Y ahora, ¿cómo nos protegemos? - Animal Político
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Verdad, justicia y reparación
Por CMDPDH
La Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos es una organización civil,... La Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos es una organización civil, secular, autónoma e independiente fundada en 1989. Busca contribuir a la consolidación de un Estado democrático de derecho que reconozca y garantice, en particular, los derechos de las víctimas de violaciones a derechos humanos; en especial el derecho a la asistencia, protección, verdad, justicia, reparación integral, debida diligencia, y demás derechos consagrados. Este blog es un espacio de análisis e investigación que invita a un debate informado sobre el estado de los derechos humanos en México. Síguenos en Facebook/CMDPDH. (Leer más)
Y ahora, ¿cómo nos protegemos?
Los asesinatos del pasado viernes 12 de julio del fotorreportero Rubén Espinosa, que como Regina colaboraba con Proceso en Veracruz, y de la activista del #YoSoy132 de Veracruz, Nadia Vera, demuestran que, a pesar de la creación de herramientas como el Mecanismo de Protección, algo sigue fallando –si es que era necesario tener más pruebas. Todo ello sin olvidar que otras tres personas, mujeres, fueron también víctimas en el mismo homicidio y de las que, siguiendo esta línea, nada tendrían que ver con estos sucesos, lo que aún sería más grave.
Por CMDPDH
10 de agosto, 2015
Comparte

Por: Graciela Martínez (@gracielamargon)

Apenas una semana después de que el Espacio de Organizaciones de la Sociedad Civil (Espacio OSC) presentara el Segundo Diagnóstico sobre la Implementación del Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, el viernes 31 de julio, un periodista y una defensora fueron asesinados en un barrio céntrico de la ciudad de México junto a otras tres mujeres. Los hechos han puesto aún más en evidencia la grave crisis de derechos humanos a la que nos enfrentamos, la situación de riesgo específico que encaran tanto personas defensoras como periodistas, así como la desconfianza y la debilidad de las instituciones para poner fin a este contexto de violencia.

En 2008, organizaciones de la sociedad civil con amplia experiencia en la defensa de los derechos humanos comenzaron a reunirse para analizar la tendencia creciente de ataques contra periodistas y personas defensoras de derechos humanos y así crear y poner en común herramientas que pudieran fortalecer su seguridad. De esta manera surgió el Espacio OSC, que propuso la creación de un Mecanismo de Protección para personas defensoras y periodistas por la vía institucional, con la confianza de que el gobierno mexicano pudiera responder a la situación de violencia contra estos colectivos y a su obligación de garantizar el pleno goce de los derechos humanos, incluido el derecho a defender y a la libertad de expresión.

Esta labor sentó un precedente muy importante de trabajo de articulación entre organizaciones de la sociedad civil y de colaboración con las instituciones, no sin obstáculos, que derivó en la elaboración de la Ley de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, aprobada por unanimidad el 30 de abril de 2012; esto, dos días después del asesinato de Regina Martínez, corresponsal del semanario Proceso en el estado de Veracruz, que puso en evidencia la necesidad de una respuesta a la violencia contra periodistas y personas defensoras, y aceleró la respuesta del Poder legislativo.

Desde entonces, el Espacio OSC ha dedicado sus esfuerzos a monitorear la implementación del Mecanismo Federal de Protección, con el objetivo de mejorarlo y de contribuir a disminuir el riesgo que enfrentan defensores, defensoras y periodistas. Con este objeto elaboró el Segundo Diagnóstico sobre la Implementación del Mecanismo de Protección.

Los asesinatos del pasado viernes 31 de julio del fotorreportero Rubén Espinosa, que como Regina colaboraba con Proceso en Veracruz, y de la activista del #YoSoy132 de Veracruz, Nadia Vera, demuestran que, a pesar de la creación de herramientas como el Mecanismo de Protección, algo sigue fallando –si es que era necesario tener más pruebas. Todo ello sin olvidar que otras tres personas, mujeres, fueron también víctimas en el mismo homicidio y de las que, siguiendo esta línea, nada tendrían que ver con estos sucesos, lo que aún sería más grave.

La pérdida de cualquier vida humana, a pesar de la institucionalización de la violencia extrema que vivimos en estos momentos, que sitúa las cifras de violencia en México en un contexto de guerra no declarada, no debe nunca dejar de dolernos. Yesenia Quiroz Alfaro, Olivia Alejandra Negrete Avilés, Mile Virginia Martín –cuyos nombres se han ido filtrando a través de los medios, como mucha de la información sobre el caso– serían las mujeres que en aproximadamente una hora, según los datos que arroja la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal –que investiga los casos– habrían sido torturadas, violadas y asesinadas.

Tanto el Espacio OSC como organizaciones, colectivos de periodistas y personas defensoras, así como la OACNUDH, han exigido que se tome en cuenta la labor periodística de Rubén Espinosa y de activismo de Nadia Vera como líneas de investigación. Y dicha petición no responde a un capricho, ya que las cifras en Veracruz en relación a las agresiones a estos colectivos, donde ambos desarrollaban su trabajo, muestran un panorama de riesgo muy alto.

Según datos de la organización internacional de protección a periodistas, Artículo 19, con el asesinato del periodista Rubén Espinosa, el número de comunicadores víctimas de homicidio presuntamente por su actividad periodística, desde el año 2000 ascendió hasta 88. Además, Veracruz es el estado con mayor número de asesinatos a periodistas con 18, de los cuales, más de la mitad han tenido lugar durante el gobierno de Javier Duarte, gobernador del estado desde 2010. Por otro lado, la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos en Contra la Libertad de Expresión (FEADLE) ha registrado más de 100 casos de 2000 a 2014.

¿Cómo enfrentar esta lógica de violencia sin sentido, donde ya ningún lugar es seguro?

El desplazamiento forzado interno es una medida habitual para evitar el riesgo de ser agredido. Rubén Espinosa había dejado Veracruz un mes y medio antes de su asesinato debido a las amenazas. Por otra parte, según manifestó en una entrevista, había estado en conversaciones con la Secretaría de Gobernación; sin embargo, habría decidido no integrarse en el Mecanismo de Protección por la desconfianza que tenía hacia las instituciones. El Espacio OSC destaca precisamente que la falta de efectividad de las medidas y del funcionamiento del Mecanismo han generado mucha desconfianza, por lo que personas defensoras y periodistas en riesgo no recurren al Mecanismo. Esto sin contar que, en ocasiones, puede coincidir que los perpetradores son las mismas personas que brindan las medidas de protección que otorga el Mecanismo.

El informe del Espacio OSC también señala la inoperancia de la Unidad de Prevención, Seguimiento y Análisis como uno de los factores que han impedido el correcto funcionamiento del Mecanismo de Protección. El diagnóstico publicado por las organizaciones de la sociedad civil viene a suplir precisamente la falta de información sobre los casos que atiende el Mecanismo, sus principales características y los resultados, lo que permitiría hacer un análisis de su efectividad, así como del contexto de riesgo de personas defensoras y periodistas en México.

El caso de Veracruz, que ha sido constantemente señalado por organizaciones especializadas como el lugar más peligroso para ejercer el periodismo no sólo en México, sino en América Latina –sólo dos días después de los asesinatos, el semanario veracruzano Presente fue atacado con armas de fuego–, hubiera sido detectado por esta Unidad, de forma que hubiera podido generar mecanismos de prevención de ataques en la zona y, quizá, hoy no estaríamos hablando de Rubén, Nadia, Yesenia, Alejandra, Mile…

Urge justicia, tomar responsabilidad y seguir trabajando para que estos hechos no se repitan.

 

*Graciela Martínez es encargada de difusión del Proyecto de Protección a Personas Defensoras de Derechos Humanos en la @CMDPDH.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.