La crisis humanitaria del desplazamiento interno en México - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Verdad, justicia y reparación
Por CMDPDH
La Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos es una organización civil,... La Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos es una organización civil, secular, autónoma e independiente fundada en 1989. Busca contribuir a la consolidación de un Estado democrático de derecho que reconozca y garantice, en particular, los derechos de las víctimas de violaciones a derechos humanos; en especial el derecho a la asistencia, protección, verdad, justicia, reparación integral, debida diligencia, y demás derechos consagrados. Este blog es un espacio de análisis e investigación que invita a un debate informado sobre el estado de los derechos humanos en México. Síguenos en Facebook/CMDPDH. (Leer más)
La crisis humanitaria del desplazamiento interno en México
Tanto en el Triángulo del Norte (conformado por El Salvador, Guatemala y Honduras) como en México, la principal causa registrada de desplazamiento es la violencia criminal relacionada en gran medida con el tráfico de drogas y actividades de pandillas, de acuerdo con el Centro de Monitoreo de Desplazamiento Interno.
Por CMDPDH
25 de mayo, 2015
Comparte

Por: Maribel Remolina (@MaribelRemolina) y Brenda Pérez (@dabrenperez)

 

“Después de que se llevan a mi marido, yo agarro a mis niños de la mano y me voy caminando por el monte a las doce de la noche […] No, no traía nada, sólo lo que traíamos puesto”.

Testimonio, Mujer Desplazada, Durango, México, 2013.

 

El pasado 6 de mayo, el Centro de Monitoreo de Desplazamiento Interno (IDMC, por sus siglas en inglés) del Consejo Noruego para Refugiados publicó el “Informe Global 2015: Desplazados internos por conflicto o violencia”, el cual presenta cifras de desplazamientos sin precedentes y afirma que 38 millones de personas han tenido que desplazarse dentro de sus propios países, a raíz de conflictos o violencia, lo que equivale a las poblaciones de Londres, Nueva York y Beijing juntas.

El documento señala que tan sólo en 2014, 11 millones de personas se vieron obligadas a huir de sus hogares debido a acontecimientos violentos, lo que equivale a 30 mil personas desplazadas diariamente, y describe cómo el desplazamiento revela los retos estructurales de cada país y la forma en que esta situación puede prolongarse ante la negativa de los gobiernos para reconocer el fenómeno y trabajar para encontrar soluciones. A pesar de que el Estado es el responsable de proteger y brindar asistencia a las personas desplazadas dentro de su territorio, son principalmente las agencias humanitarias y organizaciones no gubernamentales quienes dan una respuesta a sus necesidades.

De los nuevos desplazamientos internos registrados en 2014 en todo el mundo, alrededor del 60% se deben a las crisis prolongadas en Irak (2.2 millones), Sudán del Sur (1.3 millones), Siria (1.1 millones), la República Democrática del Congo (un millón) y Nigeria (975 mil). De acuerdo con el IDMC, por primera vez en más de una década hubo desplazamientos forzados masivos en Europa ocasionados por la guerra en Ucrania, donde se calcula que 646,500 personas huyeron en 2014.

Las tres regiones del mundo con mayor número de personas en condición de desplazamiento en 2014 fueron Medio Oriente y África del Norte –con 11.9 millones y 3.8 millones respectivamente tan sólo en este último año–, África Central –con 7.9 millones – y el continente americano –con 7 millones. En esta última región se registró un aumento del 12% respecto a las cifras reportadas por IDMC el año anterior, generándose por lo menos 436,500 nuevos desplazamientos únicamente en 2014, gran parte de ellos provocados por la violencia criminal asociada al tráfico de drogas.

Estas alarmantes cifras ilustran la crisis global de desplazamiento y por tanto, la crisis humanitaria que enfrentamos en los últimos años, en la que cada vez más personas se han visto obligadas a escapar de los lugares en donde viven como consecuencias de los conflictos armados o situaciones de violencia generalizada en varios países del mundo, y México no es la excepción.

La mayoría de los desplazados en América se encuentran en Colombia, con más de 6 millones de personas, resultado de décadas de conflicto armado en ese país. En la denominada región del Triángulo Norte –conformada por El Salvador, Guatemala y Honduras– se registraron 566,700 personas desplazadas, muchas de ellas a causa de la violencia asociada al crimen organizado y pandillas, mientras que en México se tiene registro de por lo menos 281,400 personas desplazadas, 9 mil de ellos tan sólo en 2014.

El IDMC afirma que, tanto en el Triángulo del Norte como en México, la principal causa registrada de desplazamiento es la violencia criminal relacionada en gran medida con el tráfico de drogas y actividades de pandillas. Asimismo, señala que los grupos armados no estatales utilizan la violencia como instrumento en la búsqueda de ganancias, control territorial sobre rutas de tráfico de drogas y para neutralizar a grupos contrarios, frecuentemente en colaboración con el Estado.

El informe explica que desde 2006, la lucha de las autoridades contra los cárteles de las drogas en México ha provocado graves violaciones a derechos humanos, particularmente ejecuciones extrajudiciales, desapariciones, tortura, detenciones arbitrarias y creciente violencia entre las propias organizaciones criminales, lo cual ha contribuido al clima de inseguridad que eventualmente conduce al desplazamiento de personas.

En el informe “Derechos humanos de los migrantes y otras personas en el contexto de movilidad humana en México”, publicado en agosto de 2014 por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), se señala que el principal obstáculo para atender a la población desplazada es la falta de documentación y análisis integral del fenómeno por parte de las autoridades mexicanas. Asimismo, menciona la tendencia de funcionarios públicos a minimizar o ignorar el fenómeno como “una incómoda consecuencia de la situación de violencia”, o bajo el argumento de que los movimientos de poblaciones responden a migraciones internas.

El desplazamiento en México ha sido un recurso tanto reactivo como preventivo. Los desplazados huyen de sus hogares de residencia habitual ya sea como consecuencia de actos criminales y violaciones a derechos humanos cometidos en su contra o hacia su familia, o bien, como consecuencia del temor fundado de ser víctimas ante un clima generalizado de inseguridad e impunidad.

Las personas que han sido forzadas a desplazarse internamente no cuentan con mecanismos ni instituciones para su protección o asistencia. El fenómeno continúa siendo ignorado mientras cientos de miles se encuentran en vulnerabilidad y desprotección. La Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (CMDPDH), a partir de su trabajo de representación de víctimas y documentación de casos en varios estados de la República, ha podido constatar que los gobiernos locales no tienen ni la capacidad ni la voluntad para garantizar y proteger los derechos de este sector de la población, no hay registros o programas enfocados a su reconocimiento o atención.

La CMDPDH ha recopilado información que indica que el desplazamiento interno forzado más recurrente, invisible y por lo tanto no registrado, es el que se presenta gota a gota, es decir cuando núcleos familiares pequeños abandonan su comunidad de origen, de manera aislada. Mientras que los desplazamientos masivos consisten en el movimiento simultáneo de 10 o más familias de una misma comunidad, como resultado de un factor de expulsión común, los cuales se han presentado principalmente en los estados de Guerrero, Sinaloa, Michoacán, Oaxaca y Chiapas.

En ese sentido, resaltamos el trabajo que el IDMC realiza cada año para monitorear el desplazamiento interno de población en el mundo y particularmente en México. Los resultados que arroja son sumamente valiosos porque nos permiten dimensionar el fenómeno a nivel global, regional y local, especialmente, cuando en muchos de los países, como en México, el desplazamiento interno no es aún reconocido oficialmente y no existe ninguna institución que se encargue de cuantificarlo y caracterizarlo.

Por ello, resulta urgente que se atienda el fenómeno del desplazamiento interno tanto a nivel regional, como a nivel nacional, fortaleciendo las políticas al interior de los países, reconociendo la problemática y creando instancias nacionales que se encarguen de su prevención, atención y protección, esto con la finalidad de evitar que el fenómeno se incremente o bien, se trasforme en otro tipo de migración irregular que requiera la intervención y la protección internacional. Es decir, lo gobiernos nacionales actuales, que enfrentan el desplazamiento interno, tienen la responsabilidad de reconocer y crear un marco jurídico necesario para esta población doblemente vulnerable, y tienen la posibilidad de adoptar los convenios internacionales para el tratamiento adecuado del fenómeno.

Particularmente en México, la CMDPDH ha reiterado la importancia de que el Ejecutivo Federal reconozca el desplazamiento interno forzado como un fenómeno existente y creciente en el país, el cual requiere urgentemente de un diagnóstico, un registro y de un monitoreo permanente que provea de información necesaria para crear medidas efectivas a favor de esta población.

 

* Maribel Remolina es investigadora del Proyecto de Desplazamiento Interno de la CMDPDH. Brenda Pérez es Coordinadora del Área de Desplazamiento Interno de la CMDPDH.

 

 

El informe del IDMC indica que en esta región se encuentran 19 de las 50 ciudades con mayor índice de criminalidad en todo el mundo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.