El brillo del sol se nos perdió ese día: 19 años sin Paloma Escobar - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Verdad, justicia y reparación
Por CMDPDH
La Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos es una organización civil,... La Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos es una organización civil, secular, autónoma e independiente fundada en 1989. Busca contribuir a la consolidación de un Estado democrático de derecho que reconozca y garantice, en particular, los derechos de las víctimas de violaciones a derechos humanos; en especial el derecho a la asistencia, protección, verdad, justicia, reparación integral, debida diligencia, y demás derechos consagrados. Este blog es un espacio de análisis e investigación que invita a un debate informado sobre el estado de los derechos humanos en México. Síguenos en Facebook/CMDPDH. (Leer más)
El brillo del sol se nos perdió ese día: 19 años sin Paloma Escobar
Paloma Angélica Escobar Ledezma era una joven de 16 años, trabajadora en una maquiladora en Ciudad Juárez cuyo feminicidio en 2002 nos indigna y lastima a todas.
Por Verónica Vázquez Mata
2 de marzo, 2021
Comparte

Nos encontramos en tiempos críticos para el respeto y garantía de los derechos de las mujeres. Han pasado administraciones públicas con ideologías y posiciones diferentes, pero con una realidad en común: la violencia e impunidad contra las mujeres.

Resulta lastimoso para aquellas víctimas de feminicidio y sus familias las declaraciones públicas de gobiernos poco garantes de los derechos humanos, en un contexto de descalificación hacia la lucha de defensa de los derechos de las mujeres, en donde en aras de minimizar la grave crisis de derechos a la que día a día nos enfrentamos, se invisibiliza la situación, se deslegitiman los movimientos y se busca callar las voces que se alzan para clamar justicia.

¿Por qué nos indigna la violencia contra una sola mujer?, ¿por qué nos lastima a todas como grupo social?, ¿por qué deberíamos empatizar con las víctimas de feminicidio?, ¿por qué? Esa es la pregunta que no se logra comprender y cuya respuesta menos se alcanza a dimensionar, porque como sociedad vemos cifras y casos que parecen aislados pero no vemos los rostros, los sueños truncados, las familias lastimadas, todo ello en el marco de un patrón sistemático de violaciones a los derechos de las mujeres.

En ese marco de violencia e impunidad se encuadra el caso de Paloma Angélica Escobar Ledezma. Paloma era una joven de 16 años, trabajadora en una maquiladora ubicada en Ciudad Juárez que en 2002 fue víctima de feminicidio, hechos narrados en el siguiente video:

Ante una respuesta ineficiente por parte del sistema de justicia mexicana, el caso fue llevado ante el Sistema Interamericano de Derechos Humanos el 30 de diciembre de 2003, y admitido el 14 de marzo de 2006. El 2 de agosto de 2010 la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) determinó la responsabilidad del Estado mexicano por violaciones a los derechos a las garantías judiciales y a la protección judicial, a los derechos del niño y a la igual protección de la ley en perjuicio de Paloma, y al derecho a la integridad personal y el derecho a las garantías y protección judicial en perjuicio de los padres y hermano de Paloma. La CIDH emitió nueve recomendaciones al Estado mexicano respecto a la reparación del daño a los familiares de Paloma, medidas de no repetición, así como capacitación a funcionarios y protocolos de investigación.

El 3 de agosto de 2011 el Estado de México suscribió con la señora Norma Ledezma Ortega y el señor Fabián Alberto Escobar Ledezma, padres de Paloma y sus representantes, un Acuerdo para el cumplimiento de las recomendaciones del Informe de Fondo de la CIDH; si bien el Estado mexicano ha realizado acciones tendientes al cumplimiento de las Recomendaciones de la CIDH, el caso a la fecha de la presente publicación se encuentra abierto por un cumplimiento parcial por parte del Estado.

Pero volvamos a la pregunta ¿por qué el caso de Paloma nos indigna y lastima a todas? Porque Paloma fue víctima del sistema en el que impera un patrón sistemático de violencia contra las mujeres, porque el rostro de las víctimas cambia pero el patrón de violencia es el mismo, la respuesta de las autoridades es la misma.

¿Por qué las autoridades le fallaron a Paloma? Porque lejos de garantizar el respeto a su vida e integridad personal cuando aún vivía, permitieron que fuera agredida; porque después de su muerte no le garantizaron la investigación de los hechos, la identificación y sanción de los responsables, el derecho de sus familiares a la verdad, a saber qué pasó con Paloma; porque tuvo que ser su madre, la señora Norma, quien asumiera la tarea que les correspondía a las autoridades, quien ante las puertas de la justicia cerradas, tuvo que emprender su propio camino, estudiando la carrera de derecho para poder defender los derechos de su hija y otras mujeres violentadas.

Paloma no es un caso aislado en el Estado mexicano y menos aún en el Estado de Chihuahua, donde impera un contexto de violencia contra las mujeres, en donde los focos rojos se encendieron para dar noticia del riesgo en que tantas mujeres se encontraban, para que las autoridades voltearan la mirada y emprendieran acciones preventivas, pero que lejos de ello, tuvieron una actitud pasiva y omisa frente a sus obligaciones.

Lastimosamente, el Estado no solamente falló en la obligación de prevenir sino también en su deber especifico de investigar. En Chihuahua se mantiene un panorama de discriminación en contra de mujeres y niñas, en el que no solamente se tiene una actitud omisa sino revictimizante hacia las familias y estigmatizante hacia la víctima, al poner mayor énfasis en la conducta moral de la víctima que en la conducta delictiva de los responsables.

En 2012 se ofreció una disculpa pública a los familiares de Paloma, en donde el Estado reconoció que no había actuado de forma diligente. En dicho acto Alejandro Poiré, entonces Secretario de Gobernación, señaló el compromiso de trabajar de forma coordinada e institucional entre los tres ordenes de gobierno para que actos como los cometidos en contra de Paloma no volvieran a suceder; sin embargo, a 19 años del feminicidio cometido en contra de Paloma, seguimos en un contexto de violencia e impunidad, basta con mirar los encabezados de los diarios de circulación en el país, con echar un vistazo a las cifras oficiales, “hay una preocupante tendencia al alza (…) llegando a niveles nunca vistos, de más de diez asesinatos de mujeres al día”, para darnos cuenta que el caso de Paloma lejos de ser el caso que sirviera al Estado para redoblar los esfuerzos, modificar la estrategia para prevenir la violencia contra las mujeres y erradicar la impunidad, ha pasado a formar parte de un número, de una estadística que refleja esa inactividad por parte del Estado.

* Verónica Vázquez Mata es Maestra en Derecho por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y abogada en el Área de Defensa de la @CMDPDH.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.