¿Qué significa el derecho a la salud en el contexto de COVID? - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Verdad, justicia y reparación
Por CMDPDH
La Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos es una organización civil,... La Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos es una organización civil, secular, autónoma e independiente fundada en 1989. Busca contribuir a la consolidación de un Estado democrático de derecho que reconozca y garantice, en particular, los derechos de las víctimas de violaciones a derechos humanos; en especial el derecho a la asistencia, protección, verdad, justicia, reparación integral, debida diligencia, y demás derechos consagrados. Este blog es un espacio de análisis e investigación que invita a un debate informado sobre el estado de los derechos humanos en México. Síguenos en Facebook/CMDPDH. (Leer más)
¿Qué significa el derecho a la salud en el contexto de COVID?
El gobierno debe brindar los insumos mínimos necesarios para que el personal de salud y sus auxiliares puedan, con el menor riesgo, atender a la ciudadanía que requiere atención intra y extra hospitalaria.
Por CMDPDH
4 de agosto, 2020
Comparte

En diciembre de 2019 se identificó un nuevo coronavirus, SARS-CoV-2, como el agente causal de una enfermedad respiratoria aguda grave llamada COVID-19, en Wuhan, China. La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró una pandemia el 11 de marzo de 2020. La pandemia de COVID-19 ha afectado a más de 190 países a nivel mundial, poniendo al descubierto las precariedades de los sistemas de salud. En específico, las deficiencias en las instalaciones, insumos y capacidades de respuesta médicas y sanitarias. Ello obedece a una serie de factores que los Estados, como garantes de la prevención, protección y cumplimiento de los derechos humanos, a lo largo del tiempo no han dado prioridad en sus presupuestos ni en sus políticas públicas.

Estas precariedades de los sistemas de salud siempre afectan en un nivel mayor a las personas de grupos más vulnerables y en el caso de una pandemia, a aquellos que se encuentran en la primera línea, las y los héroes que asisten a las personas enfermas o sospechosas de la enfermedad COVID-19. En términos de derechos humanos, garantizar la salud del personal de salud y sus auxiliares es una obligación estatal reforzada. El gobierno, sin discriminación alguna, debe brindar los insumos mínimos necesarios -al menos los sugeridos por la OMS y la Organización Panamericana de la Salud (OPS)- para que el personal de salud y sus auxiliares puedan, con el menor riesgo, atender a la ciudadanía que requiere atención intra y extra hospitalaria.

El Estado mexicano, por la falta de debida diligencia ante la respuesta sanitaria -ilustrada en la descoordinación, desinformación y la falta de un adecuado manejo y utilización de los recursos económicos y logísticos en la adquisición y repartición de insumos, tanto a nivel federal como local- ha puesto en riesgo y vulnerabilidad al personal hospitalario que está trabajando en primera línea para atender a pacientes con el virus y con ello, a la población en general que acude por otros padecimientos a los servicios de salud.

En ese sentido, en todo el país se ha documentado la incidencia de deficiencias en las obligaciones de los gobiernos de garantizar la salud de las y los trabajadores esenciales en las instalaciones públicas. Los hospitales se han convertido en un lugar de conflicto e injusticia en un momento clave.

La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos establece en su artículo 1 las obligaciones del Estado de promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos, entre otros el derecho a la salud, al trabajo, el derecho a la integridad personal y el derecho a la vida, establecidos y dotados de contenido en la propia Constitución, así como en instrumentos jurídicos nacionales e internacionales.

Mecanismos internacionales de derechos humanos han establecido que el derecho al disfrute del más alto nivel posible de salud física y mental “abarca una amplia gama de factores socioeconómicos que promueven las condiciones merced a las cuales las personas pueden llevar una vida sana, y hace ese derecho extensivo a los factores determinantes básicos de la salud, como las condiciones de trabajo seguras y sanas”1. La garantía del derecho a la salud de médicos y sus auxiliares está íntimamente relacionado con el derecho al trabajo digno, definido como aquel que respeta los derechos fundamentales de la persona humana, así como los derechos de las y los trabajadores en lo relativo, por ejemplo, a las condiciones de seguridad laboral.2 Estos derechos fundamentales también incluyen el respecto a la integridad física y mental del trabajador en el ejercicio de su empleo.3 En México, el personal médico y sus auxiliares, por su labor, se encuentran en un particular riesgo en la pandemia de COVID-19, por lo que es indispensable una protección inmediata y reforzada con respecto al resto de la población, traducida en una asignación adecuada de recursos.

La OMS ha sugerido a los gobiernos que el equipo de protección personal para las personas responsables de la salud pública y aquellas que atienden a pacientes en los centros sanitarios sea al menos guantes, mascarilla médica (quirúrgica), gafas de protección, pantalla facial y bata médica. Además, para realizar determinados procedimientos se necesita utilizar una mascarilla autofiltrante (también denominada mascarilla de protección respiratoria o respirador, es decir, una mascarilla N95, FFP2, FFP3 o equivalentes) y un delantal4, agua, jabón, desinfectante para manos y artículos de limpieza en cantidad suficiente para el personal de salud, de modo que los trabajadores no incurran en gastos de seguridad y salud ocupacional5. La OMS en el documento Uso racional del equipo de protección personal frente a la COVID-19 y aspectos que considerar en situaciones de escasez graves Orientaciones provisionales coloca un cuadro que esquematiza la sugerencia de uso de EPP por tipo de actividad y entorno6:

La CMDPDH ante la situación de riesgo del personal de salud y sus auxiliares hemos desarrollado una herramienta y una campaña “Cuidar a quien nos cuida” para apoyarles a que, si son víctimas de una violación a sus derechos laborales, a la salud y a la integridad personal, los organismos públicos de derechos humanos (Comisión Nacional de los Derechos Humanos y sus homólogas en los Estados) puedan dictar medidas de protección inmediata, a la par de iniciar una investigación sobre los hechos.

 

@CMDPDH

 

 

1 Comité DESC. Observación General No. 14.

2 Comité DESC. Observación General No. 18.

3 Comité DESC. Observación General No. 18.

4 OMS. Uso racional del equipo de protección personal frente a la COVID-19 y aspectos que considerar en situaciones de escasez graves Orientaciones provisionales (6 de abril 2020).

5 OMS. CORONAVIRUS DISEASE (COVID-19) OUTBREAK: RIGHTS, ROLES AND RESPONSIBILITIES OF HEALTH WORKERS, INCLUDING KEY CONSIDERATIONS FOR OCCUPATIONAL SAFETY AND HEALTH.

6 OMS. Uso racional del equipo de protección personal frente a la COVID-19 y aspectos que considerar en situaciones de escasez graves Orientaciones provisionales.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.