El riesgo de comprometerse con la verdad - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Verdad, justicia y reparación
Por CMDPDH
La Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos es una organización civil,... La Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos es una organización civil, secular, autónoma e independiente fundada en 1989. Busca contribuir a la consolidación de un Estado democrático de derecho que reconozca y garantice, en particular, los derechos de las víctimas de violaciones a derechos humanos; en especial el derecho a la asistencia, protección, verdad, justicia, reparación integral, debida diligencia, y demás derechos consagrados. Este blog es un espacio de análisis e investigación que invita a un debate informado sobre el estado de los derechos humanos en México. Síguenos en Facebook/CMDPDH. (Leer más)
El riesgo de comprometerse con la verdad
Tres años después del asesinato de la periodista Regina Martínez, la revista Proceso continúa exigiendo justicia, ya que en ningún momento la Procuraduría General del Estado de Veracruz tomó la labor periodística de la reportera como línea de investigación del homicidio y el asesinato permanece en total impunidad.
Por CMDPDH
4 de mayo, 2015
Comparte

Por: Graciela Martínez (@gracielamargon)

El 28 de abril de 2012, el cuerpo sin vida de la reportera de la revista Proceso en Veracruz, Regina Martínez, fue hallado en su casa de Xalapa. La legislatura estaba a punto de terminar y el entonces presidente Felipe Calderón preparaba su salida ante las elecciones federales de julio de ese año. La estrategia de guerra contra el narcotráfico aplicada por Calderón desde 2006 dejaba unos resultados espantosos en materia de derechos humanos.

Desde entonces se hizo evidente que la libertad de prensa ha sido una de las principales víctimas de la violencia, palpable ante las cifras de periodistas asesinados y desaparecidos que han convertido a México en uno de los países más peligrosos del mundo para ejercer el periodismo.

El pasado 30 de abril, durante un evento organizado por la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos para compartir un compendio de buenas prácticas para la cobertura de la defensa de los derechos humanos, el periodista y reportero de la revista Proceso, Jorge Carrasco, hizo alusión a los datos recientemente publicados por el Comité Para la Protección de Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés). El CPJ, organización con sede en Nueva York, tiene registrados 77 asesinatos de personas que trabajaban en medios de comunicación en México desde 1992 a la fecha. En 32 de los casos está confirmado que los homicidios estuvieron relacionados con la labor periodística de las víctimas. México se ubica por esta cifra en el décimo país del mundo más mortífero para las y los periodistas.

Los datos del Comité ahondan un poco más en las características de los asesinatos a periodistas y señalan que, en el 81% de los casos, la víctima cubría temas relativos a crímenes; en segundo lugar (31%), el trabajo periodístico se enfocaba en la corrupción, y en tercero (19%), en temas políticos. Los dos principales perpetradores –conocidos– de los crímenes fueron grupos criminales y funcionarios de gobierno. En el 90% de los casos, el homicidio permanece en la impunidad.

Con el asesinato de la reportera Regina Martínez, Veracruz aparecía como uno de los lugares más violentos en México para ejercer el periodismo. Menos de una semana después, el 3 de mayo de 2012, los cadáveres de otras tres personas que trabajaban en medios locales fueron hallados en Boca del Río, localidad situada al sur de la capital del estado. Según los datos recopilados por la organización Artículo 19, el estado de Veracruz es la entidad con mayor número de periodistas asesinados en México desde el año 2000 con 16 casos, 11 de los cuales han sucedido en los últimos 5 años.

Este contexto y el fin de la legislatura, apresuró a la Cámara de Diputados a aprobar por unanimidad la Ley de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas el 30 de abril de 2012. El Mecanismo de Protección comenzó a funcionar a finales de ese año no sin desconfianza para la prensa, pues dos años antes se había creado la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos en contra de la Libertad de Expresión (FEADLE), dependiente de la Procuraduría General de la República, que ha recibido muchas críticas por su falta de operatividad.

La revista Proceso solicitó coadyuvar en el caso de Regina Martínez, y Jorge Carrasco, colega de profesión y medio, se hizo cargo de dar seguimiento a las investigaciones. Una vez más, el semanario nacional se enfrentaba a la hostilidad del gobierno. Desde su creación en el año 1976 por uno de los estandartes de la libertad de prensa en México, el periodista Julio Scherer García, Proceso se ha caracterizado por su espíritu crítico y entre muchas cosas, había denunciado en varias ocasiones la incautación de miles de ejemplares de su revista en varias entidades del país; en el estado de Veracruz hacía menos de un año.

El seguimiento al caso de Regina Martínez por parte de Jorge Carrasco ha supuesto serios riesgos para el periodista. Un año después, en abril de 2013, Proceso denunció públicamente haber recibido informaciones sobre un posible atentado en contra del periodista. Posteriormente, el reportero accedió al Mecanismo de Protección y desde entonces es constantemente escoltado y tiene limitadas sus salidas para reportar. “Yo solía ser un hombre libre”, lamenta el periodista.

Tres años después, Jorge Carrasco continúa denunciando el caso de Regina Martínez, y la revista Proceso exigiendo justicia, ya que en ningún momento la Procuraduría General del Estado de Veracruz tomó la labor periodística de la reportera como línea de investigación del homicidio, y a tres años, el asesinato permanece en total impunidad.

La labor de las y los periodistas en México es crucial ante el contexto de crisis en materia de derechos humanos y la impunidad asociada que vive el país. Hoy más que nunca, el periodismo riguroso en México se ha convertido en una verdadera defensa de la libertad de expresión, fundamental para acabar con una de las etapas más sangrientas en la historia reciente del país.

 

*Graciela Martínez es encargada de la difusión del proyecto de protección a personas defensoras de la @CMDPDH.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.