close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Verdad, Justicia y Reparación
Por CMDPDH
La Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos es una organización civil,... La Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos es una organización civil, secular, autónoma e independiente fundada en 1989. Busca contribuir a la consolidación de un Estado democrático de derecho que reconozca y garantice, en particular, los derechos de las víctimas de violaciones a derechos humanos; en especial el derecho a la asistencia, protección, verdad, justicia, reparación integral, debida diligencia, y demás derechos consagrados. Este blog es un espacio de análisis e investigación que invita a un debate informado sobre el estado de los derechos humanos en México. Síguenos en Facebook/CMDPDH. (Leer más)
¿Qué significa desaparecer en México?
En la actualidad, esto significa que además de líderes y militantes de movimientos sociales, ahora pueden desaparecer estudiantes de preparatoria, profesionistas, policías, militares y casi cualquiera con mala fortuna.
Por CMDPDH
22 de julio, 2019
Comparte

Por: Daniel Mata

1. Dentro de la antropología jurídica se han desarrollado varios esfuerzos para dar cuenta de  los procesos de circulación internacional y adaptación local de los derechos humanos. En términos de Sally Merry y Peggy Levvit, los derechos humanos son el resultado de movimientos sociales que se han dado en varias regiones del mundo y se han cristalizado en forma de una especie de ley simbólicamente universal supervisada por los órganos de Naciones Unidas. Estas normas “universales” son posteriormente retomadas por actores locales como colectivos, movimientos sociales u organizaciones de derechos humanos, quienes las traducen de un modo que evoque las ideas propias de la localidad sobre lo que que son los derechos, lo que es justo (o injusto) y el papel del Estado en ello.1

2. La definición contenida en instrumentos internacionales sobre desaparición forzada surgió en gran medida a partir de la experiencia de las dictaduras del Cono Sur. Principalmente de la movilización de colectivos y organizaciones de familiares2 y el trabajo desarrollado en el marco del Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas. En especial, la labor desarrollada por el Grupo de Trabajo de Desapariciones Forzadas e Involuntarias realizado desde principios de la década de los 80 -continuada posteriormente también en la Corte Interamericana de Derechos Humanos- contribuyó a la sedimentación de un significado particular de lo que se entendía por desaparición.

3. A lo largo de este periodo se conformó un léxico compartido en América Latina que gira alrededor de la noción de la (o el) militante detenida-desaparecida y su contraparte el soldado o policía. En este momento histórico todas las desapariciones fueron terrorismo de Estado: acciones represivas ejecutadas tanto por agentes estatales como por particulares que siempre estuvieron encabezadas por el Estado. De ahí que los 4 instrumentos internacionales reconocidos en materia de desaparición forzada contemplen la aquiescencia o apoyo directo e indirecto del Estado: la Declaración sobre la protección de todas las personas contra las Desapariciones Forzadas de la Asamblea General de Naciones Unidas en 1992; la Convención Interamericana sobre Desaparición Forzada de Personas en 1994; el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional en 1998; y la Convención Internacional para la protección de todas las personas contra las Desapariciones Forzadas ya en el año 2006.

4. En general las definiciones contenidas en los instrumentos antes citados comparten en alguna medida los siguientes elementos:

  • La detención de una persona
  • Llevada a cabo por particulares con el apoyo o aquiescencia del Estado o directamente por agentes del Estado
  • La negación posterior de su paradero o de la detención misma
  • Sustracción intencional de la protección de la ley

5. Sin embargo, cuando menos durante los últimos 10 años, hemos atestiguado un desfase entre lo que regional e históricamente se ha entendido por desaparición forzada y el fenómeno de las desapariciones en el país. Aunque esta diferencia se cristalizó a nivel nacional en la ‘Ley General en Materia de Desaparición Forzada de Personas, Desaparición Cometida por Particulares y del Sistema Nacional de Búsqueda de Personas’ publicada en noviembre de 2017, es posible rastrearla en varias localidades de México en años previos.

6. Si bien la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa en septiembre de 2014 a manos de agentes estatales y miembros del crimen organizado colocó la atención nacional en el tema de los desaparecidos, es importante recordar en aquel momento algunos estados del noreste ya habían legislado algo sobre el tema. Por ejemplo, en Nuevo León se había discutido una Ley de Desaparición desde 2011. En Coahuila se aprobó en mayo de 2014 una Ley para la Declaración de Ausencia por Desaparición de Personas, esto ocurrió cinco meses antes de los sucesos de Iguala.

7. Las discusiones en las legislaturas del noreste sobre el tema resultan llamativas porque revelan algunos de los rasgos característicos del fenómeno de las desapariciones que emergió gradualmente de la violenta ‘guerra contra el narco’ desde su inicio en el 2006 y que alcanzó plena visibilidad a nivel nacional después de 2014. En 2011 una diputada declaró en el marco de una iniciativa de ley en el congreso de Nuevo León, que al menos desde 2009 había estado recibiendo denuncias constantes de madres de familia que acusaban la desaparición forzada de sus hijos y esposos ‘a través de métodos violentos coloquialmente conocidos como levantones’ en los que participaron servidores públicos y particulares.3

8. Este nueva forma de desaparición se sobrepuso con la noción de desaparición previamente construída alrededor del detenido-desaparecido en algunos aspectos, aunque en otros se apartó radicalmente. Identificar todos y cada uno de los aspectos que se asemejan o se apartan escapa a mi alcance y el de esta entrada, pero los más evidentes son que las personas desaparecidas ya no son exclusivamente militantes de movimientos sociales, los lugares de víctima y perpetrador a veces se alternan e incluso los agentes característicos de las desapariciones propias del terrorismo de estado, desaparecen. Por ejemplo, entre el 1ero de septiembre de 2007 y el 4 de octubre de 2014, la SEDENA reportó tener registro de 153 elementos dados de baja por desaparición. La región noreste del país acumula el 69% de las desapariciones colectivas de militares (eventos de dos o más desaparecidos) y casi el 40% de las desapariciones individuales (como muestra la siguiente gráfica).4

9. Sin embargo, el cambio más radical quizá no tenga que ver con el involucramiento de particulares y agentes estatales en las desapariciones, sino que éstas acciones dejaron de ser exclusivamente encabezadas por el Estado. Lo anterior de ningún modo implica que carezca de responsabilidad en ellas, las deficiencias en las investigaciones, la falta de recursos o voluntad política son un componente importante del fenómeno. En cambio sí apunta a que junto a las desapariciones cometidas por el Estado, ahora hay otras encabezadas por organizaciones fuera de él que, incluso, logran subordinar a algunas de sus partes o se acoplan a ellas (particularmente a las policías y/o fuerzas de seguridad).

10. Bajo estas condiciones, ¿qué significa desaparecer en México? Principalmente una incertidumbre absoluta para las familias y víctimas. La experiencia de los últimos 13 años en el país parece haber resultado en la traducción de la noción original de desaparición forzada que se había construido y experimentado tanto regional como localmente. En la nueva noción, se desdibujan las motivaciones que anteriormente tenían las desapariciones, aspecto que le da una superficial apariencia de aleatoriedad. En la actualidad, esto significa que además de líderes y militantes de movimientos sociales, ahora pueden desaparecer estudiantes de preparatoria, profesionistas, policías, militares y casi cualquiera con mala fortuna.

* Daniel Mata es analista de investigación de la @CMDPDH.

 

1 Levitt, Peggy & Merry, Sally. The Vernacularization of Women’s Human Rights, en Leslie Vinjamuri, Jack Synder & Stephen Hopgood (eds), Human Rights Futures. Cambridge University Press, 2016, p15.

2 Como la Federación Latinoamericana de Asociaciones de Familiares de Detenidos-Desaparecidos (FEDEFAM). Una rama en México es la Asociación de Familiares de Detenidos Desaparecidos y Víctimas de violaciones a los Derechos Humanos en México (AFADEM). Como muchos saben, en México el terrorismo de Estado se vivió de modo más intenso en algunas entidades que en otras desde la década de los sesenta, actualmente aún a la espera de justicia.

3 Ver Diario de los Debates del H. Congreso del Estado de Nuevo León, Año II, Segundo Período, Número 201-LXXII S.O., martes 5 de abril de 2011, p. 41.

4 Solicitud de información a la SEDENA. Folio número 0000700067415.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.