close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
close
Verdad, Justicia y Reparación
Por CMDPDH
La Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos es una organización civil,... La Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos es una organización civil, secular, autónoma e independiente fundada en 1989. Busca contribuir a la consolidación de un Estado democrático de derecho que reconozca y garantice, en particular, los derechos de las víctimas de violaciones a derechos humanos; en especial el derecho a la asistencia, protección, verdad, justicia, reparación integral, debida diligencia, y demás derechos consagrados. Este blog es un espacio de análisis e investigación que invita a un debate informado sobre el estado de los derechos humanos en México. Síguenos en Facebook/CMDPDH. (Leer más)
Un día de las mujeres
Con el 8 de marzo reafirmamos nuestras mejores intenciones y buenas maneras; éste es el día de la mujer, aunque muchas veces no logra ser de todas las mujeres.
Por CMDPDH
11 de marzo, 2019
Comparte

Por: Marycarmen Color Vargas

La fecha es bien conocida: la conmemoración es obligada para organizaciones sociales, organismos internacionales e instituciones gubernamentales. Con el 8 de marzo reafirmamos nuestras mejores intenciones y buenas maneras; éste es el día de la mujer, aunque muchas veces no logra ser de todas las mujeres.

Quizás por la multiplicidad de canales y formatos que delimitan los quehaceres cotidianos de oficinas de prensa y medios, o quizás por la grandilocuencia y el ornamento de la comunicación institucional, este día remite y refiere, pero rara vez evoca: nos suena, y a veces nos suena mucho, pero el efecto es similar al sonido de la lluvia cuando estamos bien cubiertos por los techos de nuestra casa. La lluvia es ligera y el sonido resulta ser solo un compás más, un recordatorio de tantos otros sobre cosas que se deben realizar, un propósito desafortunado que no haremos pero que es casi seguro que al año siguiente ahora sí salga. Pocas veces nos logramos percatar que la lluvia es torrencial.

El panorama para las mujeres no es bueno en México. Instrumentos como la ENDIREH y la ENUT nos muestran datos que dibujan la violencia múltiple que las mujeres enfrentamos en distintos ámbitos. Numeralia hay para citar tanto en eventos oficiales como en tertulias: que si el 43.9% de las mujeres que tienen o han tenido pareja han sido violentadas por la misma, que si el 34.3% de mujeres de 15 años o más han sido víctimas de violencia sexual en el ámbito público, que si el 66% de las mujeres han sufrido algún tipo de violencia a lo largo de su vida.

El día, esa arbitraria unidad de medida para el tiempo, también sirve en el espacio concreto de una efeméride para pensar cómo transcurren las veinticuatro horas de la vida de una mujer. Y si seguimos revisando datos -en vez de a Zweig- probablemente veremos que esas horas transcurren en un devenir de trabajo no remunerado o, en algo peor: 9 mujeres son asesinadas al día en el país.

Motivo de otra entrada en este blog es el suceder que ha tenido la idea de mujer en el lenguaje institucional en fechas recientes. Ya han pasado los aciagos momentos de las campañas electorales, pero a todas nos es familiar la idea de mujer (blanca, con estudios universitarios y echada para adelante), cincelada por los grupos focales y los nichos electorales que nutrieron la campaña de la coalición Por México al Frente.

Tampoco nos es extraña la vocación todo-terreno y esquizoide de la coalición victoriosa con respecto al derecho a decidir, gracias en buena medida, a la flamante alianza con el PES. Y ya en el gobierno (ahora que se cae el muro… ya no somos tan iguales), principalmente por tres determinaciones de la actual administración que podrían repercutir directamente en la vida de nosotras: la guardia nacional que, con su hincapié en un modelo de seguridad nacional en vez de seguridad humana, se ciega a la evidencia sobre la violencia como un problema que afecta de forma diferenciada a hombres y mujeres; al “gatopardismo” que ataca el presidente a través del chivo expiatorio de las guarderías o los refugios de mujeres, acción que podría ser interpretada como una declaración de principios alrededor de ideas conservadoras (adjetivo odiado por AMLO) sobre las labores de cuidado y las mujeres sobre las que recaen dichas tareas, a la propuesta de la prisión preventiva oficiosa, que debería hablar por sí misma en el país del caso Atenco. La reciente sentencia de la Corte IDH parece que suena poco y que está apenas chispeando.

Y no hablemos de feminicidio. Alguna vez escuché que la palabra es fea. También he escuchado decir que el delito es el homicidio y que lo otro es una agravante y luego se discute sobre tipos penales o sobre el cuerpo del delito que a veces parece que no es otra cosa más que el cuerpo de las mujeres. Nuestro cuerpo agredido ya no solo por la desigualdad sino por el señorío y la impunidad (la pedagogía de la crueldad de la que habla Rita Segato). Y frente a esto el patriarcado se rompe el corazón y se dice a sí mismo: le podría pasar a tu esposa, a tu hija, a tu hermana, a tu mamá… para aislar el ruido de la lluvia.

Finalmente, hablemos de nosotras mismas. Pensemos si la discusión en redes y los movimientos con mayor calado en medios son reducciones a problemáticas complejas en el mejor de los casos o tienen claros visos reaccionarios o represores en el peor. Que estos movimientos para comunicar y sensibilizar provocan un cacofónico ruido de fondo y la falsa sensación de que nos paramos en el mismo sitio que Natalie Portman, muy arriba en un lugar donde la lluvia no moja. Reconozcamos todas que Ciudad Juárez nos ha enseñado que la desigualdad criminaliza y mata.

Recordemos este ocho de marzo; un día como cualquier otro. No se escucha la lluvia torrencial pero se oyen los gritos de: ¡No es un caso aislado, se llama patriarcado! ¡Mujer escucha, únete a la lucha!

 

* Marycarmen Color Vargas es investigadora de la @CMDPDH; también ha colaborado en la SCJN, ONU-DH y la @CDHDF.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Comparte