close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Verdad, Justicia y Reparación
Por CMDPDH
La Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos es una organización civil,... La Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos es una organización civil, secular, autónoma e independiente fundada en 1989. Busca contribuir a la consolidación de un Estado democrático de derecho que reconozca y garantice, en particular, los derechos de las víctimas de violaciones a derechos humanos; en especial el derecho a la asistencia, protección, verdad, justicia, reparación integral, debida diligencia, y demás derechos consagrados. Este blog es un espacio de análisis e investigación que invita a un debate informado sobre el estado de los derechos humanos en México. Síguenos en Facebook/CMDPDH. (Leer más)
Gobierno de México, ante el banquillo de la ONU
Resulta muy positivo el reconocimiento de los desafíos por parte del Estado mexicano de la crítica situación de derechos humanos del país. No obstante, sigue resultando preocupante la narrativa reduccionista y poco propositiva que con contumacia proclama que “así les dejaron el país”.
Por Olga Guzmán
22 de octubre, 2019
Comparte

Los pasados 16 y 17 de octubre, México fue nuevamente revisado por un órgano de tratados de la Organización de las Naciones Unidas. Esta vez, fue el Comité de Derechos Humanos, que se creó en virtud del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, y el cual no había revisado al país desde el 2010.1

Esta es la tercera sustentación de la administración de la 4T ante un órgano de tratados de las Naciones Unidas (la primera fue ante el Comité de la Tortura, pueden leer nuestra valoración en “México reprueba revisión ante el Comité contra la Tortura” y la segunda por el Comité contra la Discriminación Racial, pueden leer la valoración del CDH Fray Vitoria “La persistente discriminación racial en México”). Estas revisiones que hacen estos órganos de Naciones Unidas al Estado mexicano, son oportunidades muy relevantes para adoptar decididamente medidas efectivas para honrar y cumplir con sus obligaciones constitucionales e internacionales de garantizar, respetar y proteger los derechos humanos.

En ese sentido, resulta muy positivo el reconocimiento de los desafíos por parte del Estado mexicano de la crítica situación de derechos humanos del país. No obstante, sigue resultando preocupante la narrativa reduccionista y poco propositiva que con contumacia proclama que “así les dejaron el país”. Basta con repasar la intervención de la jefa de delegación ante la sustentación de dicho Comité, la Subsecretaria de Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos de la Cancillería, la Sra. Martha Delgado:

El nuevo gobierno de México tiene un serio compromiso con los derechos humanos y tienen claro los grandes retos que tienen para atender siglos de omisiones en la materia. Esto en concordancia con la nueva política exterior en derechos humanos, en la cual habrá una colaboración con las instituciones y organismos internacionales, como es el caso de la ONU, con el fin de que colaborativamente se construya los elementos que permita al Estado mexicano hacer frente a los retos que enfrenta en materia de derechos humanos.

¿Cuáles serán las omisiones a las que alude la Sra. Subsecretaria? ¿Cuáles son los principales retos que enfrenta nuestro país en materia de derechos humanos? Para las y los integrantes del Comité de Derechos Humanos que tuvieron en el banquillo a representantes de la SRE, SEGOB, FGR, SEDENA, entre otras, la semana pasada en Ginebra, algunas de las principales contradicciones que obstaculizan la realización de las obligaciones internacionales del Estado mexicano conforme al tratado en cuestión, son:

  • Más y mejores leyes, pero… ¿eficaces? Integrantes del Comité, saludaron que desde su última revisión en 2010, se haya avanzado en la adopción de legislaciones relacionadas a la prevención, investigación y sanción de la tortura, desaparición forzada, atención a víctimas y protección de personas defensoras de derechos humanos y periodistas. No obstante, se mostraron preocupadas/os por el verdadero efecto que está teniendo este nuevo marco jurídico en la realidad de las víctimas y en la disminución de la comisión de violaciones a los derechos a la integridad, seguridad y libertad personales en el país. Es decir, ¿por qué si México parece tener muy buenas leyes, éstas no han impactado verdaderamente en la disminución de las violaciones a derechos humanos que se alegan ocurren en nuestro territorio? Explicar la consabida brecha entre lo que establecen las leyes de protección de derechos humanos y la realidad que nos atribula, forzosamente nos remite a la falta de voluntad política y capacidad institucional que ha mostrado el Estado mexicano para hacer cumplir ineludiblemente esas leyes que víctimas y ONG hemos exigido y construido conjuntamente.
  • Paradigma castrense en la vida pública del país. ¿Qué medidas ha adoptado el Estado mexicano para garantizar que la seguridad pública sea mantenida, en la mayor medida posible, por fuerzas de seguridad civiles y no militares? ¿Por qué no se ha concluido la adopción del marco normativo destinado a regular los estados de excepción, previsto en el artículo 29 de la Constitución mexicana? Fueron algunas de las inquietudes manifestadas por el Comité. Ante la información proporcionada por el Estado mexicano, el Comité destacó durante el diálogo con la delegación de México, que tanto la creación de la Guardia Nacional y la adopción de las leyes que la regulan, contravienen las observaciones generales emitidas por dicho Comité y perpetúan la militarización de la seguridad pública. Resultó alarmante para el Comité saber, que se haya creado una institución encargada de la seguridad pública del país, conformada y regida por el estamento militar, y por el contrario, no se hayan fortalecido a las fuerzas de seguridad civiles, como las policías.
  • Impunidad, desde la Guerra Sucia. El Comité lamentó no haber recibido información sobre medidas adoptadas y los progresos alcanzados para garantizar que continúen siendo investigadas las graves violaciones a los derechos humanos ocurridas durante la llamada “guerra sucia”. En particular mostró preocupación porque no haya responsables llevados ante la justicia por la comisión de los crímenes atroces ocurridos durante esa época. Hechos, ocurridos en el pasado, como aquellas desapariciones forzadas, torturas y ejecuciones extrajudiciales cometidas y ordenadas por el Estado, sin sancionar, perpetúan y promueven la comisión de estos crímenes en el presente.

Por su parte, la delegación del Estado mexicano, defendió a la 4T con una retahíla de “logros” y elogios a su buena voluntad. No obstante, las digresiones por parte de representantes del Estado, omitieron información relevante, como por ejemplo:

  • Disculpas públicas. El Estado mexicano afirmó ser contundente en el reconocimiento de sus responsabilidades internacionales y enumeró los actos públicos de disculpa que ha ofrecido a las víctimas de varios casos emblemáticos. No obstante, omitió mencionar, que el ejército mexicano no ha ofrecido ninguna disculpa pública, ni reconocido su responsabilidad en ninguno de los casos mencionados.
  • Reconocimiento a labor que realizan personas defensoras de derechos humanos y periodistas. Pese al repudio que manifestó ante cualquier agresión en su contra, omitió presentar información relacionada a la investigación y sanción de los responsables de los asesinatos de los 15 periodistas y 24 personas defensoras que se contabilizan en la actual administración. Mucho menos pudo articular los avances en la búsqueda de defensores desaparecidos y en cómo garantizará sanciones adecuadas para los funcionarios públicos responsables de dichas agresiones, sabiendo que el 55% de las agresiones contra periodistas y defensores provienen de agentes del Estado.
  • México, no se encuentra en guerra, afirmaron los representantes del Estado, en particular, de la SEDENA. Al mismo tiempo, confirmaron el poder corruptor, así como la capacidad financiera y de fuego de la delincuencia organizada. Ante ello, integrantes del Comité, mostraron alarma al analizar la intensidad de violencia alcanzada y prolongada durante enfrentamientos armados, entre las fuerzas armadas y grupos armados no gubernamentales, así como por el nivel de organización de los grupos del narcotráfico, relacionada a la potencia de su armamento, sus estructuras de mando y control sobre territorios y su capacidad logística para participar en enfrentamientos contra las fuerzas armadas. El Estado mexicano, fracasó en responder, cómo es que se protege a la población civil ante dicha escalada de violencia, y porqué, si México no se encuentra en guerra, la seguridad pública ha estado militarizada durante los últimos 13 años.

Para finalizar, la delegación de México que acudió a Ginebra, afirmó:

Los que integramos este gobierno, venimos de la lucha constante por el reconocimiento de los derechos y estamos convencidos de la relevancia y necesidad de los cambios que necesita nuestro país, y que estamos decididos a atender en los siguientes años a través de reformas del entramado normativo, la construcción instituciones y el desarrollo de capacidades. Esta será la agenda que se trazará para los siguientes años.

Ante encomiable convicción, sólo basta saber, cómo es que las reformas que recientemente se adoptan inspiradas en el populismo punitivo del 2006, las designaciones altamente politizadas y a modo en nuestras instituciones de procuración y administración de justicia, o la falta de voluntad claramente manifiesta para revertir la impunidad de los crímenes atroces que se han cometido y se siguen cometiendo en nuestro país, son la inefable muestra, que a lo que nos enfrentamos en la 4T, constituye una política de simulación. 

* Olga Guzmán (@OlGuz) es Directora de Incidencia Nacional e Internacional de la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos.

 

1 Pese a que el Estado mexicano debía presentar un informe sobre el estado de cumplimiento de sus obligaciones internacionales conforme al tratado en cuestión en marzo de 2014, demoró 9 años para presentar un informe ante el Comité.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.