La política exterior de simulación (Parte II) - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Verdad, justicia y reparación
Por CMDPDH
La Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos es una organización civil,... La Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos es una organización civil, secular, autónoma e independiente fundada en 1989. Busca contribuir a la consolidación de un Estado democrático de derecho que reconozca y garantice, en particular, los derechos de las víctimas de violaciones a derechos humanos; en especial el derecho a la asistencia, protección, verdad, justicia, reparación integral, debida diligencia, y demás derechos consagrados. Este blog es un espacio de análisis e investigación que invita a un debate informado sobre el estado de los derechos humanos en México. Síguenos en Facebook/CMDPDH. (Leer más)
La política exterior de simulación (Parte II)
¿Para qué seguir insistiendo en abrir un diálogo con representantes del Estado mexicano a fin de coadyuvar en la formulación de la política pública de derechos humanos, si prejuzga a las OSC como “opositores” si disentimos o advertimos de los riesgos en los derechos humanos de las políticas o iniciativas que éste impulsa?
Por Olga Guzmán Vergara
10 de septiembre, 2020
Comparte

En la parte I de esta serie, abordé el liderazgo que México ha tenido históricamente en el Consejo de Derechos Humanos y los compromisos que ha hecho para poder ocupar nuevamente un asiento en este órgano multilateral de las Naciones Unidas durante el periodo 2021-2023. En particular, planteé el papel de México en el fortalecimiento del órgano universal encargado del diseño de la política mundial de derechos humanos, así como su cooperación con los mecanismos y órganos de derechos humanos de las Naciones Unidas.

En resumidas cuentas, advertí que la actual política exterior en materia de derechos humanos de nuestro país vitorea con contumacia su apertura al escrutinio internacional y la cooperación en el ámbito multilateral, pero en la práctica afronta con pacatería la crítica situación de derechos humanos en el ámbito doméstico, así como la de otros países en el ámbito internacional.

Por otro lado, de los países que aspiran a ocupar un asiento en el Consejo de Derechos Humanos se espera que también tengan un diálogo abierto y permanente con personas defensoras y organizaciones de la sociedad civil de derechos humanos, y que cuenten con una Institución Nacional de Derechos Humanos, capaz de orientar y asesorar a los gobiernos respecto de sus obligaciones de derechos humanos y así garantizar la incorporación de las normas internacionales de derechos humanos en la legislación interna y su integración en la formulación de políticas públicas.

Pese a que, en el marco de su candidatura al Consejo de Derechos Humanos, el Estado mexicano afirma sostener un diálogo abierto con personas defensoras de derechos humanos y organizaciones de la sociedad civil, así como contar con una Institución Nacional de Derechos Humanos (es decir, la CNDH) sólida e independiente, a continuación intentaré desenredar ese galimatías que el Estado utiliza para defender su candidatura a este órgano multilateral de derechos humanos.

¿Diálogo abierto con la sociedad civil y las personas defensoras de derechos humanos?

De acuerdo a la normativa de la Secretaría de Relaciones Exteriores, es menester de dicha institución informar y mantener actualizada a la sociedad civil sobre los principales temas de política exterior; promover una mayor participación de la sociedad civil en la reflexión para la formulación de la política exterior; propiciar una relación y coordinación de mayor calidad entre el gobierno, las organizaciones y los actores sociales, y estimular la transparencia y construcción de consensos en la formulación de políticas pública.1

Pese a lo anterior, durante la actual administración, personas defensoras de derechos humanos y organizaciones de la sociedad civil hemos insistido en abrir un diálogo genuino, propositivo y especializado para el diseño y formulación de la política pública exterior en materia de derechos humanos. Hemos dirigido oficios con solicitudes precisas,2 hemos contribuido y participado en las revisiones que hacen los mecanismos y órganos internacionales de derechos humanos a nuestro país,3 hemos asistido y ahora participado remotamente en cuanta reunión se nos convoca. No obstante, de su parte, hemos escuchado a funcionarios farfullar perogrulladas. Se nos afirma con declaraciones vacuas que están comprometidos en dar seguimiento y cumplir con las recomendaciones internacionales en materia de derechos humanos, pero hasta el momento, solo vemos actos fútiles para seguir legitimando su política exterior en el ámbito internacional. Por si fuera poco, no existen esfuerzos de ningún tipo por informar a la sociedad civil sobre los principales temas y acciones que se encuentran en la agenda de la SRE relacionados a la política exterior en materia de derechos humanos. Ni nos informaron, ni abrieron un espacio para reflexiones con sociedad civil relacionado a la presentación de su candidatura para ocupar un asiento en el Consejo de Derechos Humanos, como tampoco conocemos los lineamientos o directrices que utiliza esta Secretaria para nominar a candidatas/os a puestos en organismos internacionales de derechos humanos.

Hoy, vale la pena cuestionarnos ¿para qué seguir insistiendo en abrir un diálogo con representantes del Estado mexicano a fin de coadyuvar en la formulación de la política pública -nacional e internacional- de derechos humanos, si este Gobierno nos prejuzga como “opositores” si disentimos o advertimos de los riesgos en los derechos humanos de las políticas o iniciativas que éste impulsa?

Institución Nacional de Derechos Humanos ¿sólida e independiente?

Dicen los estándares de las Naciones Unidas que las instituciones nacionales de derechos humanos tienen un papel clave en la creación de un entorno seguro y propicio para las personas defensoras de derechos humanos.4 Así mismo, las institucionales nacionales que funcionan con apego a los Principios de Paris, sus miembros y personal, pueden también considerarse defensores de derechos humanos.

En ese sentido, cualquier Estado que aspire a ocupar un asiento en el Consejo de Derechos Humanos debe asegurar que su institución nacional cumpla con los Principios de Paris -relativos al estatuto de las institucionales nacionales de derechos humanos- y trabaje inequívocamente de forma independiente, sin interferencias de ningún tipo por parte de las autoridades u otros poderes del Estado.

Pese a que México presenta su candidatura al Consejo argumentando la Comisión Nacional de Derechos Humanos cumple con los Principios de Paris, esperamos el Subcomité de Acreditación de la Alianza Global de Instituciones Nacionales de Derechos Humanos (INDH) de la misma ONU, pueda evaluar que el proceso de selección y nombramiento de la actual ombudsperson no cumplió con los estándares internacionales en la materia, así como tampoco se ha desempeñado con autonomía e independencia. Desde su designación como ombudsperson, es consabida su alineación con el titular del Ejecutivo. Ha vilipendiado quejas por violaciones a derechos humanos cometidas en contra de personas migrantes,5 no ha ejercido su atribución de contrapeso cuando nuestra Constitución ha estado en peligro y de paso ha lanzado cáusticos mensajes a organizaciones de la sociedad civil.6 Adlátere del titular del Ejecutivo, mantiene un mutismo fragoroso ante las mordaces declaraciones del presidente que ponen en riesgo a quienes ejercen sus derechos a la libertad de expresión y la defensa de derechos humanos.

Bajo otras condiciones, habría vítores por la candidatura de México al Consejo de Derechos Humanos. Bajo las condiciones actuales, parece que funcionarios del Estado viven en las antípodas del México en donde se siguen cometiendo violaciones a derechos humanos, en absoluta impunidad.

* Olga Guzmán Vergara es Coordinadora de Incidencia Nacional e Internacional de la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos.

 

 

1 Secretaría de Relaciones Exteriores. ACUERDO por el que se establecen los lineamientos para la participación de las organizaciones de las sociedad civil en temas de política exterior. Marzo, 2005. Acuerdo Cuarto, fracciones I, II, III, y IV.

2 Carta: implementar un mecanismo de seguimiento, adecuado, efectivo y que contemple la participación de la sociedad civil dirigida a Secretario de Relaciones Exterior, Marcelo Ebrard Cassaubon. Disponible aquí.

3 Por ejemplo: Informe alternativo de las organizaciones de la sociedad civil de México al Comité Contra la Tortura en la ONU 2012-2019. Disponible aquí.

4 Informe de la Relatora Especial sobre la situación de los defensores de los derechos humanos, Margaret Sekaggya. 23 de diciembre de 2013. A/HRC/25/55.

5 Cp: OSCs exigimos a Rosario Piedra, presidenta de la CNDH, no desestimar las violaciones a derechos humanos cometidas en contra de migrantes en México. Disponible aquí.

6 Comisión Nacional de los Derechos Humanos. Comunicado de Prensa DG/177/2020. Disponible aquí.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.