Errante - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Verdad, justicia y reparación
Por CMDPDH
La Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos es una organización civil,... La Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos es una organización civil, secular, autónoma e independiente fundada en 1989. Busca contribuir a la consolidación de un Estado democrático de derecho que reconozca y garantice, en particular, los derechos de las víctimas de violaciones a derechos humanos; en especial el derecho a la asistencia, protección, verdad, justicia, reparación integral, debida diligencia, y demás derechos consagrados. Este blog es un espacio de análisis e investigación que invita a un debate informado sobre el estado de los derechos humanos en México. Síguenos en Facebook/CMDPDH. (Leer más)
Errante
D.T. es una mujer hondureña que está siendo acompañada por la CMDPDH en su proceso de solicitud de asilo en México. En este texto nos comparte las emociones que ha tenido que enfrentar al verse obligada a abandonar su país de origen.
Por CMDPDH
15 de marzo, 2021
Comparte

La autora de esta entrada es D.T., una mujer hondureña que está siendo acompañada por la CMDPDH en su proceso de solicitud de asilo en México. En la segunda parte de su escrito nos comparte un poema, en el que habla de las emociones que ha tenido que enfrentar al verse obligada a abandonar su país de origen.

 

Salí de mi barrio el 10 de noviembre del 2020 a las 5 a.m.

El huracán Eta estaba saliendo del territorio hondureño, mientras en las noticias avisaban que estaba entrando un segundo Huracán.

Mi madre y abuela se despedían bajo la lluvia, con la única certeza de estar sintiendo el dolor de separarnos. Pese a que atravesar fronteras hubiera sido la última opción en medio de una pandemia, sabíamos que cualquier lugar era más seguro que casa, o al menos eso queríamos creer. Desarticularon nuestra esperanza, nuestro acompañamiento, nuestros corazones que se sostenían el uno al otro.

Recuerdo la imagen cada día. Ellas debajo de la lluvia para poder estar hasta el último segundo posible juntas. Aún deseo que aquel momento hubiera tenido un rastro de luz, pero todo era tormenta, nosotras fuimos tormenta, nuestros espíritus fueron tormenta, nuestras lágrimas fueron tormenta.

El momento vive en mí como una sombra que intento abrazar por un instante más, pero mis pies se incendian, se pulverizan y reconozco que desde que no estoy en casa me siento perdida, todo parece ajeno a mí. El recorrido fue más difícil de lo que pensábamos, mi cuerpo quedó hecho cenizas, por algún lugar de Centroamérica aún existe el eco de un llanto profundo que salió de mis entrañas, aún quedan restos de mi sangre, aún transito sin respuestas.

Pero con la convicción de que hay otras posibilidades y una lucha que resurge entre los escombros que venimos arrastrando, para liberación de las mujeres que migramos y que seguimos sosteniendo un canto, que suena al unísono del espacio y tiempo. Un canto que afirma que merecemos una vida digna y libre de violencia.

 

Nada será suficiente

Las cicatrices fueron dibujadas por el tiempo en un lugar del mundo tan solitario,

fui cargando mis reflejos a veces irreconocibles.

Con un gesto de amabilidad me recordé (directo al corazón) que está bien rendirse y no poder más.

Sin hogar y con las heridas abiertas,

detrás de una fotografía familiar que no me pertenece.

 

Nada será suficiente si no existe la aurora y morir es más simple.

 

Me despojaron de la pérdida y le llamaron locura a la inocencia de soñar.

No olvidaré la sangre, ni la muerte, ni el hambre, no lo olvidará mi piel llagada, ni todos los versos que incendie en mi lengua.

Tantas ganas de atravesar el tiempo en busca de un cielo intacto.

Así escapar de la paranoia, esas oscilaciones de tortura

Vomitando recuerdos de un sitio que no existe

(quiero pensar que no existe)

El terror se balanceó y se enredó en las costillas.

Por recorrer un país mortaja del que solo quedo escapar

Caminé ausente de mí, sin edad e incorpórea.

Nada será suficiente si no podemos transitar en busca de un sorbo de paz.

Nada será suficiente si no existe la esperanza y morir es más simple.

Nada será suficiente si no existe horizonte y morir es más simple.

@CMDPDH

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.