close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Verdad, Justicia y Reparación
Por CMDPDH
La Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos es una organización civil,... La Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos es una organización civil, secular, autónoma e independiente fundada en 1989. Busca contribuir a la consolidación de un Estado democrático de derecho que reconozca y garantice, en particular, los derechos de las víctimas de violaciones a derechos humanos; en especial el derecho a la asistencia, protección, verdad, justicia, reparación integral, debida diligencia, y demás derechos consagrados. Este blog es un espacio de análisis e investigación que invita a un debate informado sobre el estado de los derechos humanos en México. Síguenos en Facebook/CMDPDH. (Leer más)
El papel de la transparencia en México y su relación con la impunidad
La falta de transparencia nos impide caminar hacia un escenario de mayor rendición de cuentas y escrutinio público respecto del desempeño de las autoridades de seguridad pública.
Por Inés Alejo Fernández y Aimée Boeta
4 de noviembre, 2019
Comparte

Una sociedad democrática funcional requiere de un gobierno que ponga a disposición de sus ciudadanos mecanismos de transparencia que faciliten la evaluación de las políticas públicas implementadas. Las cuales, idealmente, deberían elaborarse con base en la evidencia, en miras de construir estrategias gubernamentales que atiendan los intereses y necesidades de la ciudadanía. Al omitir, esconder o maquillar la información no solo se impide la generación de un análisis adecuado y la apertura un diálogo constructivo sobre las problemáticas que aquejan al país, sino también se priva a la población de su derecho a saber y opinar sobre el impacto que las estrategias llevadas a cabo tienen en sus vidas. En temas sensibles como la seguridad, particularmente en un contexto de violencia generalizada, la falta de transparencia implica mucho más que la mera ausencia de datos. Sobre todo cuando las mismas autoridades se convierten en perpetradores de crímenes graves, la opacidad y falta de información perpetúan y recrudecen de la impunidad de sus actos.

Han transcurrido ya trece años desde aquel diciembre de 2006 en el que se inició la conocida guerra contra las drogas. Bajo una óptica de seguridad enfocada al uso de la fuerza, se incluyó a las fuerzas castrenses en actividades de seguridad pública donde antes no tenían cabida. Esta nueva dinámica propició la existencia de extralimitaciones en el uso de la fuerza, así como la manifestación de un sistema sin contrapesos ni controles. Entre 2006 y 2017, las fuerzas armadas detuvieron a 86,617 civiles en supuesta flagrancia, la mayoría de ellos por parte de la Secretaría de Defensa Nacional (SEDENA) y abatieron 5 mil 396 personas en enfrentamientos hasta septiembre del presente año. Sin embargo, estos últimos datos no habían sido publicados hasta hace escasas semanas, debido a que la SEDENA dejó de reportar, desde el año 2014, las cifras de civiles muertos o heridos en enfrentamientos.

A nivel regional podemos afirmar que, según el informe del “Monitor del uso de fuerza letal en América Latina” elaborado por el CIDE y el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, entre otras instituciones, México obtiene resultados muy desfavorables en cuanto a su apertura de información sobre temas de seguridad. De los doce indicadores que se utilizaron para medir la fuerza letal, tan solo dos de ellos pudieron ser analizados a través de fuentes oficiales, dos más fueron desechados por falta de información y los ocho restantes se basaron en recopilaciones de datos publicados en la prensa, resultando en un análisis sesgado.

Buscando ejemplificar esta realidad, solicitamos información por medio de la Plataforma Nacional de Transparencia referente a denuncias, investigaciones penales y sentencias sobre homicidios dolosos cometidos por servidores públicos entre 2006 y 2018. Las denuncias fueron la información que se aportó con mayor claridad; de acuerdo con las Fiscalías Generales de los estados se registraron un total de 593 denuncias.

Sin embargo, estos números no nos permiten tener un panorama certero respecto de la realidad mexicana. De contar con la totalidad de la información requerida, los resultados podrían ser mucho más graves, puesto que tan solo veintiún estados proporcionaron la información tal como la solicitamos, mientras que cuatro la aportaron parcialmente, debido a la falta de capacidad para generar los datos requeridos. Los siete estados restantes alegaron no contar con dicha información o directamente no respondieron la solicitud. Entre estos últimos se encuentran Chihuahua y Sonora, estados que, por su extensión territorial y sus altas tasas de criminalidad, nos impiden ver una parte importante del agregado del país. En los casos de Baja California Sur y Sinaloa, coincide que ambos estados tienen una tasa elevada de impunidad y ninguno aportó la información requerida, lo que nos sugiere que a menor transparencia, mayor impunidad.

Además de esto, para poder realizar un análisis completo sobre el tema solicitamos información acerca de carpetas de investigación, averiguaciones previas y sentencias. Las respuestas a dichas solicitudes nos expusieron información general sin puntualizar si hacían referencia a servidores públicos, lo que nos impide tener conocimiento de qué tantas denuncias tuvieron su debida investigación y culminaron en sentencia, generando incertidumbre en cuanto a la procuración de justicia y rendición de cuentas.

En este punto y dando una mirada un poco más práctica en búsqueda de soluciones, entendemos que un sistema de acceso a la información pública transparente, moderna y eficaz es un pilar principal para atajar la problemática que nos afecta a todos. Esto permitiría la realización de mejores diagnósticos contextuales a la hora de elaborar e implementar políticas públicas de seguridad, más integrales y coherentes que generen mayor confianza en el quehacer de las autoridades frente a la población. Solo cuando estos esfuerzos vayan tomando forma, la reducción de la impunidad se volverá una realidad menos utópica en México.

De lo contrario, prolongamos un círculo vicioso en el que las autoridades ni informan ni castigan, ocasionando que la sociedad sienta una desconexión hacia el aparato estatal y se resigne a procesos inefectivos; desgastándose así, al Estado y a la ciudadanía, anclando a México a un sistema que promueve y permite la violencia, lo que evita que exista un progreso sustantivo hacia algo mejor.

* Inés Alejo Fernández es licenciada en Relaciones Internacionales por la Universidad Ramón Llull de Barcelona y Aimée Boeta es egresada de Relaciones Internacionales por la Universidad Nacional Autónoma de México, ambas voluntarias del área de investigación en la @CMDPDH.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.