tenía en este lugar gracias a un corrupto común que se encuentra en el poder.

@CMDPDH

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.