Por una verdadera educación sobre drogas y sustancias: sin guerra, sin criminalización - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Verdad, justicia y reparación
Por CMDPDH
La Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos es una organización civil,... La Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos es una organización civil, secular, autónoma e independiente fundada en 1989. Busca contribuir a la consolidación de un Estado democrático de derecho que reconozca y garantice, en particular, los derechos de las víctimas de violaciones a derechos humanos; en especial el derecho a la asistencia, protección, verdad, justicia, reparación integral, debida diligencia, y demás derechos consagrados. Este blog es un espacio de análisis e investigación que invita a un debate informado sobre el estado de los derechos humanos en México. Síguenos en Facebook/CMDPDH. (Leer más)
Por una verdadera educación sobre drogas y sustancias: sin guerra, sin criminalización
Una duda particularmente preocupante que deja la presentación del Esfuerzo Nacional Frente a las Adicciones es qué tipo de relación suponen que podemos generar las y los mexicanos con los elementos de las fuerzas armadas en el marco de esta campaña de prevención, cuando el ejército y la marina han sido responsables de numerosas violaciones a derechos humanos en los últimos diez años. Solamente de diciembre del 2006 al 31 de diciembre de 2014 se contabilizaron 1,207 denuncias por tortura cometidas por militares.
Por CMDPDH
27 de julio, 2015
Comparte

Por: Amaya Ordorika (@Amaya903) y Olga Guzmán 

 

“México, en pocas palabras, contará con un gran ejército de la prevención”.

Enrique Peña Nieto

 

El pasado 21 de julio se llevó a cabo el evento “Unidos contra las adicciones” en la sede de la Secretaría de Marina en la Ciudad de México, en el cual el presidente Enrique Peña Nieto anunció que a partir de este sábado se echará a andar el Esfuerzo Nacional Frente a las Adicciones (ENFA), una estrategia que formará parte del Programa de Prevención y Atención de Adicciones.

El Esfuerzo Nacional Frente a las Adicciones se compone por la Secretaría de la Defensa Nacional, la Secretaría de Marina, la Secretaría de Salud y la Comisión Nacional contra las Adicciones (CONADIC). Este lunes se firmó el convenio según el cual soldados y marinos serán capacitados para incorporar las fuerzas armadas a las labores de prevención de las adicciones.

Resulta preocupante que nuevamente se extiendan las funciones de las fuerzas armadas a un tema que no es de su competencia.

Ahora, nuestras Fuerzas Armadas no sólo seguirán trabajando por la seguridad interior, por apoyar todas las acciones que nos permitan lograr un México de paz y de tranquilidad”.

Enrique Peña Nieto

Como hemos documentado, la extensión de las funciones de las fuerzas armadas en México ha resultado en graves violaciones a derechos humanos a nivel nacional. Desde que comenzó la estrategia militarizada de seguridad pública las consecuencias han sido devastadoras: 102,696 homicidios intencionales reportados de acuerdo al Relator Especial de Naciones Unidas sobre ejecuciones extrajudiciales, sumarias y arbitrarias, de los cuales no menos de 70,000 han sido relacionados al narcotráfico; 24,851 personas desaparecidas de acuerdo al Registro Nacional de Personas Desaparecidas, y 281,418 personas desplazadas internamente a causa de la violencia.

El 7 de mayo de 2015 se llevó a cabo el “Debate temático de alto nivel sobre el problema mundial de las drogas” en la sede de Nueva York de las Naciones Unidas. En este espacio, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, declaró: “Para México, la solución de fondo para el problema de las drogas está en la prevención. Con prevención, estamos reconstruyendo y fortaleciendo el tejido social, la cohesión comunitaria y el sentido de pertenencia”.

Sin embargo, la prevención de las adicciones de forma aislada será, inevitablemente, un esfuerzo incompleto que no logrará sus objetivos. Es necesaria una educación sobre drogas que incluya medidas de prevención, pero que también contenga un enfoque de reducción de riesgos y daños.

Esto puede parecer una propuesta muy radical, pero es lo que ya hemos hecho con otros temas. Hace tiempo no había educación sexual y reproductiva, sino campañas que buscaban prevenir que personas jóvenes tuvieran relaciones sexuales. Ahora hemos asumido el derecho de cada quien a determinar cómo vive su sexualidad y la responsabilidad de informar sobre los riesgos que conlleva y las estrategias para disminuir esos riesgos.

Considerando esto, una educación sobre drogas debe contemplar:

Investigación actualizada libre de prejuicios morales. Al ser un tema tabú, rodeado de mitos y prejuicios, es primordial asegurarse de tener información actualizada. Para esto es necesario garantizar la posibilidad de investigar de forma continua sobre las drogas y sus efectos en el cuerpo. La constante investigación debe servir para nutrir los contenidos de una educación sobre drogas.

Espacios de confianza donde se puedan expresar dudas y compartir experiencias personales. El consumo de drogas no es un delito en México pero sí es una conducta altamente estigmatizada, por lo que el tema requiere de ser abordado por personas capacitadas y sensibilizadas a las particularidades de cada conducta en espacios seguros y de confianza. Es necesario tener personal sensibilizado a la diversidad de motivos de los usos, y experiencias con plantas y sustancias actualmente prohibidas que pueda garantizar estos espacios de confianza.

Educar en lugar de espantar. Es fundamental reconocer que la persona a la que se busca transmitir información es capaz de tomar decisiones informadas. No es necesario ser alarmista, exagerar efectos negativos y buscar atemorizar para prevenir el consumo, sino dar información libre de prejuicios morales que permita a las personas tomar decisiones responsables.

Informar en lugar de prohibir. El uso de drogas, como las relaciones sexuales, es una conducta que conlleva ciertos riesgos. El importante avance que dimos en cuanto a educación sexual y reproductiva fue dejar de promover sólo la abstinencia y empezar a informar sobre las maneras de evitar la transmisión de enfermedades y los embarazos no deseados. Lo mismo debemos hacer con el uso de drogas, no es suficiente avisar de los riesgos de su consumo, sino que hay que educar sobre las formas de minimizar esos riesgos en caso de que alguien decida consumir.

La estrategia presentada el 21 de julio nos deja con muchas dudas: ¿cómo se capacitará a los soldados y marinos que participarán?, ¿qué información se les dará?, ¿cómo se actualizará la información cuando la investigación sobre estas sustancias en México es casi nula?, ¿qué metodología utilizarán para su difusión?, ¿estarán sensibilizados a los usos tradicionales, medicinales y recreativos?, ¿su capacitación diferenciará claramente entre uso, abuso y dependencia?

Una duda particularmente preocupante que deja esta presentación es qué tipo de relación suponen que podemos generar las y los mexicanos con los elementos de las fuerzas armadas en el marco de esta campaña de prevención, cuando el ejército y la marina han sido responsables de numerosas violaciones a derechos humanos en los últimos diez años. Solamente de diciembre del 2006 al 31 de diciembre de 2014 se contabilizaron 1,207 denuncias por tortura cometidas por militares.

A esto se suma el involucramiento del ejército en algunos de los más atroces hechos ocurridos durante la administración del presidente Enrique Peña Nieto, en los cuales no sólo se han cometido graves violaciones a derechos humanos, sino potenciales crímenes de lesa humanidad, como lo son: la ejecución extrajudicial cometida por elementos militares en Tlatlaya, Estado de México en junio de 2014; la desaparición forzada de 43 jóvenes estudiantes en Ayotzinapa, Guerrero en septiembre de 2014; la ejecución extrajudicial de 16 personas en Apatzingán, Michoacán en enero de 2015; o las recientes desapariciones forzadas y posteriores privaciones de la vida de 7 personas en Calera, Zacatecas el 4 de julio y la ejecución arbitraria de Edilberto Reyes García, de 12 años, en la comunidad indígena de Ostula, Michoacán, el pasado 19 de julio.

¿Será este mismo ejército el que supuestamente se encargará de la reconstrucción y fortalecimiento del tejido social, la cohesión comunitaria y el sentido de pertenencia que el Secretario de Gobernación asoció con la estrategia de prevención?

De igual manera, consideramos preocupante el uso de un discurso bélico por parte del presidente Enrique Peña Nieto al referirse a un tema que debiera abordarse con un lenguaje de salud y de pleno respeto a los derechos humanos.

… las drogas y las adicciones son enemigos de nuestra sociedad, que debemos combatir unidos, con decisión y firmeza. Y en este objetivo, la participación y el respaldo permanente de nuestras Fuerzas Armadas ha sido, es y será, fundamental”.

Enrique Peña Nieto

Las drogas y las adicciones no son enemigos que pueden ser combatidos. Las drogas son plantas y sustancias con una amplia gama de usos, algunos problemáticos, y la adicción es una enfermedad. Las plantas y las sustancias solamente pueden ser enemigos en películas de ciencia ficción y las enfermedades no se combaten, se tratan. A quienes realmente se está asumiendo como enemigos son a las personas que usan estas plantas y sustancias y a las personas que padecen de esta enfermedad. Esto fomenta la criminalización y estigmatización de estas personas y resulta absolutamente contradictorio con las afirmaciones del secretario de Gobernación: “Al tiempo que actuamos decididamente contra los delincuentes, evitamos criminalizar a los más vulnerables, y estigmatizar y marginar a los consumidores”. Esta criminalización genera marginación, que aleja aún más a las personas usuarias de drogas de los servicios de salud.

 

 

*Amaya Ordorika es investigadora de la CMDPDH sobre derechos humanos y política de drogas. Olga Guzmán es directora del Área de Incidencia Nacional e Internacional de la @CMDPDH.

 

 

 Información obtenida por medio de una solicitud de información a la Procuraduría General de la República, folio: 0001700020115

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.