close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Visión Legislativa
Por Maria del Carmen Nava
Politóloga. Investigadora. Especialista en Poder Legislativo, partidos políticos y Estado abier... Politóloga. Investigadora. Especialista en Poder Legislativo, partidos políticos y Estado abierto. Impulsa el parlamento abierto, la transparencia, el acceso a la información, la rendición de cuentas, fiscalización, combate a la corrupción y derechos humanos. Fundadora de Visión Legislativa, organización que realiza estudios comparados de parlamentos e instituciones; forma parte de la Red Latinoamericana por la Transparencia Legislativa. Comisionada Ciudadana del Instituto de Transparencia de la Ciudad de México #InfoCdMx. @MaricarmenNava http://www.mariadelcarmennavapolina.mx/ (Leer más)
Legisladores que se van y el costoso voto nulo
Es un desperdicio ciudadano acudir a anular el voto, no generar ningún vínculo de castigo a partidos y candidatos independientes, y desaprovechar más de ocho mil millones de pesos asignado a #Elecciones2015 que es un monto equivalente al presupuesto asignado para el Desarrollo Integral de los Pueblos y Comunidades Indígenas de la SEP.
Por Maria del Carmen Nava
3 de junio, 2015
Comparte

La LXII Legislatura (2012-2015) prácticamente terminó y este domingo 7 de junio se elegirá a los próximos 500 diputados federales y 631 diputados locales en 17 entidades federativas (más gubernaturas y ayuntamientos). Terminada la Legislatura hay quienes cantan victoria por las reformas aprobadas, otros nos quedaremos con un sin sabor porque los retos de la representación legislativa son mayúsculos frente al desempeño que dejan.

“El Estado de derecho es aquél cuyo poder y actividad vienen regulados y controlados por la ley”, refiere Rodolfo Vázquez, filósofo y jurista. Y en este sentido, el Poder Legislativo se abrió espacio en la Ley General de Transparencia para postergar el ordenamiento y regulación de su información. ¿Con qué incentivos querremos acudir a las urnas a optar por los candidatos que hay? ¿Se puede castigar a los partidos políticos existentes? ¿Qué marca la ley?

Votos nulos: no vinculan

Las disposiciones electorales en México no establecen un porcentaje mínimo de participación de votantes o de votos válidos para que haya candidatos ganadores. Y si bien los votos que se anulan (ya sea por intención, por incorrecto o confuso llenado de boletas) sí son contados, no generan una vinculación pública. Me explico.

Los votos nulos se suman en las estadísticas electorales, pero no generan representación ni son referencia lógica de inconformidad ciudadana; mucho menos el número de votos nulos implica legal o políticamente un castigo para los partidos políticos.

De tal forma que acudan o no a votar, se erogaron $103 por cada votante potencial para estos comicios de 2015, de acuerdo con información obtenida por @Univ_Data. Y más allá de la asignación de recursos públicos, la única vía legal en México para incidir en la elección de representantes, es mediante el voto. Y no hay forma –aún- de castigar a los partidos políticos por su ineficiencia pública y escasa o nula representación.

Como hace años he referido en distintas columnas, hay una crisis de partidos, de legitimidad, de mejoramientos legales para que las reglas internas partidistas cumplan con estándares de democracia, que sean: incluyentes, transparentes, plurales, igualitarios, que rindan cuentas. Pero la vía de la anulación del voto no es la forma de impulsar los cambios; es una forma de mantener el status quo y de incrementar las estadísticas de votos nulos.

Hay que ser claros: a los partidos políticos no les repercute el incremento de votos nulos. Sí les interesa: que los observen, que se evalúen, que se exija transparencia, que siempre tengan piedritas en el zapato que les haga salir de su zona de perfecto confort que ha sido alimentada por la no realización de leyes que les exija, de medios de comunicación con agendas permanentes de observadores públicos de su desempeño, de organizaciones a las que tengan que dar explicaciones.

Un camino para realizar movimientos (con las leyes que tenemos) es a partir de elegir representantes, de vigilar y exigir al representante ganador (aunque no lo hayamos elegido) durante su gestión, y de proponer agendas temáticas concretas.

Es un desperdicio ciudadano acudir a anular el voto, no generar ningún vínculo de castigo a partidos y candidatos independientes, y desaprovechar más de ocho mil millones de pesos asignado a #Elecciones2015 que es un monto equivalente al presupuesto asignado para el Desarrollo Integral de los Pueblos y Comunidades Indígenas de la Secretaría de Educación Pública (PEF 2015). Es más, este gasto público electoral representa el 62% del presupuesto del Poder Legislativo para 2015.

Quienes quieren, no pueden

Es el momento en que caemos en ironías. Los que pueden votar y ser estrategas de sus decisiones públicas (alias círculo rojo), promueven el voto nulo; son los que exigieron instaurar la reelección legislativa para establecer un vínculo electoral, mismo que están pidiendo no generar al llamar al voto nulo. Ser coherentes es complejo y encontrar coherencia es hallar granos de a libra –como diría mi mamá-.

Mientras tanto, el grupo de población como los policías que quisieran votar, no se lo permiten porque estarán en jornada laboral. De tal forma que 404 mil policías no van a ejercer su voto. Así es la democracia: la participación es voluntaria. ¿Cómo decidimos ejercerla?

Me queda claro que es más sencillo no involucrarse en una elección, que señalar y criticar desde afuera, sin tomar posturas. Merece recordar a José Luis Martí, filósofo del derecho:

“Una persona razonable es aquella que acepta las consecuencias de dichas cargas del juicio y del desacuerdo razonable en el uso público de la razón. Lo razonable, a diferencia de lo racional, se refiere y se define a partir de la esfera pública de todos los ciudadanos, y no a partir de la afirmación de las propias doctrinas”.

¿Quién comunicó más?

La comunicación del trabajo legislativo en las cámaras del Congreso de la Unión se incrementa cada vez más. La casi extinta LXII Legislatura (2012-2015) utilizó más el twitter como herramienta de difusión pública, misma que en Visión Legislativa evaluamos con periodicidad.

Queremos resaltar que de las tres cuentas institucionales, el Canal del Congreso @CanalCongreso es la más activa. La Cámara de Diputados tuitea el 16 por ciento de la cantidad de información que emite el Canal del Congreso; el Senado tuitea el 22 por ciento.

Tuits Congreso, 2jun15

Por su parte, el Grupo Parlamentario en el Senado que más comunicó por twitter, fue el PRD. El PAN tuiteó 0.73 % respecto al PRD, el PRI (quien tiene 54 senadores y conforma la bancada más grande), tuiteó una cuarta parte respecto a información del PRD.

Tuits Senado, 2jun15

En San Lázaro, el Partido de la Revolución Democrática también fue el puntero en comunicación en el uso de Twitter. Aunque el grupo parlamentario que más tuiteó en once meses fue el de Movimiento Ciudadano, con 139 por ciento. El @GP_PRDLXII incrementó el 78 por ciento el número de tuits en el mismo periodo.

¿Cuánto nos gustarían que informaran sobre sus actividades, tanto diputados y senadores, si ejercen un presupuesto público de 13 mil 648 millones de pesos? El Grupo Parlamentario del PAN emitió 40 tuits diarios en el periodo de febrero 2014 a enero 2015, mientras que la bancada del PRI (quienes tienen mayor número de diputados: 214) comunicó 8 tuis.

Tuits Diputados, 2jun15

La pregunta del millón: ¿qué tanto nos queremos enterar de las actividades públicas de los legisladores? Sin ciudadanos no hay democracia. Habrá reglas, habrá leyes. Pero sin participación, poco alcanzaremos.

Plataformas electorales: no impulsan parlamento abierto

A manera de cajón de sastre: las plataformas electorales de los tres partidos políticos más grandes (hasta antes de la jornada electoral), PRI, PAN y PRD, no incluyen el tema de parlamento abierto en ninguna de sus propuestas. No es de extrañar, pues es consistente con el “olvido” permanente en el ejercicio y procuración de la transparencia legislativa.

 

@MaricarmenNava

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.