“Los niños del éxodo”, un documental que refleja una infancia invisible - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Verdad, justicia y reparación
Por CMDPDH
La Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos es una organización civil,... La Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos es una organización civil, secular, autónoma e independiente fundada en 1989. Busca contribuir a la consolidación de un Estado democrático de derecho que reconozca y garantice, en particular, los derechos de las víctimas de violaciones a derechos humanos; en especial el derecho a la asistencia, protección, verdad, justicia, reparación integral, debida diligencia, y demás derechos consagrados. Este blog es un espacio de análisis e investigación que invita a un debate informado sobre el estado de los derechos humanos en México. Síguenos en Facebook/CMDPDH. (Leer más)
“Los niños del éxodo”, un documental que refleja una infancia invisible
Huir y abandonarlo todo es la única alternativa de muchas familias ante la violencia que existe en nuestro país. Sin embargo, la experiencia no es igual para todas las personas: las niñas y niños viven las consecuencias de la violencia y del desplazamiento forzado de forma distinta, aunque su historia muchas veces es invisible.
Por Wilma Gómez Luengo
31 de marzo, 2020
Comparte

La fallida estrategia de guerra contra las drogas, implementada por el gobierno de Felipe Calderón a partir de 2007, ha dejado un catastrófico resultado: más de 61,637 personas desaparecidas1, más de 250,000 homicidios y al menos 338,405 personas internamente desplazada2 por la inseguridad y la violencia de nuestro país. Las cifras de desplazamiento forzado interno se incrementaron drásticamente a partir del 2011. Decenas de artículos periodísticos daban cuenta de este fenómeno, sólo visible cuando eran comunidades enteras las que tenían que huir para salvar sus vidas. Cuando se trataba de personas solas o de pequeñas familias, sus migraciones forzadas eran muy difíciles de detectar y documentar, y pasaban a ser parte de la cifra oculta de este fenómeno.

Ante la gravedad del contexto de desplazamiento interno causado por la violencia de los cárteles en México, que a pesar de la cobertura periodística recibía poca atención de parte del gobierno y de la opinión pública, el 2014 comencé a recopilar artículos de prensa, noticias y estudios de organizaciones no gubernamentales que alertaban sobre esta situación. Mi investigación se concentró en el estado de Guerrero, específicamente en la región de Tierra Caliente, donde en el transcurso de dos años 25 comunidades y sus más de 3,000 habitantes se vieron forzados a abandonar sus tierras. Eran comunidades campesinas asentadas en la sierra de Guerrero, cuyas tierras les proveían bienestar por sus riquezas naturales, hasta que se convirtieron en pueblos fantasmas, saqueados por organizaciones criminales.

Es a partir de ese trabajo de investigación que nace el documental “Los niños del éxodo”, inspirado por la necesidad de sensibilizar al espectador, dar visibilidad a la enorme crisis humanitaria que atraviesan las personas desplazadas por la violencia en México y, sobre todo, destacar que en muchos casos la mayor parte de esta población está conformada por niños y niñas, quienes han sido víctimas invisibles de esta tragedia. El documental presenta la perspectiva de los niños campesinos y les da voz para defender su derecho a la infancia y a la felicidad. Al mismo tiempo, para la sociedad, representa una oportunidad de reflexionar sobre las graves consecuencias que el desplazamiento forzado tiene y tendrá en la vida de los más pequeños.

En 2015, el equipo de producción del documental tuvo contacto con un grupo de familias desplazadas que encontraron refugio en el municipio de Chilpancingo, Guerrero. No obstante, abordar temas de violencia y desplazamiento con los más pequeños de la comunidad, representaba un gran desafío y requería un acercamiento extremadamente ético y cauteloso. De ahí la decisión de integrar una metodología psicosocial terapéutica en la realización del documental, el Arte-Terapia, técnica muy utilizada en el trabajo con comunidades de personas refugiadas alrededor del mundo, la cual está basada fundamentalmente en el dibujo3.

El dibujo nos ayuda a dimensionar el mundo en el que vivimos: el ser humano lo usó para expresarse mucho antes que la escritura. Asimismo, de acuerdo con la psicología evolutiva, el pensamiento infantil está dominado por la función simbólica, de la que son pilares básicos el lenguaje y el dibujo. Los niños lo experimentan de forma lúdica y libre desde temprana edad, jugando con trazos y colores. Debido a que el dibujo es la expresión simbólica de los sucesos que se dan en la vida, como un espejo, nos permite conocer mejor a la niñez, revelando los aspectos básicos de su personalidad y las experiencias que han vivido.

El objetivo de visibilizar la experiencia de la infancia en situación de desplazamiento interno forzado encontró un campo fértil y seguro en la expresión artística, lo que permitió utilizar los dibujos dentro del documental: un taller de dibujo es el eje que articula toda la estructura narrativa de la obra. Además, de forma complementaria a la metodología de Arte-Terapia, los integrantes del equipo de filmación adoptamos el protocolo de entrevistas a menores de Bull y Brich4, reforzando así nuestro abordaje ético de la temática de desplazamiento forzado.

“Los niños del éxodo” retrata el contraste entre la luminosidad de la infancia y la devastadora realidad de las personas desplazadas. Como forma de representar a los niños y niñas, la cámara siempre está a su nivel, estableciendo una relación horizontal y centrándose en ellos. Aunque los adultos están presentes, los percibimos fuera de foco o no completamente en el encuadre, pero siempre los escuchamos, porque su voz contextualiza y apoya el testimonio de sus hijos.

Como espectadores, los acompañamos en su vida cotidiana en la gran ciudad de concreto, un lugar extraño para ellos, poblado de gente que no conocen. En un ambiente, en el que se respira la constante tensión de los conflictos sociales, la presencia de los cuerpos de seguridad militarizados y la latente existencia del crimen organizado, los incesantes ruidos urbanos acentúan la tensión a la cual están sometidos. Los niños y niñas también nos comparten cómo es su vida en el edificio que les sirve de refugio: el hacinamiento, la falta de recursos, la incertidumbre, la desconfianza y el temor, factores que crean conflictos en la ya fragilizada comunidad5.

Desde su desplazamiento el tiempo se ha detenido para estas familias, que enfrentan el hecho de haberlo perdido todo y para las cuales, día a día, a pesar de la oscuridad del presente, sus hijos e hijas siguen iluminando con sueños y fantasías el incierto futuro.

 

 

1 Comisión Nacional de Búsqueda de Personas. Informe sobre fosas clandestinas y registro nacional de personas desaparecidas o no localizadas. México 6 de enero de 2020.

2 Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos. Episodios de Desplazamiento Interno Forzado Masivo en México. Informe 2018. Recuperado de acá.

3 Dra. Margaret Hills de Zárate. Un enfoque psicosocial en el arte terapia: trabajando en situaciones de conflicto e incertidumbre .Universidad de Chile 2012.

4 Bull, R. (1997). Entrevista a niños testigos. En F. Fariña, & R. Arce, Psicología e investigación judicial (págs. 21-38). Madrid: Fundación Universidad Empresa

5 Papadopoulos, R. (2006) Refugees and Psychological Trauma: Psychosocial Perspectives.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.