Lo que la pandemia cambió y lo que no: un informe sobre migración, COVID-19 y ddhh - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Verdad, justicia y reparación
Por CMDPDH
La Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos es una organización civil,... La Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos es una organización civil, secular, autónoma e independiente fundada en 1989. Busca contribuir a la consolidación de un Estado democrático de derecho que reconozca y garantice, en particular, los derechos de las víctimas de violaciones a derechos humanos; en especial el derecho a la asistencia, protección, verdad, justicia, reparación integral, debida diligencia, y demás derechos consagrados. Este blog es un espacio de análisis e investigación que invita a un debate informado sobre el estado de los derechos humanos en México. Síguenos en Facebook/CMDPDH. (Leer más)
Lo que la pandemia cambió y lo que no: un informe sobre migración, COVID-19 y ddhh
La pandemia sigue, los riesgos para las personas migrantes persisten y las autoridades siguen sin atender nuestras peticiones. El subsecretario López-Gatell manifestó en pasado 15 de octubre que estaba abierto al diálogo con las organizaciones firmantes del informe y, a pesar de múltiples solicitudes, no hemos recibido respuesta.
Por CMDPDH
9 de noviembre, 2020
Comparte

“La pandemia no generó nuevos problemas, solo empeoró los que ya estaban”. En todas las conferencias, paneles y conversatorios que hemos escuchado durante los últimos meses, de cualquier tema, se repite esta frase. Para quienes defendemos derechos humanos, esa frase duele.

Antes de la pandemia, en las “estaciones migratorias” del Instituto Nacional de Migración (en realidad, centros de detención) las personas estaban amontonadas, incómodas, en medio de la suciedad y agua estancada, sin medicinas ni cobijas suficientes. A miles de migrantes los detenían en estos lugares sin decirles por qué o hasta cuándo estarían ahí. Aunque ya hubieran solicitado asilo no les daban otra opción más que seguir encerrados. Los albergues de la sociedad civil trabajaban con pocos recursos para dar atención médica, psicológica y jurídica gratuita a cientos de personas que todos los días pasaban por sus puertas. Decenas de miles de personas se encontraban varadas en la frontera norte de México con los Estados Unidos.

Cuando llegó la pandemia, las estaciones siguieron trabajando. Miles de personas seguían hacinadas. Ahora, además, atrapadas con un virus mortal. Los albergues tuvieron que decidir entre seguir haciendo su trabajo con el riesgo de que les diera COVID-19 a sus trabajadores y albergados, o cerrar sus puertas. Las fronteras con Estados Unidos se cerraron. Las miles de personas que ya estaban varadas ahora no saben hasta cuándo estarán así y, más aún, están en peores condiciones que antes.

El gobierno federal comenzó a responder a la crisis del COVID-19 y el tema migratorio quedó relegado. Antes de que alguna de las organizaciones defensoras de derechos humanos hiciéramos algo, las personas migrantes respondieron.

A finales de marzo e inicios de abril de 2020, cientos de personas de varios países se manifestaron en cinco estaciones migratorias del Instituto Nacional de Migración. Exigían que las liberaran para no contagiarse de COVID-19.

Esto nos movió a más de cincuenta organizaciones a nivel nacional e internacional a implementar una intensa campaña de incidencia, comunicación y litigio para aminorar los riesgos de la población migrante durante la crisis de salud pública. Ahora, bajo la dirección de la Fundación para la Justicia y el Estado Democrático de Derecho, se sistematizó la información obtenida de las acciones tomadas por el colectivo, así como de acciones legales tomadas por otros actores y de testimonios de albergues a lo largo del país, para la publicación del “Informe sobre los efectos de la pandemia de COVID-19 en las personas migrantes y refugiadas”.

Al final del informe, le presentamos una lista de peticiones al gobierno mexicano, a los representantes del gobierno de los Estados Unidos de América, y a los organismos internacionales. Lo que le pedimos al gobierno no es nada nuevo, es lo mismo que hemos pedido desde hace décadas: proteger a las personas migrantes durante su estancia en México, ahora, de manera urgente.

Después de haber terminado el informe, se hizo público que dos personas fallecieron dentro de estaciones migratorias del INAMI como consecuencia de la falta de protocolos adecuados para atender a personas migrantes contagiadas de COVID-19 dentro de las Estaciones Migratorias.

La pandemia sigue, los riesgos persisten y las autoridades siguen sin atender nuestras peticiones. El subsecretario López-Gatell manifestó en pasado 15 de octubre que estaba abierto al diálogo con las organizaciones firmantes del informe y, a pesar de múltiples solicitudes, no hemos recibido respuesta.

Las personas migrantes tienen agencia en sus procesos. Este informe es un tributo a las personas que luchan por acceder a la verdad, a la justicia: por contar su historia. El derecho a la verdad va más allá de castigar a los responsables, se trata de saber qué pasó. Que las pandemias nuevas no nos oculten las viejas pandemias.

@CMDPDH

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.