Son tiempos de comunidad - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Verdad, justicia y reparación
Por CMDPDH
La Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos es una organización civil,... La Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos es una organización civil, secular, autónoma e independiente fundada en 1989. Busca contribuir a la consolidación de un Estado democrático de derecho que reconozca y garantice, en particular, los derechos de las víctimas de violaciones a derechos humanos; en especial el derecho a la asistencia, protección, verdad, justicia, reparación integral, debida diligencia, y demás derechos consagrados. Este blog es un espacio de análisis e investigación que invita a un debate informado sobre el estado de los derechos humanos en México. Síguenos en Facebook/CMDPDH. (Leer más)
Son tiempos de comunidad
Este año continuaremos documentando y denunciando la grave crisis de derechos humanos en el país, de la mano de las víctimas, de organizaciones aliadas y de actores estratégicos, tratando de recuperar el espacio público y de que se garanticen condiciones seguras para la protesta social.
Por Graciela Rodriguez Manzo
11 de enero, 2021
Comparte

Continúa 2021 con un panorama complejo para los derechos humanos. La crisis de salud por COVID-19 agudizada, nos mantiene a la distancia y dificulta la defensa de derechos en un país que enfrenta índices de violencia e impunidad sin precedentes, derivados en gran parte de la militarización de la seguridad pública y que impiden la consecución de justicia, verdad y reparación para las miles de víctimas de violaciones graves de derechos humanos que, debido a su generalidad y sistematicidad, escalan a crímenes de lesa humanidad.

La respuesta del gobierno a esta crisis humanitaria continúa siendo la militarización de cada vez más sectores del país; el debilitamiento o la propuesta de desaparición de instituciones de derechos humanos y de organismos constitucionales autónomos; la cooptación de instituciones como la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y la Fiscalía General de la República y la amenaza de regresividad en su ya de por sí debilitada autonomía; la desaparición de fideicomisos para atención a víctimas y protección de defensores y defensoras de derechos humanos y periodistas; los prácticamente nulos espacios de diálogo entre gobierno y sociedad civil e incluso, mensajes públicos que buscan al menos deslegitimarla. Si a lo anterior se suma el hecho de que 2021 es año electoral, es de esperarse que la indolencia e indiferencia del gobierno se agudice este año.

Pero 2021 también comienza con una declaración del EZLN por la vida, que resalta las diferencias e identifica como dolores de la tierra a la crisis que enfrentamos “…de violencia contra las mujeres; la persecución y desprecio de identidades afectivas, emocionales y sexuales diferentes; el aniquilamiento de la niñez; el genocidio de los originarios; el racismo; el militarismo; la explotación; el despojo y la destrucción de la naturaleza.”1 Dolores que, desde su perspectiva, nos unen a todas las personas, a la humanidad en su conjunto, por lo que la lucha contra ellos debe ser mundial. De ahí que anuncia la realización de encuentros, de diálogos e intercambio de ideas en los cinco continentes.

Coincido con esta visión y si la trasladamos a la crisis de violencia y de impunidad que enfrentamos, en el contexto descrito, me parece que es el camino a seguir para hacerle frente. Para mí resulta claro que se trata de dolores que nos afectan, nos competen y nos unen a todas las personas, pero también que la mayoría de las personas no son conscientes de ello y no se involucran quizá por desconocimiento, porque prefieren no ver la crisis y encontrar un poco de paz en su vida cotidiana, quizá porque piensan que nada pueden hacer para cambiar la situación o, desde distintos ámbitos de privilegio, que la violencia no las va a alcanzar.

Por ello, este año la CMDPDH continuará documentando y denunciando la grave crisis de derechos humanos en el país y acompañando a las víctimas de estas graves violaciones. Continuará con su agenda anti-impunidad y de justicia transicional, apostando a nuevas estrategias legales y a nuevas formas de comunicación e incidencia.

Lo anterior, de la mano de las víctimas, de organizaciones aliadas y de actores estratégicos, tratando de recuperar el espacio público y de que se garanticen condiciones seguras para la protesta social. Pero, a partir de este año, con una mirada enfocada en la sociedad en general, en ánimo de concientizarla de la gravedad de la crisis de derechos humanos y de buscar su involucramiento para hacerle frente; de visibilizar a las víctimas, construir memoria y de generar empatía social con su situación.

Quizá así, desde un actuar colectivo, entendiendo que la violencia y la impunidad nos afectan a todos y todas, tengamos mayores posibilidades de exigir y lograr que el gobierno lleve a cabo acciones contundentes para enfrentarlas y, con ello, comenzar a transitar a un país en paz. Por todo ello, considero que son tiempos de comunidad.

* Graciela Rodriguez Manzo (@grace_rod) es Directora ejecutiva de la @CMDPDH.

 

1 Disponible aquí.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.