Guanajuato y la violación a los derechos de menores - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Verdad, justicia y reparación
Por CMDPDH
La Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos es una organización civil,... La Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos es una organización civil, secular, autónoma e independiente fundada en 1989. Busca contribuir a la consolidación de un Estado democrático de derecho que reconozca y garantice, en particular, los derechos de las víctimas de violaciones a derechos humanos; en especial el derecho a la asistencia, protección, verdad, justicia, reparación integral, debida diligencia, y demás derechos consagrados. Este blog es un espacio de análisis e investigación que invita a un debate informado sobre el estado de los derechos humanos en México. Síguenos en Facebook/CMDPDH. (Leer más)
Guanajuato y la violación a los derechos de menores
Acceso a la salud, embarazo adolescentes, consumo de sustancias tóxicas, acceso a la justicia y migración son las áreas en dónde más se violan los derechos de niñas, niños y adolescentes en Guanajuato.
Por CMDPDH
22 de mayo, 2017
Comparte

Por: Rebeca Aguayo Sánchez (@AguayoRebe)

Las violaciones a los derechos humanos son un reflejo de las acciones por omisión y/o comisión, por parte del Estado, que no cumple con las obligaciones que le competen; obligaciones descritas, plasmadas y asumidas en un sinfín de instrumentos jurídicos. Hablar de violaciones a derechos humanos también implica el reconocimiento de un “Estado de Derecho” que se ha puesto en tela de juicio por las diversas problemáticas y crisis que emergen en el país: desapariciones, ejecuciones, feminicidios, etc.

En el caso particular de Guanajuato se pueden observar hechos que ejemplifican algunas de estas problemáticas. Entre los sectores más afectados encontramos a las niñas, niños y adolescentes, quienes representan el 34.7 % del total de su población. Esta población vive diversas problemáticas que son traducidas en violaciones a sus derechos humanos; sin embargo, no han sido lo suficientemente visibilizadas.

En Nima, Centro de Promoción de los Derechos Humanos de Niñas, Niños y Adolescentes en Guanajuato, realizamos un monitoreo en relación a las violaciones a derechos de niñez y adolescencia durante 2016, con dos fuentes de información principalmente: la sistematización hemerográfica de las notas relacionadas a violaciones a derechos de niñas, niños y adolescentes que se registraron en diferentes medios y con fundamento metodológico de Huridocs (2007), y los propios casos que atiende Nima. De ambas fuentes encontramos cinco casos paradigmáticos a violaciones a derechos de niñez y adolescencia: violencia escolar, desapariciones, trabajo infantil indígena, ejecución de tres menores de edad en San Miguel de Allende y Familias guanajuatenses emigrantes en Estados Unidos.

En el aspecto hemerográfico, los resultados arrojaron 14 descriptores, con un total de 823 casos de violaciones a derechos de la niñez y adolescencia:

Fuente: elaboración propia con datos de sistematización hemerográfica, Nima 2016.

Hablamos de que cada día niñas, niños y/o adolescentes en el estado viven dos violaciones a sus derechos, principalmente en el ámbito de la salud: acceso al servicio, embarazo adolescentes, consumo sustancias tóxicas; seguido de la falta de acceso a la justicia por los mismos mecanismos e instancias que no están diseñados para ellas/os, aun así lo establezca la Convención de los Derechos del Niño y/o la Ley General de los derechos de Niñas, Niños y Adolescentes en Guanajuato; y por tercera constante en relación a migración: niñas, niños y adolescentes migrantes indígenas, jornaleros, inmigrantes a los Estados Unidos principalmente.

Cada uno de estos descriptores son información importante que revelan en un primer acercamiento la situación de los derechos de la niñez y adolescencia en Guanajuato, situaciones que señalan la urgencia de posicionarlos en la agenda pública, lo que también implica el reconocimiento por parte del Estado de su falta de políticas públicas con perspectiva de derechos de niñas, niños y adolescentes. Aun cuando en repetidas ocasiones se han señalado que existen 150 programas dirigidos a esta población, es necesario un análisis profundo de cómo están siendo formulados estos programas y su acercamiento a las realidades que viven niñas, niños y adolescentes en la entidad.

Desde el marco normativo, la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes en 2014 significó un cambio importante para el país que derivó en las leyes estatales; en el caso de nuestro estado con la Ley de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes en Guanajuato en 2015. Estas leyes establecen la creación de los Sistemas de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes, a nivel nacional, estatal y municipal.

En el ámbito estatal, este Sistema fue creado el año pasado, no obstante, una de las críticas es la calificación que obtiene nuestra ley (de acuerdo a un instrumento de medición de la Redim, 2009) de 4.4, la más baja del país, por no considerar aspectos indispensables establecidos en la Convención de los Derechos del Niño y las observaciones generales del Comité de los Derechos del Niño, de la ONU.

Lo anterior, más la falta de voluntad política, da lugar a un Sistema estatal que no ha cumplido con los estándares internacionales para su funcionamiento, además de que no hace pública la información que está obligada a transparentar. Un ejemplo de este retraso es la creación del Programa a favor de niñas, niños y adolescentes, que no ha sido publicado y esperamos sea construido con una perspectiva de derechos de la niñez y adolescencia, en el que además la participación activa y real de ellas y ellos sea parte del proceso, bajo el artículo 12 de la Convención de los Derechos del Niño.

En el estado solamente se han instalado 65.2 % de los Sistemas Municipales, de acuerdo a información solicitada vía Infomex; esto también refleja el lugar que ocupan las niñas, niños y adolescentes en las agendas públicas.

Finalmente, y como lo señalamos en nuestro Informe 2016, es necesario dejar de ver a la familia como único actor responsable del ejercicio de los derechos de niñas, niños y adolescentes, es urgente y exhortamos a que el Estado cumpla con sus obligaciones y responsabilidades, se capacite lo suficiente en la materia, así como la sociedad en general, sea abierto al dialogo con los diferentes actores que podemos articular esfuerzos a favor de la niñez y adolescencia.

Por último, es importante posicionar que las niñas, niños y adolescentes no son el futuro del país, son el presente y están viviendo diversas situaciones que vulneran y ponen en riesgo su vida. No esperemos a ese futuro, actuemos con ellas y con ellos para mejorar sus condiciones de vida, dejemos de pensarles como objetos de protección y relacionarnos con ellas y ellos desde una lógica adultocéntrica. Seamos capaces de escucharles y tomarles en cuenta para todas las decisiones que se toman entorno a su vida.

 

* Rebeca Aguayo Sánchez es Trabajadora social egresada de la Universidad de Guanajuato, coordinadora del área de investigación en Nima, feminista y defensora de los derechos humanos. Sigue a la Comunidad Loyola en la web y en Facebook.

 

@CMDPDH

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.