Para que la guerra no llegue a tus hijas e hijos, necesitamos una #RegulaciónResponsable - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Verdad, justicia y reparación
Por CMDPDH
La Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos es una organización civil,... La Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos es una organización civil, secular, autónoma e independiente fundada en 1989. Busca contribuir a la consolidación de un Estado democrático de derecho que reconozca y garantice, en particular, los derechos de las víctimas de violaciones a derechos humanos; en especial el derecho a la asistencia, protección, verdad, justicia, reparación integral, debida diligencia, y demás derechos consagrados. Este blog es un espacio de análisis e investigación que invita a un debate informado sobre el estado de los derechos humanos en México. Síguenos en Facebook/CMDPDH. (Leer más)
Para que la guerra no llegue a tus hijas e hijos, necesitamos una #RegulaciónResponsable
Seguir pensando el día de hoy que el modelo de prohibición de las drogas es la mejor manera de garantizar el respeto a los derechos de las personas jóvenes y menores de edad, requiere no querer ver lo que ha sucedido en nuestro país desde el 2006 y la vulnerable situación en la que la guerra contra las drogas nos ha posicionado.
Por CMDPDH
11 de julio, 2016
Comparte

El actual modelo prohibicionista de drogas tiene como premisa que éste es la mejor y única opción para proteger a niñas, niños y jóvenes de los daños que generan las drogas. No obstante, 10 años de una endurecida guerra contra las drogas después debemos preguntarnos si esta lógica se sostiene.

Elvis Axell Torres Rosete tenía 17 años cuando desapareció en diciembre del 2010. Su madre, Nancy Rosete, quien lo busca desde entonces, relata que Elvis Axell le había pedido ayuda para enfrentar su uso de inhalables, el cuál había identificado como problemático. La familia de Elvis Axell buscó centros de tratamiento y, a falta de opciones de centros públicos y gratuitos de calidad, eligieron una clínica privada que recibió un coche de la familia a cambio de 190 días de tratamiento. En los últimos días de diciembre, unos días antes de su salida de la Clínica Salva tu Vida en Tultitlán, Estado de México, el dueño envió a Elvis Axell y a dos pacientes más a recoger un paciente a Matamoros, Tamaulipas, sin el conocimiento de su familia. Desde entonces no se sabe dónde está.

Otros pacientes de la clínica relataron a la familia de Elvis Axell haber sufrido tortura y malos tratos por parte del dueño, incluyendo trabajo forzado, violencia sexual, venta de drogas e inyecciones de sustancias desconocidas, entre otros. En septiembre de 2013 el dueño de la clínica fue detenido con otros dos sujetos, portaba una chamarra con el escudo nacional y la leyenda “Combate a la Delincuencia”. Se identificó como elemento en activo de la PGR y estaba en posesión de más de 9 gramos de cocaína y una camioneta que había sido reportada como robada.

Seguir pensando el día de hoy que el modelo de prohibición de las plantas y sustancias que llamamos drogas es la mejor manera de garantizar el respeto a los derechos de las personas jóvenes y menores de edad requiere no querer ver lo que ha sucedido en nuestro país desde el 2006 y la vulnerable situación en la que la guerra contra las drogas nos ha posicionado. A continuación enlisto 8 puntos clave que debemos estar ignorando para seguir aplicando este modelo.

  1. Consumir es una decisión. Las drogas son solamente plantas y sustancias, no tienen la capacidad de obligarnos a consumir. Las relaciones que decidimos tener con ellas están completamente en nuestras manos y pueden ser modificadas o detenidas, según la decisión de cada persona. Esto requiere información sobre lo que se consumirá, sus efectos en el cuerpo y los riesgos asociados al consumo y, en ocasiones, apoyo profesional para dejar de consumir o transitar a prácticas de menor riesgo.
  2. Existen diversos usos de estas plantas y sustancias. No todo uso de drogas implica dependencia, daños profundos a la salud o riesgo de muerte. De acuerdo con el Informe Mundial sobre Drogas del 2015, solamente 1 de cada 10 personas que usa drogas ilícitas desarrolla usos problemáticos. La noción de que cualquier uso lleva a una adicción no permite que reconozcamos que además de distintos usos existen diversos grados de riesgo que pueden ser impactados por cambios en nuestra conducta frente a estas plantas y sustancias. Aún así, es necesario que los servicios de salud pública contemplen las necesidades de las personas que si desarrollan usos problemáticos para ofrecerles tratamiento voluntario, gratuito y laico, donde sean respetados sus derechos y decisiones sobre sus cuerpos.
  3. Las drogas, a pesar de ser ilegales, no son difíciles de conseguir. La prohibición no ha logrado disminuir la producción y venta de drogas, mismas que se encuentran disponibles y pueden conseguirse con relativa facilidad por personas de cualquier edad.
  4. Las drogas y el acceso a ellas es mucho más peligroso en un contexto de prohibición. Al estar prohibidas, quien busca comprar drogas debe acudir a un mercado ilícito autoregulado mediante el uso de violencia. A esto se suma que las drogas mismas no pasan controles de calidad, por lo que comúnmente se encuentran adulteradas y, en ocasiones, sustituidas por otra sustancia por completo. Esto hace que el uso sea mucho más riesgoso, pues se está consumiendo una sustancia que se desconoce y que puede tener efectos muy diferentes o dosis de toxicidad muy distintas.
  5. La criminalización del uso de drogas aleja de los servicios de salud a quienes más los necesitan. Debido al miedo a ser expulsadas de la escuela o de su casa o de ser detenidas, muchas personas menores de edad y jóvenes que requieren servicios de salud para modificar o detener patrones de consumo problemático no se animan a solicitarlos. Así mismo, el estigma asociado al consumo de drogas ha permitido que la mayoría de los centros de tratamiento operen por fuera de la ley e incluso que sean centros donde se practica la tortura y otros tratos crueles, inhumanos o degradantes.
  6. El dinero invertido en el combate armado a las organizaciones criminales dedicadas al narcotráfico podría ser invertido en programas de salud y educación para personas jóvenes y menores de edad. A finales del mes pasado, en el marco de fuertes manifestaciones de las y los trabajadores de ambos sectores, el gobierno federal anunció un reajuste al gasto público, mismo que consistirá en un recorte de 31 mil 714.8 millones de pesos. De este recorte, el 41% se concentra en los rubros de salud y educación. No obstante, no se incluyeron recortes al presupuesto de la Secretaría de Defensa Nacional y la Secretaría de Marina, instituciones que han participado activamente en la guerra contra las drogas en México.
  7. La guerra contra las drogas ha generado un contexto de violencia generalizada, en el cual se cometen graves violaciones a derechos humanos, afectando profundamente a personas menores de edad y jóvenes. De acuerdo con cifras del Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas, actualmente 12,904 personas entre 10 y 29 están desaparecidas. Así mismo, desde el 2006, año en que se recrudeció la guerra contra las drogas, el homicidio de personas jóvenes y menores de edad ha aumentado. De acuerdo con cifras del INEGI, el homicidio es ahora la principal causa de muerte de estas poblaciones, rebasando las muertes por accidentes de tránsito que había sido históricamente la principal causa de muerte. Sumado a esto, el Relator Especial sobre el derecho de toda persona al disfrute del más alto nivel posible de salud física y mental manifestó su preocupación por las y los adolescentes que pierden a sus padres por la violencia de la guerra contra las drogas, así como por el encarcelamiento prolongado de personas que han cometido delitos no violentos. Estos daños son mucho más profundos, y afectan a muchas más personas, que los daños relacionados con el uso de drogas.
  8. Las personas menores de edad y jóvenes son seres pensantes que no necesitan ni merecen una educación que busque adoctrinarlos y decirles lo que deben y no hacer con sus propios cuerpos. Lo que si necesitan es una educación que les enseñe a tomar decisiones responsables e informadas y que les facilite la información y las herramientas necesarias para la toma de esas decisiones.

Elvis Axell es un joven valiente, que tomó la decisión de pedir ayuda y su familia tuvo la fortaleza para apoyarlo, no obstante, el modelo prohibicionista les falló. Hoy nos faltan Elvis Axell y miles de jóvenes más. Es momento de reconocer que la guerra contra las drogas genera aún más riesgos que las plantas y sustancias que busca erradicar, sin lograr su objetivo de reducir la producción y venta de éstas. Por las niñas, niños y jóvenes, es tiempo de cambiar nuestra política de drogas.

 

@CMDPDH

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.