Silao, ¿otra Ciudad Juárez? - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Verdad, justicia y reparación
Por CMDPDH
La Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos es una organización civil,... La Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos es una organización civil, secular, autónoma e independiente fundada en 1989. Busca contribuir a la consolidación de un Estado democrático de derecho que reconozca y garantice, en particular, los derechos de las víctimas de violaciones a derechos humanos; en especial el derecho a la asistencia, protección, verdad, justicia, reparación integral, debida diligencia, y demás derechos consagrados. Este blog es un espacio de análisis e investigación que invita a un debate informado sobre el estado de los derechos humanos en México. Síguenos en Facebook/CMDPDH. (Leer más)
Silao, ¿otra Ciudad Juárez?
En Guanajuato y, en específico, en Silao, se entrelazan las formas tradicionales y contemporáneas de violencia feminicida: son manifestaciones derivadas de una sociedad conservadora, consecuentes a la penetración de grupos del crimen organizado en el territorio y al impacto de una modernización acelerada y desigual.
Por Mayra Gómez Valdivia
6 de septiembre, 2021
Comparte

A unos cuantos minutos de mi natal León, Guanajuato, se encuentra el municipio de Silao de la Victoria. Recuerdo que mi padre solía llevarnos los domingos a comer cocteles de camarón a un pequeño local llamado Mariscos Reyes, sobre la carretera Guanajuato-Silao. Con el paso de los años, esa pequeña marisquería creció y se convirtió en un restaurante de dos pisos con un menú mucho más variado e igual de rico, mientras Silao se transformaba en uno de los parques industriales más grandes de Latinoamérica.

Al mismo tiempo que Silao se modernizaba, se convertía también en escenario de hechos violentos a raíz de la entrada del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) a Guanajuato en el 2013.1 En este contexto, y como parte de un fenómeno de violencia generalizada a partir de la “Guerra contra el Narco” en el sexenio de Felipe Calderón, la violencia hacia las mujeres mutó. Ahora las mujeres son vistas como un territorio y propiedad de los hombres en el cual la violencia exterior se expresa con suma saña en sus cuerpos.2 En las calles comenzaron a aparecer cuerpos de mujeres asesinadas junto con narcomantas enviando mensajes entre grupos delictivos; en el discurso gubernamental y social  “ahora se mata a las mujeres porque son la novia, la hermana, la mamá de alguien relacionado con el crimen organizado”; con estas generalizaciones también se violenta y se afectan los procesos de investigación. El fin último de estos asesinatos pareciera ser dañar al hombre con el cual una mujer se relaciona.

Al respecto Laura Rita Segato, antropóloga argentina, sostiene que los asesinatos de mujeres en el contexto del crimen organizado se comportan como un sistema de comunicación entre un hombre y sus pares. Para hombres aliados en pactos patriarcales, marca la pertenencia a una hermandad masculina; frente a hombres rivales, es una forma de exhibir poder.3 Esta idea es retomada por la investigadora feminista Emanuela Borzacchiello para demostrar la existencia de una estructura que históricamente ha permitido y reproducido violencias feminicidas en México.

Emanuela Borzacchiello propone el concepto de “Ciudades Juárez contemporáneas” para definir a las ciudades en las cuales formas tradicionales de violencia feminicida, se entrelazan con formas contemporáneas, en un contexto marcado por el neoliberalismo.4 Estas se caracterizan por grandes desigualdades sociales, producto de un rápido proceso de transformación social y el cambio a un sistema económico neoliberal descontrolado; la alianza entre el crimen organizado, la política y la economía, y la violencia extrema contra las mujeres, cada vez más brutal.5

Con base en lo anterior, Borzacchiello sostiene que en Guanajuato y, en específico, en Silao, se entrelazan estas formas tradicionales y contemporáneas de violencia feminicida. Por un lado, tenemos formas que son manifestaciones derivadas de una sociedad conservadora, y por el otro lado, tenemos aquellas consecuentes a la penetración de grupos del crimen organizado en el territorio y al impacto de una modernización acelerada y desigual.6

Si analizamos por qué Silao puede ser considerada una Ciudad Juárez contemporánea encontramos que, en cuanto a la modernización del municipio, esta se pondría en marcha en 1994 con la instalación de General Motors, la primera empresa internacional en el municipio.7 Actualmente existen en Guanajuato 364 grandes empresas manufactureras.8 La mayoría de estas grandes empresas se encuentran distribuidas entre León (31.87 %), Silao (15.11 %) e Irapuato (14.01 %). Asimismo, la participación de las mujeres en la fuerza laboral es muy considerable en Guanajuato pues para diciembre del 2020 comprendía el 40.11 % del total de la población ocupada en el estado.9

La alta participación de las mujeres en la fuerza laboral no ha reflejado mejores condiciones de vida para ellas. El Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública tiene registradas tres carpetas de investigación por el delito de feminicidio en Silao, de enero del 2015 a julio del 2021. Una de ellas, en el 2018 y las otras dos, en el 2021.10 Esta cifra contrasta con los 35 feminicidios que registra María Salguero en Silao del 2016 al 2019. En su mapa registra una tendencia ascendente en el número de feminicidios: en el 2016 registró tres, en el 2017 fueron cuatro y tanto en el 2018 como en el 2019 contó catorce feminicidios. La narrativa que se repetía una y otra vez era la de mujeres acribilladas en las calles y en sus casas, sin motivo aparente.

Finalmente, respecto a la entrada de grupos del crimen organizado a Silao, David Saucedo, experto en seguridad pública, ubica en el municipio al grupo Cárteles Unidos, organización perteneciente al Cártel del Golfo, que apoyaba al Cartel Santa Rosa de Lima, el cartel local, en su lucha contra la expansión del CJNG.11  Hasta el 2019, Silao seguía en disputa entre Cárteles Unidos y miembros del CJNG. Entre estas disputas se hizo presente  asesinar y desmembrar los cuerpos de dos mujeres para acompañarlos con amenazas escritas del CJNG a grupos rivales.12

Las condiciones que menciona Emanuela Borzacchiello parecen repetirse en diferentes partes de México, además de en Ciudad Juárez. En el caso de Silao, se observa una modernización acelerada para un periodo relativamente corto de tiempo. Con los registros de María Salguero nos podemos dar una idea del número de muertes violentas de mujeres en el municipio y en cómo estos han aumentado al mismo tiempo que grupos del crimen organizado entraban en conflicto entre ellos.

Estos procesos los podemos encontrar en todo el país, pues van de la mano con la apertura económica de México al exterior y la Guerra contra el narco. Con esta expansión económica, el tejido social se transformó ante el aumento de la participación de las mujeres en la vida laboral y en el espacio público, dado que históricamente a las mujeres se les ha dado la tarea de cuidados dentro del hogar. A su vez, la Guerra contra el narco rompió los pactos que existían entre el crimen organizado provocando una escalada de violencia en todo el país que ha afectado de forma significativa a las mujeres. En el caso de Silao, tal violencia llegó al punto en que estos grupos delictivos escribían mensajes literalmente en los cuerpos de mujeres asesinadas.

Conceptos como el de Ciudades Juárez contemporáneas ayudan a encontrar, desde lo local, las interrelaciones que existen entre diferentes procesos que llevan años gestándose y que han provocado el aumento de la violencia en contra de las mujeres. Quedan todavía muchos vacíos de información, sobre todo al querer dimensionar la violencia contra las mujeres, que deberían de llenarse si quisiéramos entender y dar una respuesta integral a esta problemática.

@CMDPDH

 

 

 

1 Saucedo, David. 2019. «Guanajuato bajo asedio criminal: radiografía de la guerra». POPLAB. 16 de octubre. Último acceso: 5 de agosto de 2021.

2 Pastrana, Daniela. 2021. «Feminicidios: Más que matar porque puedo, matar para ser alguien». De las muertas de Juárez al #NosQueremosVivas. 27 de mayo.

3 Segato, Laura Rita. 2013. La escritura en el cuerpo de las mujeres asesinadas en Ciudad Juárez. Buenos Aires: Tinta Limón.

4 Borzacchiello, Emanuela. 2020. «Investigar sobre la violencia feminicida en México: un trabajo feminista de excavación arqueológica.» En La violencia y su sombra. Aproximaciones desde Colombia y México, de María Victoria Uribe y Rodrigo Parrini. Bogotá: Editorial Universidad del Rosario.

5 Ibidem.

6 Ibidem.

7 Borzacchiello, Emanuela. 2020. «Una carta de amor en medio de la violencia.» En Ya no somos las mismas y aquí sigue la guerra, de Daniela Rea Gómez, 109-116. Ciudad de México: Penguin Random House Grupo Editorial.

8 Con base en los datos disponibles en el Directorio Estadístico Nacional de Unidades Económicas del INEGI disponibles aquí. Cuento como grandes empresas manufactureras a aquellas que cuentan con más de 251 personas en su establecimiento.

9 Cálculo realizado con los datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) para el estado de Guanajuato. Disponible aquí.

10 El número total de víctimas de feminicidios para el estado de Silao no está disponible ya que el SESNSP solo maneja el agregado estatal para víctimas.

11 Saucedo, David. 2019. «Guanajuato bajo asedio criminal: radiografía de la guerra». POPLAB. 16 de octubre. Último acceso: 5 de agosto de 2021.

12 Salguero, María. 2019. Mujeres asesinadas en Guanajuato. Último acceso: 31 de agosto de 2021.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.